Discomanía: El debut de Garbage, la bella y la bestia del rock alternativo

 

Soy dulce pero si me jodes te arrastraré por los suelos”, dijo Shirley Manson por allá por el 96. Sus palabras demuestran las características de esta mujer: tentación, rudeza y una intérprete notable. La vocalista de Garbage sostuvo estas palabras un año después de que su primera placa se consolidara como una de las mejores y se posicionara en las partes más altas de los listados musicales.

“Corazón valiente”, “Toy Story”, “La balada del pistolero” o el “Día de la bestia”, fueron las películas lanzadas en 1995. Una cuota no menor de cine que hasta el día de hoy marcan altas audiencias y son valoradas como las mejores en su género. También hubo hechos horrorosos como la matanza por parte de las tropas serbias de más de 8000 civiles bosnios en la ciudad de Srebrenica, en Pakistán asesinaban a disparos a uno niño de 12 años llamado Iqbal Masih, quien sería recordado como el símbolo de la lucha contra la esclavitud infantil. En el plano musical, Alanis Morissette sacó el exitoso “Jagged Little Pill” y Elastica hacía lo suyo con su homónimo, también estaba Cranberries con la poderosa Dolores O’Riordan en la palestra a través de sus giras mundiales. Las tres eran con sus agrupaciones y voz el bastión de la reivindicación de las mujeres en la música a mitad de los 90. No obstante, había una que saldría desde lo más visceral y rebelde de la sociedad a sellar que ella era la antítesis de las jóvenes convencionales: Shirley Ann Manson.

La escocesa, había sido constantemente atacada por sus compañeros de curso en la infancia los cuales enfocaban su rabia y agresión al color de su pelo y aspecto. Desde pequeña Manson supo canalizar su ira y frustración a través de la música y aprendió a tocar piano a muy corta edad, además de hacer varios proyectos musicales anteriormente a Garbage donde destacó en teclado y voz como fue en Goodbye Mr. Mackenzie y Angelfish. Sin embargo, su éxito se consolidaría en la banda de rock alternativo.

Cuenta la historia que los productores Butch Vig, Duke Erikson y Steve Marker estaban mezclando un tema de Nine Inch Nails cuando un amigo (se presume que fue Trent Reznor) les expresó que lo que estaban grabando simplemente sonaba como “Garbage” (“basura”). Ese fue el momento cúlmine para hacer este nuevo proyecto y lo bautizaron como habían catalogado a su sonido. Sin embargo, les faltaba alguien que llevara el peso del grupo en cuanto a lo vocal y actitud, eligiendo a una pelirroja con una puesta escénica feroz y con una poderosa voz para que tomara las riendas de la banda. Manson, al mismo tiempo que unió a la banda,  estaba batallando con una fuerte depresión lo que canalizó a través de la agrupación, dándole  el tono con el cual se caracterizarían.

Hacían su debut en agosto del 95 con su disco homónimo que poco a poco se fue ganando críticas positivas por parte de los especialistas. Pero lo que comenzó a llamar la atención eran las características de la vocalista quien pasaba por todos los estados de ánimo para hacer sus presentaciones y darle un matiz a cada canción del larga duración. El primer single “Vow” se convirtió en uno de los mejores sencillos del LP. Su sonoridad oscura y explosiva más una letra de venganza fueron lo que les bastó para hacerse un hueco en la industria de la música. “I can’t use what I can’t abuse(“no puedo usar lo que no puedo abusar”), es parte de la polémica lírica, pues supuestamente hace referencia a la amputación del miembro de John Wayne Bobbitt por parte de su esposa Lorena Gallo mediante el uso de un cuchillo. Pero el baterista de Garbage, Butch Vig salió a desmentir todo expresando que trataba de una noticia que habían leído en algún periódico sobre la venganza de una mujer contra su marido que nunca se pudo consumar.

“A stroke of luck” y “Milk” ostentan la oscuridad del drama y el dolor. La poderosa voz de Manson es inocultable y entrega una gama tonal que cala a cada instante. Los track del disco de más 50 minutos se encuentran sumergidos en una vorágine de sensaciones que van desde el vicio hasta la vulnerabilidad, contando prácticamente un libro con pequeños cuentos sobre ciertos tópicos de la sociedad narrados por una voz elocuente y creíble mediante una banda sonora detallada.

“You thought I was a little girl / You thought I was a little mouse / You thought you’d take me by surprise / Now I’m here burning down your house” (Pensaste que era una niña pequeña / Pensaste que era una pequeña ratona / Pensaste que me tomarías por sorpresa / Ahora estoy quemando tu casa”), se expresa en “Not My idea” ejemplificando las letras lacerantes de la agrupación. Manson no es solo Garbage y viceversa, pues los otros miembros son los que mantienen en un muy buen hilo a su vocalista mediante los teclados y sintetizadores, acompañados de samples y filosas guitarras.

En “Only Happy When It Rains” se explaya sobre la infeliz infancia que tuvo Shirley y por la cual pasó bastante malos ratos que no la pudieron dejar ser una niña normal en las escuelas de turno que tuvo durante su vida. Este sencillo fue el que catapultó a la banda a ser de fama mundial y se posicionó dentro de las primeras 30 canciones de los rankings de Estados Unidos y el mundo. A pesar de lo comercial de su sonido y de la alegre armonía que lleva en su música, la letra revierte todo eso para convertirlo en una vicisitud musical: (“I’m only happy when it rains, I’m only happy when it’s complicated, and though you cant’ apreciate it, I’m only happy when it rains”  (“Sólo soy feliz cuando llueve, sólo soy feliz cuando es complicado, y a pesar de que no puedas apreciarlo, sólo soy feliz cuando llueve”).

“Stupid Girl” podría ser considerado el mayor éxito de la banda. Es la piedra angular y por la cual es reconocida la agrupación liderada por Manson y los productores musicales Butch Vig, Duke Erikson y Steve Marker. El comienzo dio pie a especulaciones de plagio por parte de muchos críticos quienes encontraron tonalidades parecidas a un éxito punk de los The Clash. El hecho fue reconocido por la banda y le dieron los créditos a la banda inglesa mediante un inserto en la canción: “loop from Train In Vain by The Clash, used by arrangement with Sony Music”. La poderosa canción que se ubica en el puesto número 8 del LP, mismo número del día Internacional de la mujer, es una canción que advertían sería un gran éxito desde el momento en que comenzaron a grabar los samples (“Orange Crush” de R.E.M.) y las guitarras (“Shine On You Crazy Diamond” de Pink Floyd). “Es imposible predecir cuál canción será un hit, pero inconscientemente, yo sabía que la canción era buena cuando seguía tocándola una y otra vez en el estéreo de mi carro por meses”, dijo Vig acerca del hit que fue publicado como sencillo el 28 de febrero de 1996. El videoclip que no tuvo el mismo presupuesto que su antecesora “Only Happy When It Rain”, fue grabado solo en un par de horas y parte de la esencia del trabajo dirigido por Samuel Bayer (“Smells Like Teen Spirit”) tiene las mismas paletas de colores y efectos de la película “Seven” de David Fincher, protagonizada por Brad Pitt y Morgan Freeman.

Desde la portada que el disco tiene aquel atributo y propiedad de Manson,  plasmado en el arte de Janet Wolsborn y Garbage, la cubierta tiene una boa rosa de piel en la cual en el centro se encuentra la G y el nombre de la banda, un recurso que es muy parecido al utilizado por el film de 1999 de Sam Mendes “American Beauty”, pero que Garbage patentó antes que la ganadora al Oscar a mejor película. La fuerza vocal y feminista de Manson, junto a los monumentales productores que tiene de músicos hizo que la agrupación de nacionalidad estadounidense y escocesa sea considerada como una de las mejores de la historia centrando las miradas en la ferocidad de su frontman que sabe ocupar su poderosa figura como la cara visible de la música “basura”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *