Disco Inmortal: Tool- “Undertow”(1993)

Antes de las odiseas matemáticas y filosóficas de los aclamados “Aenima” y “Lateralus”, Tool ya daba una primera entrega de poder más “cavernícola” por así decirlo con respecto a esos discos más progresivos y elaborados, pero no menos oscuro y pesado. “Undertow” es el primer LP de Tool y fue parte primordial para el salto de la banda hacia nuevos niveles. Con una rica base de riffs y destreza en batería y bajo, la banda tocaba además temas fuertes como la pedofilia, la decadencia, el alcoholismo y la infame avaricia del jet set californiano.

El antecedente fue bien distante para el año en que fue lanzado: Maynard James Keenan y Adam Jones empezaron a escribir canciones juntos en 1987, y así habían acumulado una gran cantidad de material cuando Tool firmó con Zoo Entertainment en 1992. Dos canciones de Undertow, “Sober” y “Crawl Away”, aparecieron en versiones anteriores. En una cinta demo de edición limitada de 1991 llamada 72826; incluso en “Opiate”, su primer Ep, ya tenían estas canciones construidas, pero prefirieron guardárselas a pedido de las discográficas.

Keenan reveló a Loudwire en 2015 que el álbum le permitió descargar las frustraciones que sentía al tratar de ganarse la vida haciendo escenografías en Hollywood durante los primeros días de la banda. “Me estaba reventando el culo trabajando en escenarios de películas en Hollywood tratando de sobrevivir”, recordó. “La renta era alta y había mucha hipocresía extraña que sucedía tanto con la industria cinematográfica como con la musical. Había un espectáculo completo de perros y pony que me pareció muy incómodo. Entonces, muchas de esas piezas originales fueron inspiradas por ese tipo de energía. La música era emocionalmente impulsiva y muy reaccionaria”.

Mientras el importante track “Prison Sex” se encargaba de hablar de un fuerte tabú hablando desde la perspectiva de un pedófilo y su gusto por los niños y cómo se cierra el círculo completo debido al daño sicológico que aquello causa, “Intolerance”, el track de entrada habla de la paciencia que se puede tener ante un mundo de mentiras y corrupto que irrumpe como el clavo necesario para hablar de toda ese gente que apestó las vidas de los músicos en Hollywood. “Bottom” es otra de sus canciones más poderosas, que contó con el honor de Henry Rollins, en esos años muy en boga por su carrera junto a Rollins Band. En 1993 Keenan dijo a la revista Musique Plus que la presencia de Rollins no fue motivada por un sentido de parentesco artístico, sino que más bien como recompensa por una deuda de póker. “Él tenía una deuda de juego por un tiempo con nosotros”, afirmó Keenan. “Es un tipo de mal jugador de póquer. Perdió mucho dinero… como $3,000. Así que lo clavamos con esto y así es como conseguimos que participara en el álbum”.

Jones, un artista visual con talento, fue responsable de la mayoría del arte de Undertow, incluida la escultura de la caja torácica roja en la portada y las imágenes desnudas de una mujer gorda y un hombre esbelto (lo que hizo que Wal-Mart y K-Mart se negaran a distribuir el álbum) y una imagen de rayos X de una persona con un consolador insertado en su recto. “Me gusta una imagen que te hace sentir incómodo en una mano y es hermoso en la otra”, explicó Jones al Los Angeles Times en abril de 1993. “Algo un poco asqueroso, pero que lo miras de todos modos. Algo que nunca querrías ver, pero es algo hermoso”. Lo cierto es que esta temática siguió desarrollándose en la mente del guitarrista/artista para sendos videoclips de la banda en el futuro: “Schism”, “Stinkfist” y varios más.

“Sober” es otra de las maravillas. Tiene esa dulzura y agresividad que Tool tomó prestado del rock alternativo del grunge de los noventa, pero lo que propuso la banda acá era otra cosa: oscuridad, energía y un “nuevo metal” que vaya como evolucionaría más adelante. La propia “Undertow” es una abrasadora pieza llena de fuerza y vitalidad reunida con locura y delirio.

No dejan de haber algunas curiosidades disipadas por la revista Rolling Stone en algún momento: Durante la grabación de “Disgustipated”, el escalofriante corte de cierre del álbum, Massy se sumó a la pesadilla auditiva de la canción al grabar a Keenan disparando cuatro tiros desde una escopeta a un viejo piano. El guitarrista de la banda de Rollins, Chris Haskett, también rompió el piano con un martillo, ganándose un lugar en los créditos del álbum.

Fue solo el principio de un gran momento para la banda, lo que llevaría algunos años más tarde a lanzar el determinante “Aenima”, una de las mejores placas de los noventa y a alcanzar la gloria del metal alternativo con “Lateralus”. Pese a que podría haber quedado eclipsado en su discografía, al menos desde acá, seguimos respetando mucho a “Undertow” al nivel de catalogarlo como otro Disco Inmortal de la banda.

Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...