El creativo y renaciente confinamiento de Alain Johannes

El creativo y renaciente confinamiento de Alain Johannes

Con una nueva placa bajo la manga —ya lista para salir del horno— es que en estos difíciles tiempos pandémicos tuvimos una oportunidad de lujo para conversar con uno de nuestros músicos favoritos: el chileno, ya a estas alturas convertido cada vez más en una leyenda, dada su trayectoria plagada de discos de culto, aportes discográficos en grandes bandas y colaboraciones con artistas que han marcado generaciones. Alain Johannes, quien en este punto sigue demostrando cosas emanadas de sus experiencias personales y contacto con su entorno, luego de haber trazado una línea de antes y después en su vida debido a la trágica muerte de su esposa y compañera Natasha Shneider, y sobretodo ahora volviendo a estar muy activo luego de su residencia en Chile donde ha encontrado una nueva familia artística, con amigos y músicos chilenos, principalmente con nombres importantes en nuestra industria como los de Cote y Felo Foncea, con quienes se ha establecido con un formato de trío, pese a que este lanzamiento nuevo es completamente en solitario de Johannes.

Sin embargo, Alain ha tenido que lidiar con algunos problemas de salud más o menos serios en el último tiempo, caídas de ánimo y ciertas depresiones, que se volvieron aun más fulminantes tras el impactante fallecimiento de su compañero y amigo Chris Cornell en 2017, una situación que nos dejó devastados a todos los que amamos su música y el rock, pero que para él de ese dolor también emanó un puente catalizador creativo (repitiendo de alguna forma la historia de la dolorosa partida de Natasha como una especie de boomerang maldito), pero que paradójicamente esos sentimientos se han volcado con fuego en la piel del músico para parir cosas a partir del dolor. Es el caso de “Hum”, su primer trabajo desde Fragments & Wholes Vol. 1 (2014) y del que hablamos a grandes rasgos en esta conversación, pero que no fue lo único, pues Alain nos recordó episodios de su rico pasado en la música, como vive con la pandemia actualmente y cómo afronta este presente incierto que vivimos como seres humanos.

Actualidad, Pandemia y Hum 

En el presente Alain vive en Providencia con autocuidados, debido a su delicada situación pulmonar es que se debe obligar a hacerlo. Nos cuenta que está bien equipado: usa una mascarilla con filtros que se trajo de los incendios en Los Ángeles para que no haya ninguna posibilidad de ser afectado por el Covid, ya que esta enfermedad que ataca los pulmones él ya la había sentido de alguna forma, según nos cuenta: “estuve dos meses y medio complicado luego de una gira por Europa con “una especie de Covid”, debido a mi vida de giras ya había tenido experiencia con bronquitis y neumonía y ahora recaí, ahí estuve postrado en cama como dos meses y medio. Con antibióticos que no me hacían efecto, estuve en estados de urgencia ya que a veces no podía ni respirar. Ya en Chile me dieron corticoides para que el sistema inmunológico se calme un poco ya que se me estaba inflamando todo”.

Y bueno, ahora un poco mejor y pese a que los ánimos de Alain eran de recuperarse, la pandemia lo ha afectado un poco en el sentido de que necesita salir a caminar cada cierto tiempo, para aliviar sus pulmones, lo que ha sido un poco difícil en esta situación de cuarentenas totales de la que se presume vamos a ir saliendo de a poco.

Pese a eso, Alain se enfocó en salir adelante y qué mejor que hacerlo a través de las canciones de un disco:  “la energía del disco tiene que ver con procesar todo eso y hacer una especie de exorcismo, meditar con la música, reflexionar, este disco fue creado sin planearlo mucho”, explica. Y tal como hemos visto ha usado las redes sociales (Instagram para ser más precisos) en ir jameando y compartiendo y bosquejando las canciones de este disco: “en mi cuenta de Instagram aprovecho de interactuar con ese tipo de cosas, de ahí salieron cosas como ‘Mermaid’s Scream’ (tocado con guitarra portuguesa), y el segundo que es ‘Hum’ , con un arco dramático que fue grabado todo en secuencia, como contando una historia en base a estos dos primeros temas y como contándomela a mí mismo, como imaginándome o ‘escuchando en el silencio’ o pretendiendo que ‘el disco ya existía y recibir una especie de señal del futuro a través del tiempo y el espacio’. En los mejores momentos que me he encontrado con la música y con la inspiración es cuando me encuentro más perdido, porque siento que no existe nada más”, revela el músico.

Y así fue hilando su proyecto con el tercer y cuarto tema y encontrando la seguidilla para el proceso durante 12 días “y ahí justo se dio que mi viejo amigo, con quien hicimos la masterización de discos de Chris Cornell (Dave Collins), justo le canceló un cliente—ya que uno tiene que agendar un par de semanas, mínimo— y lo mastericé un viernes y ese mismo domingo tome el vuelo a Santiago”.

 

Eleven, Natasha y la vieja escuela Johannes

No fue lo único que sorprendió algo desprevenidos a sus fans, que anunciara de forma tan abrupta un nuevo disco, también Alain sacó a la luz un nuevo tema olvidado de viejas sesiones de Eleven y de eso quisimos saber más: “fue un momento muy sentimental para mí, el 22 de mayo Natasha hubiese cumplido 64 años, y logré rescatar como diez demos que grabamos entre “Thunk” y “Avantgardedog”. En ese tiempo Chris se quedó con nosotros para grabar temas como ‘Ave Maria ‘ para un especial Very Special Christmas y ‘Sunshower’, recuerdo que en ese tiempo teníamos una máquina análoga de ocho pistas y otra digital, cuando nos invitó el presidente del sello A&M y conseguimos el dinero para montar nuestro estudio en casa. En ese estudio grabamos “Avantgardedog” y después “Euphoria Morning” (aunque “Avantgarde” se grabó antes que “Euphoria”, el que salió primero debido a petición de la discográfica)”.

En este punto, aprovechamos de comentarle lo subvalorados que están esos discos de Eleven, en que había mucha pasión e inspiración pura en la unión de los músicos y el tratar de comprender el porqué de ello. Al respecto Alain recuerda: “Como todos los discos de Eleven, nunca hubo una promoción muy enfocada. Siempre sacaron el disco a medias, nunca afuera de EE.UU. o Canadá, entonces el único apoyo que tuvimos fueron nuestros amigos como Pearl Jam o Soundgarden y después Queens of the Stone Age, la única forma que nuestra música se difundiera era haciendo de teloneros de ellos, yéndonos de gira con ellos y todo eso. Inclusive una vez, cuando no teníamos disquera y estábamos totalmente aislados y solos, Soundgarden nos invitó a esa gira de Europa del “Down on the Upside” y nosotros nos habíamos quedado sin dinero y Chris me dijo: “espérame 15 minutos” y llamó a todos los ‘cabros’ de la banda para que invirtieran 15 mil dólares y eso es algo que nunca había pasado: la banda headliner le paga a los teloneros y le da bus, le da vuelos, técnicos, equipos y todo eso” (risas).

Con respecto a ese material inédito la verdad es que Alain nos habla un poco cómo es que se quedaron bajo el polvo en ese período: “cuando Jack (Irons) ya estaba en Pearl Jam grabamos diez canciones y dos de ellas (‘It’s Not Ok’ y ‘You’re Not Alone’) se quedaron en el disco, pero otras y varias más que encontré no, porque las cintas se habían perdido y era un formato muy difícil y al final encontré unos archivos digitales antes que se desintegraran, porque estaba en un lugar donde había bastante humedad, que se las pasé a un amigo a cuidarlas y no las cuidó muy bien parece (risas) y se degradó, por eso hay una parte de la canción donde se escucha un poco mal. Todos estos temas los reuní y están listos para editar. Tenía un plan de sacarlos como en una colección, pero por ahora solo quería mostrar ese para celebrar a Natasha, y hay unas canciones que quedaron de las últimas grabaciones de Howling Book (2003), y ya en julio de 2007 teníamos lo que iba a ser el sexto disco de Eleven, pero fue justo antes de que a Natasha le encontraran el cáncer, por lo que en ese tiempo nos  enfocamos a su enfermedad, a tratar de salvarla, pero desgraciadamente falleció y quedaron estas cinco canciones que grabamos a full, pero sin las voces. Por un tiempo pensé en pedirle a Chris o a PJ Harvey o Mark Lanegan si estaban interesados en terminarlas, pero creo que finalmente traté de imaginar lo que hubiéramos compuesto con Natasha como melodías y letras. Fue justo en una época en que los tres estábamos tocando increíble (casi fue como ‘Physical Graffitti’, Led Zeppelin) por la forma orgánica y todo grabado en vivo, en ese mismo momento, sin poner más cosas encima”.

Muchos conocimos esa veta alternativa y grunge de Eleven, pero lo que empezó a hacer la banda en sus inicios era bastante disímil del formato rock propiamente tal. Hablamos un poco de la etapa de ese primer trabajo con Johannes quien nos confiesa un poco el porqué de ese resultado más pop del primer disco: “al principio, sí, teníamos más pop, teníamos más R&B, pero el problema con ese disco es que nunca se escuchó en vivo, porque en vivo era muy agresivo. Ahí trabajamos con el productor de “Simple Irresistible” de Robert Palmer y tomó una forma que no era con la que se pensó, no tan ochentera, dejamos al sello y al productor tener esa libertad, pero ese no era el resultado que quisimos. Estos temas se pueden escuchar en su forma natural mejor en la gira que tuvimos con Pearl Jam entre el primer y segundo disco”.

La historia de Eleven se remonta a esa etapa en que “Natasha estaba con el sueño de escaparse de la Unión Soviética” dice, en 1975, “del sueño de grabar con Motown y para ella que venía de una escuela clásica pero que al mismo tiempo le encantaba Jimi Hendrix, Led Zeppelin y Aretha consolidando todo con su oído perfecto, su forma instantánea de componer, es decir, para mí, que he conocido mucha gente con mucho talento, Natasha tenía el doble”. El chileno sentencia: “la persona más talentosa que he conocido es Natasha”  y yo como autodidacta, como medio “loco rockero”, que me gustaba el jazz, me gusta improvisar, pero el espíritu de esas cosas fue lo que nos unió: cosas de The Beatles, Paco de Lucía, Queen, Stevie Wonder, esa fue la unión en que conseguimos algo muy interesante”.  Alain habla de que el sonido fue creado justo antes que saliera al mundo al idea del grunge masivo, cosas como “Nevermind” de Nirvana, “Ten” de Pearl Jam o “Badmotofinger” de Soundgarden, todo saliendo al mismo tiempo.

Estadía en Chile

El plan de Alain es ahora quedarse un par de meses, recordemos que también tenía presupuestado tocar el gran “Euphoria Morning” en Lollapalooza, lo cual sigue en pie aunque estemos con la incertidumbre si el festival se realizará o no. “No me conviene regresar ahora sobretodo considerando los problemas que he tenido con los vuelos, ya que me han cancelado varias veces”.  También Alain se ve entusiasmado de recorrer lugares nacionales cuando baje un poco el nivel de contagiados: “me gustaría ir a Maitencillo, al Cajón del Maipo o a Chicureo para juntarme con amigos para un asado, para sentir que estoy viviendo en algo más que estas cuatro paredes ya que te juro que me estoy volviendo loquísimo de esta forma”.

Un nuevo álbum instrumental y lo que motiva los oídos de Alain 

Alain en este período, y a propósito de sus jams, ha encontrado lugar además para hacer algo más experimental: se trata de un álbum instrumental que como nos cuenta: “eso ya está más o menos definido, mi hijastro (hijo de Natasha) me hizo la portada, ya tengo los nombres de los temas, el contexto ya está más o menos claro y es algo que quiero concretar ahora que estoy aquí encerrado, y los puedo lanzar por BandCamp después que salga el disco (“Hum”) y la energía brote, pero vamos a ir viendo cómo suceden las cosas”.

Pudimos preguntarle un poco de qué es lo que escucha por estos días. La verdad es que Alain se inspira con los momentos en que puede salir a caminar con ciertos sonidos, nos comenta que la música minimalista y el jazz son sus predilectas, como así la música clásica de Bach, o en los planos más populares la música de Radiohead o el último disco de Fiona Apple, “que lo escuché sin parar durante tres días y ahora me estoy tomando un descanso de él ya que me entusiasmé demasiado (risas). También hay un artista que me gusta mucho que se llama Moses Sumney o la música india de Ram Narayan“.

Them Crooked Vultures y la definición técnica de “el cuarto integrante” 

Con Them Crooked Vultures hubo una reunión nos comenta también. Este más que interesante proyecto con quienes comparte con cracks de la talla de John Paul Jones, Josh Homme o Dave Grohl y que lograron sacar un verdadero discazo el 2009. Fue en octubre de 2018 en Los Angeles cuando se juntaron a comer y a hablar ciertas cosas, pero nada concreto para un nuevo disco o gira. “Durante los años muchas veces no hemos tenido el espacio entre los discos de todos para poder hacerlo. De vez en cuando Josh dice algo en una entrevista o Dave dice algo… Y para mí siempre es importante, yo estuve en todos los shows, haciendo solos adelante, pero he visto sólo como dos fotos donde aparecimos los cuatro” (risas). “Si bien es verdad que el proyecto nació como ellos tres, yo entré durante la grabación y no sé porqué hubiese costado tanto que me incluyeran en la primera línea. Si me llaman, ok, ningún problema, me encantaría ser parte otra vez, siento que tengo mucho para aportar, pero sí les pediría que hiciéramos oficial que fuéramos un grupo, una banda de cuatro miembros”.

Alain ya nos ha hecho unos adelantos de este disco que aparece el 31 de julio. El disco ya está para preorden y se pueden escuchar tres canciones como ‘Hum’, ‘Free’ o ‘Hallowed Bones’ en su Bandcamp oficial y las redes de Ipecac Recordings. En tan sólo unos días lo podremos disfrutar completo.

Actualizado:

Ya está disponible el álbum completo en sus plataformas oficiales. Escúchalo acá:

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *