Discomanía: Jinjer, “King of Everything”- Espíritu soul, poder extremo

La banda se presenta en Chile este próximo 30 de Noviembre

Durante los últimos años, son muchos los subgéneros musicales que se han ido desarrollando en base al sonido del metal; estilos como el matalcore, el deathcore o djent demuestran la constante evolución del sonido más extremo, lo cual no ha estado exento de críticas por parte de los fans más puristas. Si bien, la renovación y búsqueda de nuevas sonoridades es vital, se hace sumamente importante saber diferenciar a aquellas bandas que pasarán como un producto efímero y las que verdaderamente se esfuerzan por ir más allá y proponer algo más interesante.

La banda Ucraniana, Jinjer, con su tercer disco titulado King of Everything (2016), nos demuestran que están para grandes cosas. Musicalmente y desde el comienzo estamos frente a un grupo que sabe mezclar muy bien las distintas sonoridades, con “Prologue” la voz de Tatiana Shmaylyuk se muestra dulce y limpia, con una cadencia casi soul, una canción que sirve de introducción, pero que nos engaña, ya que lo que viene después es una combinación de lo extremo, sin dejar de lado los pasajes limpios y melódicos.

En canciones como “Captain Clock” y “Words Of Wisdom” se puede apreciar de mejor manera los dos mundos en lo que se mueve la banda, la voz gutural de Tatiana da paso a un coro melódico en donde la técnica vocal es manejada a la perfección, si bien es cierto que son varias las mujeres que ejercen este estilo, cuesta creer y sorprende que ella sea la que está cantando en todo momento.

Una de las mejores canciones del disco es “Just Another”, una composición que se caracteriza por su complejidad rítmica y por la técnica de los músicos, el tema se desarrolla con brutalidad, pero nos deja un estribillo muy pegadizo. Otra vez su vocalista, nos entrega la mezcla perfecta entre lo gutural y melódico, con un tema adictivo y que es uno de los puntos altos de esta obra.

La banda también se da el espacio para proponer distintos temas en los textos de sus canciones, el concepto del álbum está dedicado a las cosas que hacen a la gente dependiente y por las cuales se dejan llevar, las temáticas van desde la religión, a lo social e ideológico. En “I Speak Astronomy”, por ejemplo, utilizan la astronomía como una metáfora para hablar de una historia personal ligada al amor.

“Sit Stay Roll Over” comienza con un grito brutal, seguido de un beat rápido y agresivo, en esta canción se hace latente un lado más combativo (no hay que olvidar que la banda viene de Ucrania, país en el cual se presentan problemas y conflictos político/militares).

“Pisces” es otra de las canciones que destaca, pese hacer un viaje que parte calmo, el trabajo eximio de Roman Ibramkhalilov (Guitarra), Eugene Kostyuk (Bajo) y Dimitriy Kim (Batería) elevan aún más la calidad y dan el pase maestro para que Tatiana muestre sus dotes como cantante, con una onda muy envolvente, pero donde también hay espacio para el rugido gutural en completa armonía.

En cada una de las piezas que componen este álbum, podemos percibir que la banda cuenta con las mejores intenciones de armar buenas composiciones y es quizás en esto donde se encuentra su sello distintivo, sobresaliendo por sobre la media de las bandas del mismo estilo, la agrupación nos entrega una producción rica en mezcla de sonidos, mucho groove y técnica en la interpretación instrumental, sumado a una vocalista de estilo abrumador que hace crecer aún más la propuesta. Indudablemente, Jinjer tiene todas las de ganar para no ser una banda más del montón y así seguir trascendiendo.

Por Carlos Bastías

Comentarios

Loading Facebook Comments ...