Disco Inmortal: The Dillinger Escape Plan – Miss Machine (2004)

Disco Inmortal: The Dillinger Escape Plan – Miss Machine (2004)

Relapse Records, 2004

Totalmente impredecible y ecléctico. Son los conceptos que pueden ayudar a definir o entender lo que es Miss Machine (2004), el segundo álbum de The Dillinger Escape Plan y debut promisorio de Greg Puciato como vocalista de la banda luego de reemplazar en el puesto a Dimitri Minakakis.

Una obra que delata una seguridad y propuesta musical mucho más acabada y pulida por parte de los estadounidenses. Algo así como una declaración de principios para lo que significaría The Dillinger Escape Plan desde aquel entonces y que proseguiría en los años venideros.

Miss Machine es todo lo que podemos esperar del vértigo y terremoto sonoro que supone un subgénero tan estridente como el mathcore. Propuesta que va de la mano constantemente con el metal progresivo. Subgéneros que se dejan sentir sin anestesia desde el primer segundo. Y decimos esto porque desde que apretamos play Miss Machine nos golpea con fuerzas con el tema “Panasonic Youth”. Una avalancha sonora que a ratos nos sorprende con virtuosas y brillosas escalas en las guitarras.

Y prácticamente como una continuación orgánica al sonido de “Panasonic Youth”, el álbum le da el paso sin frenos y a máxima velocidad a “Sunshine The Werewolf”; donde los cambios constantes y abruptos de ritmo nos dejan totalmente desorientados como oyentes. Aspecto que posee un especial cuidado al momento de transitar por pasajes más melódicos, contemplativos y de acordes más simples. Toda una hazaña que nos enrostra el virtuosismo de estos músicos. Ahora bien, por más que nos deshagamos en elogios a la creatividad y talento de los músicos de The Dillinger Escape Plan, es necesario destacar en un peldaño más arriba la plasticidad vocal de Greg Puciato, ya que los gritos rabiosos y alaridos constantes son de una potencia abrumadora. Un debut lírico aprobado con honores allá por el 2004. Un aspecto que a la larga le daría su propia identidad y personalidad a esta banda, más allá de la capacidad instrumental de sus integrantes.

Un álbum que busca desconcertar a quién lo escucha. Eso hasta que llegamos a “Phone Home”, la quinta canción de este viaje. Con pasajes rítmicos elegantemente pulidos junto a una experimentación en lo que a percusiones electrónicas y efectos de sonido se refiere, este tema baja un tanto los decibeles e intenciones. Todo ello sin dejar de lado la voz rabiosa e intensa antes mencionada.

El despliegue musical pareciera llegar a su punto cúlmine con “We Are The Storm”, donde el caótico espectáculo realiza una bien lograda transición en la segunda parte de la canción. Un sube y baja estremecedor. Una espiral de sonidos que parece contraerse de manera constante hacia lugares poco visitados por la música occidental en general. Argumento que navega hacia un episodio aún más experimental con “Crotch Field Tongues” y su críptica sonoridad. Breve episodio que introduce al ruedo a “Setting Fire To Sleeping Giants”. Propuesta que se matrícula como la canción más convencional y digerible para el público menos acostumbrado al frenesí del mathcore. Voces más limpias y un conjunto instrumental siempre potente, pero bajo una configuración de compases mucho más estándar.

Pero lo dicho en el párrafo anterior es solo un breve capítulo, ya que con “Baby’s First Coffin”, se nos recuerda que tipo de música estamos escuchando. Transiciones y cambios de ritmo impecables. Una ensalada de sonidos que nuevamente nos devuelve al eje propuesto por los estadounidenses.

“Unretrofied” se hermana musicalmente con “Setting Fire To Sleeping Giants”, al bajar un par de niveles la fuerza arrolladora que atraviesa este álbum. Aun así, la disonancia en las guitarras en conjunto con una voz que ya pareciera partirse son elementos cultivados en los momentos precisos. Y en ese sentido las intersecciones melódicas están compuestas de una manera increíble.

El final corre por cuenta de “The Perfect Design”, que sin un ápice de vergüenza a la experimentación, es este el momento en donde se extreman la propuesta y sensibilidad del mathcore con blast beats en la batería de apenas unos segundos para luego habitar en otro espacio rítmico totalmente alejado, pero sin bajar en intensidad. Guitarras que parecen gritar y acompañar en tonalidad a la explosiva voz y un bajo generoso que no para de darle la razón a las raras formas rítmicas acá presentes.

Miss Machine ejemplifica lo mejor del mathcore, pero sin dejar de lado la oportunidad de mostrar otros colores musicales. Canciones como la mencionada “Unretrofied” y “Setting Fire…” reflejan un ánimo por experimentar y no dejarse llevar por una sola forma de hacer música. Y no solo eso, ya que éste disco también es la puesta en marcha de lo que conoceríamos como The Dillinger Escape Plan; con gran parte de ese mérito en la personalidad y talento de Greg Puciato en la voz.