Disco Inmortal: The B-52’s (1979)

Disco Inmortal: The B-52’s (1979)

Warner Bros., 1979

Nacidos a mediados de los 70’s, en pleno apogeo de la música disco, The B-52’s pareció, desde sus inicios, una banda proveniente de un universo paralelo y en constante viaje. Con su disco debut homónimo, recorrieron las órbitas del new wave, pasaron por el surf rock y maniobraron su rumbo hacia el post punk, creando un sonido vanguardista y experimental; un rock and roll del futuro, de letras delirantemente bizarras, guitarras ácidas y armonías vocales femeninas prolijamente trabajadas. Desde el planeta Athens, Georgia, lograron implantar un sello propio, no sólo por su música sino por todo un concepto visual hasta el día de hoy inimitable y que logró despertar la admiración de grandes próceres del rock: desde John Lennon hasta el, por ese entonces, preadolescente Kurt Cobain.

‘Planet Claire’, tema que da inicio al disco, gravita en el riff de Peter Gunn (serie de TV presentada en 1958, cuyo tema principal fue compuesto por Henry Mancini), mientras unos beeps en código morse hacen contacto con el mundo terrícola. Los teclados y voz de Kate Pierson van creando atmósferas alienígenas, hasta unirse con la inconfundible voz de Fred Schneider, que interviene para contar la historia de una mujer que viaja a la velocidad de la luz, proveniente de un planeta de aire rosa y árboles rojos, un lugar donde nadie tiene cabeza ni muere jamás. Las voces femeninas toman el control de la nave en 52 Girls, y con toda la energía y simpleza del Punk parecieran criticar cuan poco se hace por recordar el rol de las mujeres en la historia de una nación, con Piersen y Wilson preguntándonos: “Can you name them today?” En ‘Dance This Mess Around’, es el turno de Cindy Wilson, quien parte con sensualidad cantando sobre amor y relaciones acabadas, mientras el resto de la banda la acompaña e invita a bailar para hacer frente al chaos.

‘Rock Lobster’, trabajada como un collage de secciones y con un riff de guitarra inicial de Ricky Wilson (calificado por él mismo como “el riff de guitarra más estúpido que se haya escuchado jamás”), se compone de letras completamente surrealistas partiendo por la historia de una persona que encuentra una langosta en una fiesta playera. Pieza insigne del surf rock, se hace acompañar de la psicodelia del órgano eléctrico Farfisa de Piersen, las percusiones de Keith Strickland, los gritos de Cindy Wilson (inspirados en Yoko Ono) y el diálogo entre Schneider y toda una fauna marina de sonidos, creación Piersen-Wilson. ‘Rock Lobster’ fue el tema clave que dio éxito a la banda. Tanta fue su buena recepción, que incluso llegó a despertar el interés de John Lennon por volver a las pistas, luego de su receso tras el nacimiento de su hijo Sean en 1975. Lava, pareciera calmar los aires, aunque incita a no permanecer fríos como piedra y en ‘There’s a Moon in the Sky (Called the Moon)’ nuevamente un despegue hacia atmósferas interestelares de armonías vocales alienígenas. Rápidamente aterrizan en ‘Hero Worship’; especie de dance rock cuyo tema central es la idolatría desquiciada. Punk y psicodelia para comenzar la desconexión en ‘6060-842’ y finalizar el disco con ‘Downtown’, cover de Petula Clark.

El disco debut de The B-52’s podría parecer el trabajo frívolo de una banda amante de las fiestas y la diversión, pero detrás de ello dejó ver el inicio prometedor de una agrupación única, que despegaba hacia la experimentación, 5 jóvenes llenos de ideas descabelladas y con un claro concepto de igualdad de género. Un disco que marcó referencia y no pasó desapercibido en su época. Décadas más tarde, la Rolling Stone lo incluiría dentro del Top 100 de los mejores álbumes debut de la historia, ocupando el puesto número 28. Todo un reconocimiento para una obra extremadamente creativa, extravagante y genialmente resuelta, que sólo tomará 39 minutos de tu paso por la tierra.