Dulce y Agraz: La poética reivindicación del amor en clave latinoamericana

Dulce y Agraz: La poética reivindicación del amor en clave latinoamericana

A casi dos años del comienzo de la pandemia, nuestras vidas ya no son las mismas, las rutinas, las formas de comprensión e interpretación de contexto han cambiado radicalmente, pero más profundamente ha cambiado el modo en que vivenciamos y sentimos la música, puesto que este último tiempo ha primado el disfrute artístico desde lo personal. No obstante, este 2022 la esperanza se centra en la posibilidad de acceso a shows en vivo por medio de tocatas en espacios específicos, por lo que la vivencia artística toma otro carácter tanto para quienes asisten a estos shows, como también para las, les y los artistas que preparan con amor y dedicación cada presentación, y sobre esto Daniela González, más conocida como Dulce y Agraz, nos comenta con amor su experiencia de reconexión con la gente a causa de las presentaciones en vivo “Ha sido bacán, ha sido maravilloso poder conectar con el público nuevamente y poder desarrollar esta otra parte del oficio que es poder tocar en vivo, la artesanía que es hacer un show en vivo. Y también una gran parte de hacer música, ha sido muy bacán volver y de a poquito, lento pero volver al fin y al cabo”.

Sin embargo, a razón de la misma crisis socio-sanitaria de la que hemos sido protagonistas, es que las brechas jerarquizantes enquistadas lo social han visibilizado y acrecentado, por lo que el desmedro del cuidado de las vidas y la dignificación de la existencia ha sido una constante que trasciende espacios y contextos, siendo el rubro de las artes y cultura uno de los contextos más golpeados por el profundo abandono del Estado a la cultura, y sobre esto Dulce y Agraz nos comenta que “He sabido de hartos colegas que les han cancelado shows, sobre todo a quienes hemos esperado mucho este momento para poder volver al escenario porque es nuestra fuente de trabajo, no solamente para músicos, sino para todos los trabajadores de las artes, los técnicos, las personas de teatro, como que todos han sufrido las consecuencias del abandono absoluto por parte del Estado. A mí personalmente me da muchísima rabia que cancelen conciertos en vivo, y que literalmente dentro del mall no hay ningún problema en ingresos y no importa el aforo, si tienen pase de movilidad o no”.

Sobre esta situación, es preciso reflexionar sobre la impronta existente en los marcos de acción y priorización en la producción de las medidas sanitarias de esta “nueva normalidad”, puesto que se dentro de estas nuevas medidas sanitaras se hace aún más evidente la necesidad imperiosa de reactivación económica a razón del mercado, más no otorgan relevancia al rubro artístico profundizando aún más el abandono en esta “reactivación socio-económica” -que de social no tiene nada-, “Recuerdo una situación específica que era un concierto en un teatro, un concierto de una hora de duración, éramos tres bandas, cada banda iba a tocar una hora, obviamente, como músiques preparamos un show de una hora que es un trabajo arduo igual, (…) las personas que asistieron también pagaron por su entrada, (…) el mismo día llega la SEREMI a exigirnos que tenemos que acortar el show a media hora o menos, por temas de seguridad, lo que yo encuentro que es una falta de seriedad absoluta porque, si estas son las medidas, deben darse a lo menos con dos semanas de anticipación, pero no pasar a llevar de esa manera tan indolente e insolente a nuestro rubro, y esas son las medidas que más me indignan, que hoy lamento profundamente, porque hoy en día Chile está viviendo un proceso histórico donde necesitamos mucho diálogo, el arte y la cultura dan soporte al diálogo, porque entregan empatía, entregan conexión, entregan contención emocional, entregan un montón de herramientas para aprovechar y el Estado de Chile decide dejar este rubro en completo abandono”.

De poesía, amor, música y Latinoamérica

Tal como ha sido la tónica y pese a los cambios que ha suscitado esta pandemia, es que Daniela vivenció en la música el refugio que la empujó a construir nuevos aprendizajes, nuevos saberes y también nuevas reflexiones, es por esto que los procesos creativos se vieron engrandecidos por estas nuevas visiones y analíticas, sobre esto Daniela nos comenta que “Primero estuve trabajando en La Piel, que es un EP que tenía reflexiones de las nuevas formas de ver el amor o bajo visiones más contemporáneas que podemos observar, en internet y en círculos donde se ha hablado mucho del amor libre (…), los cuestionamientos sobre los sentimientos de propiedad sobre el otro, las responsabilidades afectivas; temas que se habla para construir las relaciones que nos llevan a femicidios, que creo que es una gran reflexión, pero en todo espacio. Porque primero descuartizamos el amor romántico y lo intentamos sacar y erradicar completamente, y me pasó que también yo lo había hecho un poco, y resulta que llegó Chavela Vergas en medio de la pandemia, y me encontré con esta mujer lesbiana, completamente entregada y con un compromiso emocional super potente en el escenario, y también fue profundamente romántica y pasional, ella es una mujer de armas tomar en el amor, y como que ella me volvió a reencantar del amor romántico, y a ahí me hizo sentido que no hay nada más romántico que lo latino, todo lo latino es profundamente pasional, y ahí me dieron muchas ganas de experimentar esos nuevos estilos como los boleros, la cumbia, las bachatas y hay todo un mundo ahí súper intenso relacionado al romance”.

En esta estructura reflexiva, la reivindicación Latinoamericana de base decolonial también se circunscribe como construcción identitaria en clave artística, y para nuestra querida artista también ha significado un proceso importante en su apuesta creativa “Yo creo que es parte de nuestra identidad lo latino, que por ejemplo no solo me inspiraba en Chavela Vargas, sino que con toda la cultura con la que hemos nacido, y siento que también es un gran paso -para los artistas chilenos- involucrarse más con lo latino, con la música de nuestro alrededor porque yo creo que tenemos una manera muy alegre de ver el mundo y eso te lo da la música, o sea, vivimos en contextos deplorables y condiciones nefastas, pero el 18 de septiembre escuchamos cumbia, como que creo que eso habla de una identidad resiliente a través de la música, como esa especie de ritual que también se genera”.

Ante esto, es que la relación existente entre la palabra como mecanismo de expresión y herramienta enunciativa se han tomado un espacio importante en su arte, puesto que la palabra como comunicación se construye como conexión y expansión de ideas, en sus palabras “A mí siempre me ha tomado como la especificidad de lo que uno quiere o puede decir, porque uno tiene siempre particularidades en ese sentir, y yo creo que esas particularidades -por lo menos a mi- me gusta expresarlas en la palabra, por eso también me gusta tanto la poesía, porque la poesía crea imaginarios sensaciones muy específicas, y eso yo creo que es algo que aprecio mucho, ahora en estos tres años he estado trabajando en un disco que pretendo lanzar ahora este año que se llama «Albor» y que yo lo categorizo como un poemario cantado, porque siento que ya la poesía es algo muy arraigado a mi música. Me tomo harto tiempo en los procesos, es algo que naturalmente se fue construyendo hacia eso”.

De este modo es que su participación en Lollapalooza será una perfecta articulación de un proceso emotivo, poético y enunciativo, en efecto una performance transicional que busca encantar desde lo genuino de propuesta creativa de Dulce y Agraz, pero también apuntando a una reformulación que emerge como un precioso resultado de introspección, es por esto que la artista nos adelanta que “Estoy como pasando por una transición porque el año pasado empecé a estudiar teatro, y eso cambió mucho mi forma de hacer música, de escribir de pensar, como de ver la música, entonces igual el show de Lollapalooza yo creo que el proceso del último concierto en que yo voy a poner en práctica lo que yo conocía hasta ahora, porque luego de eso me gustaría entrar a una experimentación en vivo y como que también el show de Lollapalooza va a ser una transición entre este nuevo disco y vida mía y todo lo que he aprendido entremedio”, es por esto que Daniela nos hace un llamado a encontrarnos desde temprano en el festival el día 18 de Marzo puesto que “esta es la primera oportunidad en vivo que muchos artistas vamos a tener de presentar en un show masivo, y también es un llamado a la gente a que llegue temprano porque es la oportunidad que tenemos los artistas chilenos tenemos para presentar en un público masivo, no sé si vamos a volver a vivir esta oportunidad”.

Karin Ramirez Raunigg

De música, libros y otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.