Discomanía: “Show No Mercy”, el infernal debut de Slayer

Discomanía: “Show No Mercy”, el infernal debut de Slayer

1983 fue el año del thrash y del nacimiento de bandas que dejaron claras las bases, sin refutación ni precedente. Slayer, sin ningún pero que valga fue una de ellas. “Show No Mercy”, tal como su nombre lo dice no demostró ningún tipo de piedad y se encumbró dentro de lo más importante históricamente hecho en el estilo.

Este disco salió en diciembre de 1983, un poco después que “Kill’Em All” de Metallica. “Estábamos haciendo lo mismo al mismo tiempo que Metallica, así que no fue realmente novedoso cuando escuchamos por primera vez el demo de Metallica ‘No Life’Til Leather'” dijo Tom Araya en la retrospectiva en 1998. “Fue más como, ‘Amigo, mira esta cinta. ¿Qué diablos es esto? Suenan un poco como nosotros. “Nos estorbaron”, sentenciaba.

“Acababa de salir del mundo del metal con Priest e Iron Maiden, y estaba escuchando mucho hardcore cuando comenzamos”, dijo el difunto guitarrista Jeff Hanneman. “Me gustaba el punk, pero aún amaba el metal, y Kerry estaba metido en el metal, y cuando comenzamos a escribir juntos, todas esas influencias se unieron”., dijo el gigante de las cuerdas de la banda.

Slayer escribió muchas de las canciones de Show No Mercy antes de que firmaran su primer contrato, incluyendo “Die by the Sword”, “Black Magic” y “Tormentor”. El resto se hizo antes de que la banda ingresara al estudio en noviembre de 1983. Mientras que el disco es feroz y sirvió como una gran patada en el culo a otras bandas de speed metal para aumentar sus tempos y aumentar su nivel de agresión, la producción era inferior a la normal, en gran parte porque fue producida por un ingeniero en los estudios Track de Los Ángeles. Y grabado en una sola semana.

SLAYER-Show-No-Mercy-LP-BLACK

“Lo hicimos todo en la noche, desde las 11 PM hasta las siete de la mañana”, dijo Araya. “Fue el único momento en que este tipo pudo escaparse sin cobrarnos casi nada. Le pagamos por su tiempo y por la cinta. ‘Teníamos un cheque de $400.’ Gastamos $ 1,500 en total. Kerry pidió prestado dinero a su padre para pagar la otra mitad”.

Además de subir la apuesta en speed metal, Show No Mercy fue uno de los primeros discos de thrash en incluir letras e imágenes descaradamente satánicas: “Satanás, nuestros maestros en el caos del mal nos guían con cada primer paso / Nuestros ejes crecen con poder y furia, pronto quedará la nada “, gruñó Araya en “The Evil has No Boundaries”. Y en la canción del título cantó: “Mantén alto su nombre, debemos/ Guerreros desde las puertas del infierno, en el Señor Satanás, confiamos”, como para hacerlo lo más transgresor y diabólico posible. Slayer, además, estaba dando pautas claras para una seguidilla de bandas black metal “adoradoras del diablo” en sus letras.

“Venom fue una influencia en Kerry en ese momento, y esa es parte de la razón por la cual muchas de las cosas salieron como lo hizo”, recuerda Araya. “Además, Mercyful Fate estaba comenzando en ese momento y cantaron mucho sobre el mal. Estábamos realmente en eso”.

“Es algo con lo que tropezamos y todos jugamos”, agregó el guitarrista Kerry King. “No creo en ningún tipo de religión. Es tan tonto como puede ser, pero realmente me gustan las películas de terror y van de la mano. La gente pregunta por qué hacemos canciones sobre Satanás. ¿Por qué Stephen King escribe historias de terror? ¿Por qué Clive Barker es un bastardo enfermo? El mundo no es un jarrón lleno de rosas”.

booklet-front

Un mes después de que Slayer le entregara a Brian Slagel la cinta maestra, Metal Blade lanzó Show No Mercy. A pesar de no tener tiempo para promover adecuadamente el álbum, rápidamente se convirtió en el lanzamiento más vendido de la marca. Cuatro años después de su lanzamiento, Metal Blade volvió a publicar el disco y adjuntó las tres canciones del EP de tres canciones de 1984, “Haunting In The Chapel”. Cuando “Show No Mercy” se estrenó de nuevo en 1994, el sello agregó “Aggressive Perfector”, pero incluía solo una canción de Haunting In the Chapel, la inmensa “Chemical Warfare”.


“Definitivamente fue el nacimiento del sonido Slayer”
, dijo Araya. “Cuando salió, lo escuchábamos en comparación con todo lo demás y pensamos: ‘Esto no salió tan bien’. Lo único que pensamos es que la próxima vez haremos todo más rápido”.

Y claro que lo hicieron, sobre todo en el imbatible “Reign In Blood” (1986). Aunque esta joya dio el primer patadón de thrash y oscuridad que con los años se aprecia cada día más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *