Discomanía: Between The Buried And Me- “Automata II”, el arrollador epílogo de un sueño conceptual

Discomanía: Between The Buried And Me- “Automata II”, el arrollador epílogo de un sueño conceptual

Vía Nación Progresiva

Por rozzerdrigo

The blot in my eyes…

Luego de 4 meses de brecha desde su predecesor, Between The Buried And Me lanzó a la luz Automata II en 2018, continuando el camino musical y conceptual de su predecesor, Automata I. 

Y antes de partir hay que recordar en qué quedamos con la primera parte. Automata nos sitúa en una realidad hipotética donde los sueños de las personas pueden ser transmitidos con el propósito de entretener a las masas. En esta situación es donde se encuentra el protagonista de la historia, sus sueños son transmitidos en todo el mundo, junto con sus diversas luchas personales y una compañía llamada ‘Voice of Trespass’ se aprovecha de esta situación para beneficiarse. Musicalmente, pasamos por una montaña rusa constante, terminando en una caída libre con el espeluznante final de Blot.

Please pick up, pick up the phone…

La segunda parte comienza con un mazazo en la cabeza: The Proverbial Bellow, el tema más largo de ambas partes, comienza con 2 minutos instrumentales con el sello de la banda. Muy dinámica y creativa, melódica de momentos, vertiginosa en otros. Simplemente tiraron toda la carne a la parrilla en 2 minutos que se hacen efímeros. El primer verso lo da inicio un tétrico teclado, dando paso a una suave progresión con una actuación impecable de Blake Richardson, baterista de poco renombre pero que fácilmente es uno de los mejores en cuanto a técnica y creatividad. La progresión llega a un clímax con los guturales de Tommy Giles Rogers para dar paso a un apacible y emotivo coro, seguido de una melodía memorable. La sección intermedia tiene la típica que acostumbramos a escuchar en BTBAM, guturales frenéticos, cuidadosas melodías y dramáticos cambios. Imposible no recordar el álbum Colors con esta sección, y es que el año pasado cumplía 10 años y lo celebraron con un tour, no es descabellado pensar que esto les trajo inspiración para componer gran parte de Automata. De manera cómica, hay una sección que inevitablemente me recordó al inicio Satellite 15 de Iron Maiden. Luego de toda la (necesaria) parafernalia ocurre un break-up para volver al glorioso coro y cerrando la pista de manera melodiosa comandados por la guitarras de Paul Wagonner Dustie Waring. Una bestialidad de canción por donde se le mire, a la altura de las mejores de la banda.

We are everything…

Con Glide la banda contrata un organillero, figurativamente. Esta canción es una transición impecable, con su ambiente melancólico y la innovación que implica agregar estos sonidos, incluso el final tiene un toque de ragtime, preludio ideal para la bomba que se viene.

We are the Voice of Trespass…

La tercera pista, Voice Of Trespass, como dije anteriormente, es una bomba. Con un inicio explosivo, pegajoso, que cala hondo, fusionando jazz y metal. Un verso que mantiene ese toque jazzero, un trabajo vocal impecable y maligno de Giles Rogers, representando de manera perfecta el antagonismo que representa la compañía llamada al igual que la canción. Dan Briggs trabaja la estructura de la canción con un fretless protagónico. Con ira, la canción pasa por innumerables transiciones sin perder ese toque jazzero, cada instrumento tiene su momento de gloria personal antes de volver a los saxos y trompetas que lideran la primera sección del track. La segunda mitad es principalmente un build-up magnánimo a una de las secciones más simples, pero a la vez más potentes del álbum, y es que ‘We are hollow, condemned to the gallows’ no deja de resonar en mi cabeza. El outro con un piano de fondo crea la atmósfera ideal para el gran final.

Please don’t wait up for me…

The Grid tiene un comienzo apacible y espacial interrumpido por un riff y gutural demoledor. Esta tónica se da en toda la primera sección hasta el primer coro. Una sección tétrica en el intermedio precede al segundo coro. No hay mucha novedad hasta el quiebre final liderado por una guitarra acústica, formando un in crescendo que se entremezcla con un épico solo de los guitarristas, cerrando de manera emotiva el último sueño del protagonista, cerrando la segunda parte de esta historia, cerrando Automata. 

We are in this together…

Esta segunda parte es mucho más osada que la primera, sobretodo en términos creativos, expandiendo los ya inconmensurables límites que Between The Buried And Me ha explorado. Es más, Voice of Trespass The Proverbial Bellow hablan por sí solas. Y también hay algunos que dirán que es mejor que la primera parte. Me niego a pensar esto, simplemente porque para mí no existe un Automata I y un Automata II, simplemente Automata. 

Sin duda alguna el álbum alcanza un nivel altísimo en el catálogo de la banda, si es el mejor o no quedará a gusto de cada uno. Y es que BTBAM sinceramente da clases. Clases de producción, de masterización, de sonido. No hay que tener un equipo musical de alta calidad para poder oír cada detalle, cada instrumento, cada capa ambiental. Me alegra saber que cada vez hay más bandas que logran esto, pero quién mejor lo hace son estos estadounidenses. Quizás no sea la banda más conocida, ni la que esté liderando el metal progresivo moderno, pero nadie va a negar que son unos monstruos.

Automata II

  1. The Proverbial Bellow (13:18)
  2. Glide (2:13)
  3. Voice Of Trespass (7:58)
  4. The Grid (9:44)

Between The Buried And Me:

Tommy Giles Rogers – vocalista y teclado
Blake Richardson – batería
Paul Waggoner – guitarra
Dustie Waring – guitarra
Dan Briggs – bajo y sintetizador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *