“De Mysteriis Dom Sathanas”: el oscuro legado del black metal de Mayhem

“De Mysteriis Dom Sathanas”: el oscuro legado del black metal de Mayhem

Deathlike Silence, 1994

Sangre, un asesinato, un suicidio y varios episodios polémicos han envuelto la historia del primer larga duración de Mayhem, De Mysteriis Dom Sathanas. La arquitectura de este disco tiene de todo, partiendo desde lo enigmático, pasando por letras y rituales paganos, hasta una futura quema de una catedral patrimonial de Noruega para celebrar y consumar uno de los primeros pilares fundamentales de lo que es conocido como black metal.

Los noruegos gestionaron este disco durante muchos años. Al principio solo tenían escritas dos canciones como “Carnage” y “Freezing Moon” que fueron parte de un demo que mandaron a diferentes lugares para ser escuchados luego de ensayarlos durante cuatro años, cada noche, recibiendo de vuelta demos de Sepultura y Napalm Death (bandas en formación por esos años). Per Yngve Ohlin y mejor conocido como ‘Dead’ se encargó de comenzar a escribir las canciones de lo que sería el LP. Las bases ya las tenían en sus inspiraciones como Bathory y Venom, llevando lo que sería el proto black metal a lo que hoy es conocido. Es tan así, que casi todo el sonido que ostenta desde la primera canción “Funeral Fog” hasta la última, “De Mysteriis Dom Sathanas” nos entrega las sensaciones de frialdad, de tinieblas y la inquietud necesaria de un producto que fue realizado con muchas limitaciones, pero que influyeron en demasía en lo que es hoy el sonido de este género.

La portada intrigante y sombría de la catedral de Nidaros nos comienza a dar las primeras pistas a lo que se enfrenta el oyente. El templo, según varias historias que circulan, iba a ser quemada por el guitarrista de la banda ‘Euronymous’ y Varg Vikernes, el hombre detrás de toda la maquinaria de Burzum. Sin embargo, esto no llegó a ocurrir y quedó solo en lo que se conoce hoy como la portada del disco, la cual fue coloreada de azul (algunos dicen que la impresión debía ser morada), agregando la frase “De Mysteriis Dom Sathanas”, la cual para el guitarrista significaba «Los Rituales Secretos del Señor Satanás», pero que en su traducción literal es «De los Misterios del Señor Satanás».

Asimismo, tenemos una obra donde el asesino y la víctima fueron en parte de darle la vida musical a este larga duración (detalle escabroso). Desde 1984, hasta 1994 habían madurado bastante sus sonidos y ostentaban ya la lucidez (no es ironía) acerca de lo que debían tener en su abanico musical: la guitarra filosa que forjó el sonido único del black metal; una voz que debe estar muy presente y lo salvaje de la batería, que para esos años fue tremendamente original. No obstante, los traspiés para sacar adelante esta obra estuvieron a la orden del día (más bien noche), pues su vocalista ‘Dead’ se suicidó con un disparo, lo cual aprovechó Euronymous para fotografiarlo (portada de un disco no autorizado titulado Dawn of the Black Hearts), desatando el enojo de su bajista Jørn Stubberud, alias ‘Necrobutcher’, quien abandonó la agrupación, dejando su puesto a Vikernes, que no influyó mucho con su sonido, exceptuando que fue el asesino de uno de los fundadores de los originarios de Oslo.

Sin vocalista, con un nuevo bajista, pero con parte de la construcción del disco en gran escala, se pusieron a realizar la búsqueda de alguien que pudiese llevar a cabo las labores en voz. Attila Csihar, fue el escogido y dieron el vamos a la grabación del álbum. “Funeral Fog” tiene una bestialidad en cuanto al sonido de sus riffs y la furiosa batería de ‘Hellhammer’ con sus blastbeats muy marcados, pero la voz de Attila ya  entrega momentos en los cuales hace notar los desgarros y le da cierto halo de misterio.

La voz del húngaro es lo que siempre buscó Mayhem para imprimir su sello y lo lograron a gran escala, dándole a cada track una atmósfera maligna y diabólica. Las calmas feroces de la ya mencionada “Freezing Moon” son cautivadoras y un gran aperitivo para todo lo que es el desarrollo de “Pagan Fears” que posee muchas similitudes con los sonidos influyentes del thrash metal al igual que “From The Dark Past”. “Life Eternal” tiene tintes épicos, haciendo un quiebre en el paradigma del disco para finalizar con la canción que le da nombre al disco.

Pasados 25 años desde su publicación aquel 24 de mayo de 1994, la piedra angular para muchos del black metal sigue siendo el punto de inicio y de inspiración para los oyentes, creadores y seguidores del estilo Mayhem sentó las bases del sonido y la crítica lo valoró. La producción bastante limitada que tuvo en cuanto a la ingeniería de su sonido lo han convertido en una verdadera originalidad comparada con toda la maquinaria que existía detrás de las grandes obras del metal de a mediados de los 90. Este disco podría haber sido el único editado por la banda, pues ‘Euronymous’ fue asesinado por el creador de Burzum y esto fue un golpe para los noruegos que no quisieron continuar con el proyecto. Sin embargo, los 46 minutos que dura el LP fueron más que suficientes para que en el funeral del guitarrista se encontraran ‘Necrobutcher’ y ‘Hellhammer’, además del primer vocalista de la banda, ‘Maniac’ para seguir dándole oscuridad y tenebrosidades a un género que marca tanto por sus polémicas como por su pagano sonido.

Bastián Cifuentes Araya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.