Eagles of Death Metal en Lollapalooza 2016: Dejando atrás la paranoia

Eagles of Death Metal en Lollapalooza 2016: Dejando atrás la paranoia

Los rockeros conocemos de sobra el talento de Jesse Hughes y Josh Homme, este último, principalmente, por ser el genio tras QOTSA. Cuando se juntaron, hace años, para desplegar más calidad en lo que llamaron Eagles of Death Metal, la oferta se hizo un poco más íntima pero no por ello menos valiosa. Lamentablemente, adquirieron conocimiento masivo mundial por un hecho terrible del que ya todos sabemos. Por eso es que había una doble curiosidad a saciar con el show que presentaban en Lollapalloza: queríamos gozar de su música pero también comprobar en qué estado mental están los norteamericanos y si han podido dejar atrás lo ocurrido y volver a concentrarse en lo que mejor saben hacer. La propuesta de EODM por supuesto que viene cargada del mejor rock que siempre han sabido hacer Homme y Hughes mezclándolo, en esta ocasión, con falsetes al estilo Bee Gees o pop en varios coros.

Desde el primero momento hubo pura energía, vibración, cercanía, espontaneidad. Hughes estaba verdaderamente alucinado y no parecía una pose, se sentía real y eso lo motivó a participar mucho con el público, a contar historias que sacaron risas, a cantarle el Cumpleaños Feliz a uno de sus músicos, a brindar “al seco” sobre el escenario y a pedir una bandera chilena que paseaba por el público y mostrarla al mundo. Todo esto es simbólico, quizás todas las bandas lo hacen y para muchos no resulte una sorpresa, pero esto era distinto y nos habló muy bien de la recuperación anímica y espiritual que han tenido los EODM. No vinieron a parafrasear oraciones sobre la violencia ni el amor, vinieron a mostrar rock del bueno, el que se contiene en cantidad en “Zipper Down” y sus anteriores placas.

934056_1049141701814049_8462507202494163291_n

“Tras meses que han sido muy raros, esta recepción nos sirve mucho” fue la frase que rescatamos para ejemplificar que la conexión con el público que los vio en la primera jornada de Lollapalooza fue real y trascendente. La presentación de los EODM fue bastante alta en calidad musical, sonaron perfecto, siendo uno de los mejores instantes cuando se despacharon el cover “Save a Prayer” de Duran Duran, una pieza de tremenda factura y debe ser uno de los mejores cover que se hicieron el 2015, además es punto álgido de su último disco, el que fue evaluado de buena forma por Nación Rock. Un show eficiente.

Setlist:

  1. Intro/Ladies’ Night
  2. I Only Want You
  3. Don’t Speak (I Came to Make a Bang!) 
  4. Complexity
  5. Whorehoppin’ (Shit, Goddamn)
  6. Silverlake (K.S.O.F.M.) 
  7. Save a Prayer
  8. I Love You All the Time
  9. The Reverend
  10.  I Want You So Hard 
  11. Wannabe in L.A. 
  12. Speaking in Tongues