Festival Maquinaria día 2: Nostalgias intensas, cortas, pero efectivas

Después de la agotadora y un tanto caótica primera jornada sabatina de Maquinaria, para el domingo se esperaba que fuera más relajado y con tránsitos más expeditos por el recinto en general . Y así fue en realidad, el cartel no era tan apetitoso y la afluencia de público bajó considerablemente.

Sonic Youth

A las 17.30 ya estaba en el escenario una banda que ya olfateábamos que iba a ser uno de los shows de la jornada. El año 2009 nos habían apabullado con una infartante presentación en el Movistar Arena en  lo que fue su primera y esperada aparición en Chile.

Con un hermoso vestido rojo lo que resaltó de inmediato ante nuestras vistas fue la figura de Kim Gordon , que la verdad a sus 58 años parece como de 20 . Es realmente impresionante lo bien que se mantiene y se mueve y como sus cuerdas vocales siguen expulsando esos viscerales gritos llenos de esa esencia distorsionada que permea a Sonic Youth. Es lo mismo para Thurston Moore, muy bien mantenido pese a su avanzada edad.

El show, aunque más corto que el que vimos el 2009, mantuvo esa fuerza y estridencia de aquella jornada. Los feedbacks y las guitarras acoplándose eran un festín, sobre todo al final.

Es muy difícil manejar un setlist y  contentar a toda la audiencia con una carrera discográfica tan amplia, pero trataron de tomar un poco de lo mejor de cada placa . Es así como al principio pudimos escuchar la certera ‘Death Valley 69’ , después la frenética ‘Drunken Buterfly’ , la melódica ‘Sugar Kane’ (con una jam  incluída) y las infaltables de su disco primo Daydream Nation como ‘Eric’s Trip’ y ya al final en su vuelta al escenario después de la despedida, matando casi literalmente con ‘Teen Age Riot’, un caos total, Lee Ranaldo daba la impresión que pasaba la aspiradora en el escenario tomando la guitarra al revés y haciéndola casi explotar en un show de noise y de acoples contra los amplificadores. Al final el choque de guitarras ya clásico y la despedida.

Un muy explosivo  show para comenzar la jornada rockera en Maquinaria dominical.

Primus

La banda de Les Claypool también se esperaba como plato fuerte, pese al sinsabor que nos había dejado su anterior show cuando fueron los teloneros de Faith No More en el Bicentenario de La Florida.

Su  escenografía con los astronautas como saludando- la misma de su anterior pasada-ya  montada y una muy concurrida y esperada salida fueron la tónica de la previa. En el otro escenario estaba el cantante reggae Damian Jr. Gong Marley, lo cual influyó en que ya estuviera repleto desde hace una hora antes que comenzara.

A las 20.30 hace su aparición el trío. Claypool con un sobrio traje y un sombrero. Todo parte con ‘Those Damned Blue-Collar Tweekers’ y el mosh no se dejó esperar , lo cual hizo que el polvo causará más de una molestia entre los que estábamos en la parte delantera. Peor aún fue con ‘Wynona´s Big Brown Beaver’, pero sonó tan potente que no nos importó tragar todo el polvo del mundo la verdad.

Primus se dio el tiempo para estremar canciones de su nuevo disco, y la verdad, los que hemos tenido la oportunidad de escucharlo, estuvimos agradecidos. Sonaron ‘Last Salmon Man’, ‘Lee Van Cleef’, ‘HOINFODAMAN’ entre las más destacadas.

Aunque Claypool se maneja mucho menos que su colega Mike Patton en el español, trató de empatizar con el público diciendo algunas cosas, entre ellas que se había aprendido el modismo “terrible de pollo” , lo cual causó bastantes risas.

Su sólida performance se iba cargando a los clásicos ya casi al final: ‘American Life’, ‘My Name is Mud’ y realizando el broche perfecto con una que habían dejado fuera en su set anterior como ‘Tommy the Cat’. Claypool haciendo gala de su talento en el bajo y con un sonido que lo acompañó muy bien, considerando que el tema del sonido no fue el gran acierto del festival, por cierto.

Stone Temple Pilots

Era el cierre del festival y de alguna manera no estuvo tanto a la altura de serlo. Pese a que las guitarras y bajos respectivamente de los hermanos De Leo sonaban exquisitos el set fue extremadamente corto, bordeando la hora justa de duración, quedamos con gusto a poco , fue la sensación general.

Si bien sonó a todo cañón (por lo menos en la parte delantera, consideremos que la tónica de este Maquinaria en cuanto a sonido fue el lugar donde te ubicabas), el flaqueo vendría de parte de Weiland en su entrega vocal, los temas muy exigidos prácticamente no pudieron con él, ejemplos claros en ‘Big Bang Baby’ o ‘Trippin On a Hole in a Paperheart’ que fue la elegida para el cierre.

Dentro del corto set desfilaron grandes canciones eso sí como ‘Big Empty’, ‘Interstate Love Song’, ‘Sex Type Thing’ o ‘Plush’. La nostalgia noventera se hizo sentir y STP nos dejó llevar por este corto pero intenso viaje.

El cierre quizá no fue el ideal, pero era imposible irse disconforme. Las jornadas vividas de todas maneras que dejaron saldos positivos en nuestras memorias. Pese a que hubo problemas de organización, pese a la falta de cultura con el tema del alcohol o a la falta de pisos de alfombra o pasto sintético para evitar el levante de polvo, Maquinaria mejoró bastante a su edición anterior, tomando prestadas ideas de Lollapalooza, pero de todas maneras que tiene mucho que mejorar para futuras versiones.

Pese a todo esto nos fuimos con una grata sensación a casa y con el anhelo que festivales como este se realicen cada vez más seguido en nuestro país.

Patricio Avendaño R.

Así se vivió el Maquinaria Festival 2011 día 1: El show de la nostalgia noventera

La única sensación que teníamos desde que esta semana empezó era ansiedad. Sabíamos que este fin de semana se realizaría un evento que reuniría bandas de tal calibre que se convertiría en una jornada sin precedentes en Chile. Era el line up más apetitoso que se ha dado en Chile desde hace bastante tiempo, sobre todo para la comunidad rockera.

Y así fue no más, el evento ya quedará impreso en nuestras memorias como lo más inolvidable visto por estos lados.

Duff McKagan- Black Rabel Motorcycle Club


A las 15:00 hrs. ya estaba en plena marcha el Festival Maquinaria con el rubio músico presentándose en el Transistor Stage, uno de los grandes escenarios que dieron vida a esta gran jornada. El bajista junto a su banda hicieron un set que incluyó bastante repertorio de lo suyo con Guns’N Roses ( ‘So Fine’, ‘New Rose’, ‘Dust & Bones, ‘It’s So Easy’) también incluyó el tema ‘Atittude’ original de Misfits que tributaron los  Guns en su disco The Spaghetti Incident y versiones de The Damned y Neurotic Outsiders. Era el show para empezar a calentar motores en ese acalorado momento que se viviá en el Club hípico.

Black Rabel Motorcycle Club, arribó al Claro Stage a las 16.00 hrs., el power trío americano cumplió muy bien en su presentación sacando un set muy variado que se paseó por distintos discos a lo largo de su carrera. Canciones como ‘Love Spreads’, ‘What Happened to my Rock ‘N Roll’ , ‘Red Eyes and Tears’ o ‘Ain’t No Easy Way’ sonaron y con bastante potencia, logrando así una buena recepción del público en la hora donde el sol pegaba más fuerte, las chaquetas de cuero y tenidas negras de Robert Levon Been y Peter Hayes llegaban a saturar la vista con el calor que hacía, muchos hasta sufrimos quemaduras del sol por ver este show.

Down: o la redención de un rebelde

No me gustaría hacer referencias al show de Down apegándome necesariamente al tecnicismo de sus músicos, a lo bien que sonaron, o tal vez  al mismo set list que presentaron ayer en el hipódromo. Si no que me gustaría hacer referencia a la capacidad de reinvención que ha llevado a cabo el frontman Phil Anselmo. Desde las cenizas agonicas de quizás la principal banda de Groove metal del los 90´s, Anselmo vuelve a la carga con un excelente proyecto, dando muestras de su madurez, y del pasado turbulento que significó la disolución de Pantera, su periodo de abstinencia musical, la muerte del genio Dimebag Darrel, y finalmente, su renacimiento de la mano de su actual banda.

Claro está que las segundas oportunidades existen,  y sin lugar a dudas, esta es la de Anselmo. Ya alejado de la agresividad frenética  y semi desquiciada que interpretaba con su ex banda, hoy lo  vemos inmerso con la misma vitalidad que lo caracteriza, pero con una intensidad diferente que denota su madurez como persona en el escenario, y como ser humano después de tamaña tragedia.

La mejor manera – y quizás la única- que tenga un músico para expresar sus sentimientos y sus estado emocionales, es obviamente la música, y lo que presenciamos ayer con Down, no es solamente música, sino que es la más visceral expresión de un alma que busca auto redimirse de un pasado que no solo deslumbró a todo una generación de jóvenes que enloquecieron escuchando a pantera y a Anselmo como principal responsable, sino que además continua engrandeciendo su figura con su carga del pasado –quizás- en paz.

Alice in Chains

A pesar de la fidelidad de la fanaticada chilena con el ex líder de Pantera, uno de los shows más esperados ya se avecinaba en el escenario alternativo, lo cual hizo que en el último cuarto de hora de la presentación de Down ya la gente empezara a moverse a un ya bastante concurrido escenario Claro para presenciar la primera presentación de Alice in Chains en nuestro país.

Sin retraso aparecen en escena , arrancando con una tripleta de Dirt, su más aclamado álbum:  ‘Them Bones’, ‘Dam That River’y ‘Rain When I Die’ , el mosh no se dejó esperar desatando una locura de las más eufóricas en esta primera jornada de festival.

Y es que Alice in Chains es una de las bandas más apreciadas y la espera había terminado, a la mayoría no le importó tener al frente a William Duvall , el moreno nuevo vocalista con aspecto afro que viene a suplir desde hace algún tiempo al fallecido y querido Layne Staley.

Daba la impresión que cada vez arremeterían con más feroces temas : ‘Again’, ‘Check my Brain’ de su reciente placa junto a Duvall que fue muy coreada. Llegó el momento de la calma con las baladas ‘Your Decision’ y ‘Got me Wrong’, calma que ya estaba como siendo necesaria a esas alturas por el bien de los pies de la gente que más adelante estábamos. Aunque nuevamente vuelve la potencia de la bella y fiera guitarra de Jerry Cantrell con la tremenda ‘We Die Young’, otra vez la hoguera se volvía a prender.

Seguieron con ‘Last of my Kind’ y la hermosa y depresiva  ‘Down in a Hole’ , luego suena ‘Nutshell’, con dedicatoria a los fallecidos Staley y Mike Starr en uno de los momentos mas emotivos del concierto y de la jornada completa del festival en realidad.

Ya el sol empezaba a emprender su retirada mientras suenan ‘Acid Bubble’, ‘Angry Chair’ , ‘Man in the Box’, para dar paso a la primera despedida y el encore con ‘Rooster’, con Duff McKagan de invitado , seguida por ‘No Excuses’ y el broche final con ‘Would?’ el cual como ya sabíamos que era la despedida lo cantamos con todas nuestras ganas.

Espléndido show, era el encuentro de Alice in Chains con el público chileno y no nos pudimos ir disconformes. De lo mejor y más emocionante de esta primera jornada.

Chris Cornell

Basándose en un set completamente acústico el vocalista de Soundgarden realizó un  muy variado repertorio de su carrera y de todas las bandas y proyectos donde ha estado. Esta fórmula se ha convertido en infalible y Cornell se defiende tan bien con su voz que da gusto admirarlo y corear todas sus canciones.

Sonaron canciones de Soundgarden como ‘Fell on Black Days’, ‘Black Hole Sun’ e incluso ‘Blow on the Outside World’ para el cierre. Invitó al chileno Alain Johaness para la interpretación de ‘Wooden Jesus ‘ y ‘Hunger Strike’ de su proyecto Temple of the Dog, que contiene una cantidad enorme de buenas canciones, por cierto.

El tributo a Lennon y The Beatles llegó con sendas interpretaciones de ‘Imagine’ (la cual estará incluída en su nuevo disco) y ‘A Day in the Life’.

Un show bonito, emotivo , la fórmula en acústico de Cornell nunca falla. Aunque por otro lado la comunidad rockera quizá hubiese querido una presentación de banda como lo hizo en venidas anteriores. Pero a modo de consuelo es muy probable que lo podamos ver con Soundgarden en un futuro no muy lejano, como él mismo comentó tras el show, lo cual saciará la sed del lado mas rockero de Cornell.

Faith no More

Con un buen retraso apareció Faith no More en escena, cerca de 20 minutos para aparecer con sus características tenidas blancas completas y empezar a sellar su promesa: tocar su gran disco ‘King for a day…Fool for a Lifetime’ completo.

Ya con la frenética ‘Get Out’ dábamos cuenta de aquello, le siguió ‘Ricochet ‘ y la versión en español para ‘Evidence’ coreada a todo pulmón por el público. Para ‘Star A.D.’ presentó a una banda de vientos que el mismo Patton llamó los “trompetas calientes”. Por lo demás este tema era primera vez que sonaba en vivo.

Patton durante todo el show se comunicó con el público en español, incluso bromeó mucho con esto y preguntó si ellos hablaban como mexicanos , lo cual es bastante cierto y el público no se hizo esperar en responderle que sí a viva voz.

Otro de los  plus del concierto fue la participación del guitarrista original del disco King for a Day…Trey Spruance quien se afiató bastante bien a la banda.

El disco seguiría  en el orden original , sonando así las explosivas ‘Cuckoo for Caca’, ‘Digging the Grave’, la balada ‘Take This Bottle’ llegando ya casi al final con una impresionante performance para ‘Just a Man’ con un coro gospel atrás compuesto por más de 20 cantantes. Otro gran momento de esta jornada y cierre del disco.

Se pensó que hasta ahí llegaría su presentación, pero sorpresivamente vuelven a interpretar una canción nueva con una introduccíon un tanto espacial, a la cual seguieron la potentísima ‘Kindergarten’ , ‘Ashes to Ashes’ y el cierre definitivo con ‘Absolute Zero’, otro estreno de la banda en vivo que fue un bonus track del King for a Day en su edición japonesa.

El romance de Patton con Chile sumamente declarado, nos regalaron un disco completo , de los más queridos por acá, temas inéditos , mucha simpatía e incluso Patton mencionó que venían todos los años, dando la impresión que mas aún podrían volver de nuevo. Gran show y junto con Alice in Chains de lo que más brilló en esta primera jornada.

Megadeth

Mustaine arribó al escenario el cual tenía una luna llena en las pantallas gigantes a modo de apoyo audiovisual. Mientras el público bromeba con estas pantallas que  se prendían y apagaban, entra la batería de Shawn Drover  y ‘Trust’ en un muy concurrido Transistor Stage, le sucedería ‘Wake Up Dead’, ‘Hangar 18’, donde todo el talento de Chris Broderick se dejaría caer en la guitarra.

Con una voz un tanto gastada Mustaine interpretaba canciones como ‘Angry Again’, ‘ A Tout Le Monde’ ( esta con ayuda del público), presentó dos temas nuevos como ‘Whose Life Is It Anyway?) y la taquillera ‘Public Enemy Nº 1’ más adelante también.

La clásica interpretación de ‘Symphony of Destruction’ (con ese coro que todos conocemos cantado por los fans), seguida de ‘Peace Sells’ , la cual sirvió entremedio para darle un saludo al cumpleañero bajista Dave Ellefson, ya con esto llegábamos al tramo final.

Para el cierre dejaron ‘Holywars’, en una sólida performance, si hay algo que decir de estos monstruos del metal es su capacidad para dominar sus instrumentos y en vivo esto se reproduce claramente.

El setlist fue muy bien escogido aunque el show se hizo un tanto breve , ni siquiera llegó a la hora y media, es más, una hora y minutos fue lo que duró. Aunque la verdad a esas alturas no se reprochaba para nada debido al cansancio que apremiaba en muchos de nosotros que habíamos llegado temprano al evento.

Ya la noche y el frío habían caído totalmente, era hora de marchar a casa después de una extenuante jornada. La cual nos dejó bellos e inolvidables  momentos que en gran parte cumplieron y con creces las expectativas.

Patricio Avendaño

Gonzalo Duque

Fotos:  Paulina Vidal

La resurrección de The Stone Roses: Portadores del sonido de toda una generación

Cuando hablamos de hitos en la historia del rock, una de las bandas que no puede quedar indiferente a esta clasificación es sin duda The Stone Roses.

Líderes de la movida llamada Madchester y claros referentes y responsables para lo que ocurrió en el rock británico de ahí en adelante es su gran logro, una de las revoluciones musicales que mas huella ha causado en el viejo continente, sin duda.

Pero a grandes rasgos el reconocimiento masivo no se ha manifestado tan claro, y eso, seguramente, debido a la corta carrera discográfica como banda propiamente tal.

The Stone Roses “Love Spreads”

[youtube]ct-qa6SjRZo&ob=av2e[/youtube]

 

Haciendo historia y remontándonos al Manchester de  los 80’s, donde las agitadas y extenuantes jornadas de éxtasis (droga importada principalmente desde Amsterdam , Holanda), en el club Hacienda, crearon todo un movimiento liderado por bandas como The Smiths, New Order y el legado de los extintos Joy Division.

Pero tal sonido estaba de alguna forma pidiendo un recambio , y es aquí donde el Acid House y el denominado Baggy entra en acción; bandas como los Happy Mondays ya estaban revolucionando la escena a principios de los 80’s pero no iba a ser hasta 1987 que lograrían un reconocimiento con su disco Madchester Rave On E.P (de ahí el término Madchester, por cierto), era el encuentro de la música rave de esas lisérgicas noches abrazándose con las guitarras sicodélicas y unas bases totalmente bailables.

The Stone Roses surge como una especie de respuesta a Happy Mondays , provenientes de los suburbios de Manchester, de familias de clase obrera de tan industrial ciudad, y después de editar varios sencillos en 1989 editan su aclamado disco debut homónimo, el cual les valió liderar el movimiento indie y su propuesta sonora fue y ha sido alabada por medios y también protagonizaron uno de los cambios mas fulminantes en la historia del UK  Rock .

El contenido musical de esta placa, alabada por claros herederos contemporáneos cono Noel Gallagher o Richard Ashcroft entre otros, quedó clavado en la memoria de las generaciones emergentes de la década de los 90’s , convirtiéndola en pieza de culto, aunque muy subvalorada pasadas mas de dos décadas desde su aparición.

Su segunda producción Second Coming, tardó cinco años en aparecer y, entremedio de eso, fama, éxito, extensas giras y problemas contractuales con su discográfica, además de serios conflictos internos donde las drogas duras y noches de bohemia les jugaron terribles pasadas, que no hicieron mas que descontar cada vez mas tiempo a la continuidad del grupo.

Y así fue como un año después de la edición de Second Coming el baterista Reni abandonala banda y la insoportabilidad entre el líder Ian Brown y Johny Squirre, guitarrista y núcleo fundamental, llegó al límite y termina por diluir a una banda que se abastecía de magia colectiva. Incluso curiosamente sonó el guitarrista Slash (sí, el de los Guns & Roses) para su reemplazo, pero a Brown no le pareció la idea así que todo quedó ahí.

La disolución no fue sinónimo de inactividad musical en todo caso , el “rey mono” como ha sido apodado Ian Brown debido a su apariencia facial, ha tenido una continua carrera como solista, al igual que John Squire que formó a los Seahorses, lo propio haría Reni , quien se incorporó a las filas de Primal Scream , banda que a pesar de su camaleónica carrera, absorvió mucho del legado de los Stone Roses. En cuanto a Reni ha sido poco lo que ha hecho noticia durante estos años pero participó en un proyecto llamado The Rub, que no hizo mucho ruido.

The Stone Roses “I Wanna be Adored” (Live Hacienda Club, 1989)

[youtube]N8LMVBXLpBA&feature=player_embedded#![/youtube]

 

Seguramente al líder de la banda la nostalgia terminó por seducirlo y durante este último tiempo los acercamientos ya habían sido claros, en declaraciones ala revista Rolling Stone el año 2006 Ian Brown se refirió a los años de apogeo de la escena de manchester:

” fue una escena que definitivamente marcó el curso del rock inglés de la década del ‘90. Si bien no había mucho dinero ni tampoco recursos, nacían bandas de la noche a la mañana y de a poco se convirtió en una escena muy fuerte. Todos amábamos la música y lo expresábamos, por eso tocábamos en cualquier parte: en los sótanos, en las calles, en un garage, en los parques y en los bares. Pero creo que la palabra que hoy sirve para definir la fascinación que todavía se siente por aquellos tiempos es “nostalgia”. Y mirando hacia atrás estoy convencido que no nos dimos cuenta de lo que realmente estábamos gestando, porque aquello fue mucho más grande de lo que pensamos.”

Y acerca de los furiosos días de juerga también agregó:

“Fueron años muy raros… estábamos todos muy locos (risas). Fueron tiempos en donde todos los sueños se hacían realidad y el eje musical del mundo parecía que se había detenido en Manchester. Éramos los locos en el centro del universo, pero no nos dábamos cuenta. Y tenías que tener cuidado de lo que tomabas y de lo que te metías, porque los excesos sobraban. Fueron días muy locos.”

Un inesperado regreso, el training musical que han acarriado durante estos largos años los ingleses nos vislumbran que puede surgir algo mas que interesante, todos los músicos se expresaron impacientes en volver a hacer giras e incluso, como declararon en la conferencia de prensa de la confirmación del regreso, hablaron de que la magia de los Stone Roses , con los cuatro originales, fluyó sin mayor esfuerzo.

Esta resurrección es todo un hecho, solo a esperar que tienen para entregarmos estos estandartes y  pioneros del sonido de toda una generación.

The Stone Roses “I Am The Resurrection”

[youtube]7OJ4erNRosQ[/youtube]

 

Crónicas de piedra: El regreso de Kyuss, banda legendaria y pionera del stoner rock

De un tiempo a esta parte se nos han ido manifestando sendas reuniones de grupos emblemáticos de los 90’s, llámese Faith No More, Soundgarden, Rage Against The Machine o Stone Temple Pilots. Pero seguramente una que nunca esperamos y que nos tomó completamente por sorpresa es la de estas leyendas del llamado stoner rock, los legendarios Kyuss.
Y como no alegrarse con la noticia considerando que son los pioneros en el estilo y que en gran parte de los 90’s nos ofrendaron discos tan imprescindibles como Blues From The Red SunWelcome To Sky Valley o And The Circus Leaves Town.
Claro está que la reunión no ha sido cien por ciento perfecta, sólo tenemos a 3/4 de la formación original, aunque eso ya es mucho decir. Miembros que no tuvieron ningún tipo de complejidad para volver a plantarse dentro del escenario a tocar piezas de culto que hasta estos momentos pensamos que se iban a quedar en nuestras memorias colectivas o plasmados en esos sobrios discos noventeros.
Es el caso de su líder y vocalista John García quien tras la disolución de Kyuss ha incursionado en loables intentos como Slo Born, Unida y Hermano, bandas que si bien dieron que hablar nunca alcanzaron el nivel  de Kyuss. Claramente esto dio pie a que el frontman ya el 2010 emprendiera una  gira junto a músicos invitados a lo que llamó “García Plays Kyuss” y posteriormente a esta inesperada reunión de la cual damos cuenta llamada “Kyuss Lives!”.

Otro personaje imprescindible en la historia de Kyuss es Nick Oliveri, bajista de la banda en el período 1989-1992 y que ahora está de vuelta en la banda.
Oliveri, tras su partida de Kyuss y su incursión en la banda punk Dwarves es reclutado por Josh Homme para lo que sería Queens Of The Stone Age, la excelente y consagrada banda que de alguna manera vino a subsanar ese tremendo vacío que dejo Kyuss a finales de los 90’s, pero que en la práctica y musicalmente hablando nunca fue lo mismo. Ese sonido sabático y con tonos bajo el stándar normal fue sello característico de los de Palm Springs, California.
Pero al cabo de grabar los discos Rated R (2000) y Songs For The Deaf (2002) con QOTSA y en medio de la gira de éste último empiezan los problemas entre Homme y Oliveri.

En el show brindado por la banda en la sala Razzmatazz, Barcelona, Oliveri comenzó a lanzar botellas de cerveza indiscriminadamente al público aludiendo que el público no estaba lo suficientemente “prendido”. En el 2004 en otro show realizado en Perth, Australia, Oliveri estrelló su bajo contra el micrófono en plena ejecución del éxito ‘No One Knows’ de la banda.
Homme en reiteradas ocasiones tuvo que enfrentar la irresponsabilidad y desenfreno de Oliveri hasta el punto de quedar al borde de truncarse a golpes. Estos límites no fueron ya aceptables para el pelirrojo líder lo cual culminó por la expulsión de Oliveri, tras un comunicado en su sitio web a finales del 2004.
Cabe decir que Oliveri se ha arrepentido en diversas ocasiones de sus acciones , declaró a Kerrang en algún momento: “Se me pasó la mano en Barcelona. Me volví loco, tomé absenta o algo así y esa noche tuvimos una gran discusión. Nos conocemos desde hace bastante tiempo y eso es lo que pasa, una pelea entre hermanos, ¿sabes? Josh Homme vino a mi casa y dijo, ‘No sé si puedo seguir haciendo esto más tiempo’. A mi me sonó como si estuviera tirando la toalla y una de las excusas que dio fue que dijo que le pegaba a mi novia, lo que es totalmente falso. A mí me pareció como que estaba tratando de justificar porqué lo estaba dejando. ¡Luego lei en internet que me había echado!”

Homme por su parte fue invitado para completar la reunión total, pero su respuesta fue negativa, declarando que estaba alucinadísimo con la idea, pero que no era de la partida debido a sus actuales proyectos. De alguna forma el factor Oliveri seguro que tiene mucho que ver en la decisión.

La otra parte cómplice de esta genial reunión es el baterista Brant Bjork, quien luego de la disolución de Kyuss fue parte del respetable grupo Fu-Manchu con quien grabó cinco discos, Bjork ha sido indispensable en el estilo desértico, lisérgico que propuso Kyuss en los 90’s y miembro que tuvo estancia en casi todo el recorrido de la banda (1989-1993).

Lo más emocionante de la vuelta es que los tendremos en nuestro país, cosa que hace unos meses ni se nos hubiese pasado por la cabeza, la banda ha estado girando por gran parte de Europa y se alista para visitarnos en noviembre.

Te dejamos con una presentación de Kyuus Lives! en Oslo, Noruega en marzo de este año:

[youtube]svTfKAHOT70[/youtube]

 

Bad Religion en Chile: 30 años de actitud infranqueables

Bad Religion en Chile
Teatro Caupolicán domingo 09 de octubre

Con una asistencia de lujo bordeando la capacidad completa del Teatro Caupolicán se presentó Bad Religion en Chile en un gran concierto que cumplió con creces las expectativas.
Las puertas del Caupolicán se abrieron a las 19: 00 hrs. y alrededor de las 20:00 hrs. subió a la tarima la banda de punk rock nacional Bb’s Paranoicos, que en alrededor de 40 minutos hicieron un surtido repaso de sus potentes canciones que han cosechado por su extensa carrera.
Sin muchas modificaciones en la escenografía (el telón trasero solamente con el arte de su última producción de estudio The Dissent of a Man ), y con una puntualidad casi inglesa (que se agradeció por supuesto, ya que teníamos el terrible caso reciente de Guns & Roses que hizo esperar casi dos horas para salir a escena), apareció Bad Religion, comandados por el gran Greg Graffin que lucía una camisa escocesa como es habitual, su tenida fue muy similar a la de la vez pasada que nos visitó en ese concierto del 2007 en el Estadio Nacional.
Justamente fue en ese concierto donde a muchos nos había dejado con gusto a poco, ya que vinieron en calidad de teloneros de Velvet Revolver  y el tiempo que se les concedió no dio para satisfacer a la  fanaticada.
Con Mr. Bret realizando el trabajo de bajo, en un bajo muy guitarrero por lo demás y con las potentes otras guitarras de Greg Hetson y Brian Baker, empezó a armarse una fiesta de punk rock, estridencia y por sobre todo , un despliegue de energía descomunal.
Todo abre con ‘Resist Stance’, carta de presentación de su nueva placa, que bien prendió los fuegos, mas lo fue el segundo corte entregado: ´Social Suicide’ y mas aún el gran “hit” de la banda ‘ 21sth Centrury Digital Boy´que desató el mosh mas aguerrido en el sector mas cercano al escenario.

Luego de una pausa y los agradecimeintos y primeras interacciones con el público de parte de Graffin recae el bombazo ‘Los Angeles is Burning’ , uno de los temas mas queridos por la gallada y que ya se ha hecho infaltable en sus presentaciones en vivo.
Acto seguido suena otra canción desprendida de su reciente disco The Dissent of a Man como ‘Wrong Way Kids’ y seguida de ella ‘Sinister Rouge’, de su disco The Empire Strike First (2004), a estas alturas la máquina de punk rock ya estaba en marcha y parecía que nada la iba a frenar. Siguieron con ‘I Want to Conquer The World’ , ‘Before You Die’ y ‘Recipe For Hate’, donde la guitarra de Brian Baker sonaba muy fuerte, el sonido estuvo realmente a la altura de las circunstancias sin saturar en ningún momento.
Tras una breve pausa vuelven las interacciones de Graffin, esta vez muy relajado nos indica de su posterior paseo al desierto de Atacama para aprovechar su estancia en nuestro país.
Las siguientes en sonar fueron la potente ‘Atomic Garden’ primero, ‘Come Join Us’ y ‘New Dark Ages’, esta útima de su mas que respetable producción del 2008 New Maps Of Hell .
Nuevamente el profesor Graffin comparte palabras de agradecimeinto y nostalgia de su paso por Chile en anteriores ocasiones y continuan adelante  con lo mejor de la parrila noventera de la banda , sonaron ‘Do What You Want’ que debió haber durado un poco mas de un minuto, en una intensísima versión , luego ‘You’, ‘Modern Man’, uno de sus clásicos y temas emblema como ‘Generator’, ‘The Defense’ , ‘Let Them Eat War’ y otro mini descanso y empiezan a llegar las peticiones del público que diferían de una muy variopinta  cantidad de nombres, que en definitiva nunca se escuchó muy clara por alguna en específico por lo cual los californianos  prosiguen con ‘No Control’, ‘Anesthesia’ ( otra muy querida extraída de su disco Process Of Belief del 2002), y ‘Along The Way’.


Después de una intro no muy extendida suena otro infaltable y una de sus composiciones mas vintage como ‘Fucking Armageddon (This is Hell), y la despedida.
Vuelven con el único encore y empiezan a aparecer de la nada fans a abrazar y a tratar de cantar incluso con Greg Graffin , fueron como tres irrupciones al mescenario que no lograron allegar mas allá ya que la seguridad se encargó de bajarlos, por otro lado aparecieron otros que solo hicieron stage diving ya cuando el címax era total.
Suenan para este glorioso final ‘American jesus ‘, ‘Infected’ y ‘Sorrow’ finalizando con un jam punk rock de guitarra y batería y con un Graffin ya retirado del escenario.
Para el final una corta despedida después de aproximadamente una hora y media , de un aplastante show.
No quedó para nada la sensación de deuda, Bad Religion hizo un setlist muy equilibrado de todos los discos de su carrera, calcado al del día anterior en Argentina, aunque hubo algunos discos que no fueron repasados, como por ejemplo del No Substance que no es un disco muy querido por la banda en realidad, pero en conclusión fue un show muy bien planeado.
Promesas de vuelta hubieron de parte de Graffin y seguramente que mas temprano que tarde, el profesionalismo, constancia y entrega quedó mas que demostrado en un espectacular evento del mas puro y fiel punk rock californiano.

Foo Fighters 2011: El año mas hiperactivo en su historia

Para Foo Fighters este año ha sido por menos decirlo una locura. Este 2011 ha terminado por convertirse en uno de los años mas productivos en cuanto a lanzamientos y presentaciones de la banda. Te mostramos la cronología Foo Fighters 2011:

3 de enero: Ya desde finales del año pasado Foo Fighters venía anunciando lo que sería su octavo disco de estudio. Dave Grohl volvió a reafirmar en enero de este año anticipando que iba a ser un disco de 11 canciones y sin baladas, lo cual sonaba bastante prometedor.

28 de enero: Muestran su disco completo en un show en Santa Bárbara, California.

13 de febrero: Se estrena su video para la canción ‘White Limo’ con la participación de Lemmy Kilmister.

[youtube]0Z3nBokjZyE[/youtube]

 

15 de febrero: La banda anuncia que Wasting Light sería el nombre de su nueva placa la cual estaría disponible para su venta el día 12 de abril

10 de marzo: Se estrena mundialmente su video para la canción ‘Rope’, a través de la cadena MTV y en una transmisión on line para todo el planeta.

[youtube]kbpqZT_56Ns&feature=relmfu[/youtube]

 

5 de abril: Se estrena Back & Forth, un documental que realiza una retrospectiva de la banda desde sus inicios, incluyendo los años de Dave Grohl en Nirvana.

[youtube]zBArTIXhUcg[/youtube]

 

12 de abril: Se presentan en el late show de Letterman, presentando muchas canciones de su disco nuevo y con una apariencia en escena estilo Beatles. El mismo día se lanza oficialmente su nuevo disco titulado Wasting Light

[youtube]CZAIOx8YBxo[/youtube]

 

16 de abril: Lanzan el disco de versiones Medium Rare, con motivo del Record Store Day, el cual incluye covers de Paul McCartney, Cream, Pink Floyd y Thin Lizzy entre otros.
13 de junio:
Se presentan en el Pinkpop Festival en Holanda.

[youtube]US8bCGVMCqU[/youtube]

 

4 de julio: Son invitados a tocar en la Casablanca con motivo del aniversario de la independencia de Estados Unidos y donde presentan en vivo el cover de Paul McCartney ‘Band On The Run’ que es parte de Medium Rare, su disco de versiones.

[youtube]T9hKQ6NFEks[/youtube]

 

12 de julio: Se presentan en el ITunes Festival en Londres, Inglaterra. Como curiosidad, en esta presentación Dave Grohl expulsa de su concierto a un fan por armar una pelea.

[youtube]JUosRIQKQ4g[/youtube]

 

21 de julio: Son nominados a la premiación Video Music Awards de MTV  a mejor video rock por ‘Walk’, mas tarde, el 28 de agosto se llevan el galardón por esta categoría.

[youtube]4PkcfQtibmU[/youtube]

 

1 de agosto: Presentan el documental ‘Garage Tour’, el cual fue el resultado de un concurso organizado por los mismos Foo Fighters en que los propios fans tuvieron la oportunidad de tocar con la banda.

[youtube]JYArUl0TzhA[/youtube]

 

7 de agosto: Se presentan con mucho éxito como cabezas de cartel en el Festival de Lollapalooza en su versión de Chicago.

[youtube]HVx0TErl-sY[/youtube]

 

Un año mucho mas que productivo como pueden ver, lo notable de Foo Fighters es que  siempre realizan sus trabajos con esa cuota de  originalidad y el resultado casi siempre es efectivo.

 

Judas Priest/Whitesnake en Chile: Un epitafio escrito con fuego

Movistar Arena, Santiago 20 de septiembre 2011

WHITESNAKE

La serpiente blanca se presentó con todas las de la ley y con una excelente formación siempre comandada  por David Coverdale, quien junto al gran guitarrista Doug Aldridge han sido los amos de la banda desde sus inicios. Presentándose en calidad de teloneros de Judas Priest cumplieron muy bien su cometido y estuvieron a la altura de las circunstancias.

Con éxitos reconocidos durante  toda su trayectoria , mas algo de los nuevos trabajos, se defendieron muy bien ante un publico que en su gran mayoría era de gusto mas metalero.
Arrancaron a las 20.00 hrs. según lo pronosticado con clásicos como ‘Give me All Your Love’ o ‘Is This love’, que ya lograron prender a la multitud a punta de excelentes solos a cargo de los experimentados Reb Beach y Doug Aldridge, este último un veterano en la banda que hizo gala de toda su pericia en las cuerdas.

Gran parte de su show de hecho fue para los solos respectivos, una especie de duelo de guitarras y la buena técnica de Brian Tichy en la batería quien apunta de piruetas y lanzamientos de baqueta hacia arriba para luego atajarlas (aun que se equivocó en una, hay que decirlo), pero supo salir bien del paso repitiendo el número correctamente. Al cabo de esto una tripleta estupenda de lo mejor de sus discos ochenteros , sonaron ‘Fool For Your Loving’, ‘Here I Go Again’, ‘Still Of The Night’ y ya notábamos que estábamos llegando al final. Los cierres escogidos por la banda fueron de la era Deep Purple de David Coverdale, con ‘Soldier of  Fortune’ y ‘Burn’ , que entremedio tuvo un pedazo de la gran ‘Stormbringer’. Aunque la voz de Coverdale no registra lo impecable de aquellos años, fue un muy buen show y el público en su mayoría así lo dio a entender con una gran ovación de despedida.

JUDAS PRIEST

Tal como lo había anunciado hace algun tiempo en su sitio web , Judas Priest volvió a Chile en el marco de lo que ellos mismos denominaron The Epitaph World Tour, lo cual estaría sellando una extensa carrera de casi 38 años. Aunque hay incredulidad en el tema, ya que se dice que seguirían de todas maneras, esta gira sirvió de pretexto para que se mandaran un show excepcional en nuestro país.

Judas Priest tardó aproximadamente 25 minutos en salir acabado Whitesnake. Para ese entonces los espacios que quedaron mayoritariamente en las galerías antes que Whitesnake hiciera lo suyo ya habían sido copados en su gran totalidad , de esta manera casi llenando el Arena Movistar. Un público muy heterogéneo por lo demás, donde podíamos ver a niños sub 15 hasta rockeros de tercera edad ya, pero todos con el mismo entusiasmo.

Tras el telón gigantesco que mostraba su flamante logo del Epitaph World Tour, arrancan en escena con dos bombazos de su álbum British Steel: ‘Rapid Fire’ y la clásica ‘Metal Gods’, el fervor del pueblo sediento de metal no se hizo esperar y respondió con un aguerrido mosh. La escenografía iba alternándose con unos telones traseros que  cambiaban regularmente conforme a las canciones que iban pasando y sus respectivos discos. Por otro lado a los costados de la tarima donde Scott Travis gobernaba con su batería, se prendían fuegos de forma regular. Además  muchas luces estilo laser que salían de la parte trasera hacia arriba, dando un efecto un tanto espacial a todo este entorno. Mientras todo esto ocurre siguen corriendo clásicos como ‘Judas Rising’, ‘Starbreaker’, ‘Victim of Changes’ o ‘Never Satisfied’. La voz de Halford en su agudez máxima nos daba cuenta que no ha perdido ni en lo mas mínimo su registro y agudez vocal clásica del heavy metal, lo cual es prácticamente increíble a sus 60 años.

Llega el momento de la guitarra acústica a escena para ejecutar un cover de Joan Baez llamado ‘Diamonds & Rust’, que Judas supo proporcionarle un  brutal final. Acto seguido Halford estrena su look inquisidor con un traje con capucha plateado (uno de su colores mas preciados) y un tridente, así representando a su álbum  Nostradamus con el tema ‘Prophecy’. El show no estuvo para nada exento de teatralidad, iban a ser múltiples los cambios de traje durante el transcurso del concierto, trajes negros con capa, otro con adornos dorados, su bastón y boina como accesorios también aparecieron.

Las siguientes joyas del metal continuaron con ‘Turbo Lover’, un par de regalos de acrobacia y piruetas de parte de Scott Travis en su batería y suenan ‘Beyond the Realms of Death’, ‘The Sentinel’, ‘Blood Red Skies’ y otro cover, esta vez de Fleetwood Mac, para la canción ‘The Green Manalishi (With the Two Pronged Crown)’. Un speech de Halford acerca de la importancia del disco British Steel y la cantidad de canciones de calidad del heavy metal que incluyó anteceden a uno de los momentos mas esperados de la jornada con ‘Breaking the Law’, aunque Halford ni se dio el trabajo de cantarla ya que el público lo hizo durante toda la canción y a todo pulmón. La aclamada y metalera ‘Painkiller’ sonó a continuación y esta vez los fuegos se entrecruzan produciendo un fantástico efecto en este infierno mismo en que nos sometió Judas Priest.

Los guitarristas Glenn Tipton y el joven y recién ingresado Richie Faulkner coquetearon con el público todo el concierto, otorgando un cálido feeling que era muy bien devuelto por toda la horda del metal crew que llenó el Movistar. Por su parte el veterano bajista y fundador de la banda Ian Hill marcaba su línea de bajo en todas las canciones con un destacado entusiasmo, aunque su lugar siempre estuvo fijo, ahí, hacia el costado derecho del escenario, un poco mas adelante de la batería y un poco mas atrás del lugar por donde mas estable se ubicaba Tipton.
Ya empiezan a despedirse y el primer encore llega. Ese ojo con rayos de fondo ya nos lo anticipaba : ‘Electric Eye’ , otro infaltable y gran himno del heavy metal, a lo que seguido se suma el sonido de la motocicleta y el humo que salía de una especie de tubos de escape gigantes hacia el público, y la entrada de Halford en su Harley Davidson que produjo la locura total con la interpretación de ‘Hell Bent For Leather’.

Después de un juego vocal entre Halford y el público y volver aropado con la bandera de Chile (incluso la besó en su momento), otro clasicazo como ‘You’ve Got Another Been Coming’ despierta nuevamente los fuegos candentes , en una real caldera humana a punto de estallar y luego la nueva despedida. No sin antes volver con una mas, que fue nada menos que ‘Living After Midnight’. Un broche mas que apropiado con una de sus canciones mas emblemáticas.

Gusto a poco imposible. Judas cedió grandes clásicos que esta gira solo podía proporcionar ya que no venían en plan de promoción de ningún disco nuevo. Emocionante show ya que para muchos no hay vuelta debido al carácter de despedida que esta gira tiene. Pero nunca se sabe , quizá estos titanes del heavy metal den pie atras en su decisión y nos brinden un último gran show. Pero esto que nos dejó en la memoria esta noche , para muchos será imposible olvidarlo.

Fotos: Agradecimientos Marilyn Messina.

 

Accidentes aéreos en la historia del rock: Vuelo sin Retorno


1. El Día Que Murió la Música:

El fatídico día 3 de febrero de 1959, y en medio de una gira que reunía superestrellas del Rock and Roll  de aquel entonces, los ídolos Ritchie Valens de 17 años, Buddy Holly de 22, Jiles Perry Richardson, más conocido como”The Big Bopper” de 28, no pudieron zafar de una noche de tormenta sobre Iowa en una avioneta maniobrada por un inexperto piloto como Roger Peterson, quien tampoco logró sobrevivir.

El destino jugó su peor pasada, ya que la idea de alquilar un avión se le ocurríó a Buddy Holly, en un tour que estaban llevando por tierra a través de un bus, pero debido a las malas condiciones que este ofrecía (no contaba con calefacción adecuada lo cual provocó el resfrío de varios integrantes del tour), se recurrió a este fatal “plan B”.

El hecho quedó marcado como “El día en que murió la música” y el cantautor folk norteamericano Don McLean dedicó su canción ‘American Pie’ en honor a los fallecidos. Ritchie Valens pese a su corta edad alcanzó a tener varios éxitos destacando ‘La Bamba’, que mas tarde inmortalizarían Los Lobos. Por lo demás el cantante logró impulsar la iniciativa para artistas nuevos y el Rock and Roll cantado en español.

Por su parte Buddy Holly es considerado como uno de los pioneros y precursores del Rock and Roll durante la década de los 50, e influencia reconocida de muchos artistas de la talla de The Beatles, Bob Dylan o The Rolling Stones entre muchos otros.

2. Juegos Fatales.

Uno de los accidentes mas absurdos de la historia del rock. El 19 de marzo de 1982, en medio de una gira junto a Ozzy Osbourne y mientras se dirigían a un Festival en Orlando, Florida, el talentoso guitarrista Rhandy Rhoads pierde la vida al estrellarse con una casa.

Al parecer todo se debió a una especie de “juego” que empezó a realizar el piloto Andrew Aycock, quien sobrevolaba el bus donde se encontraba el resto del personal de la gira, el piloto pasó volando tan cerca del bus con el propósito de asustar a los  que se encontraban en él, pero la suerte no lo acompañó y en una pasada le pegó con el ala , lo cual hizo que la avioneta se desviara hacia una morada, que terminó  por estrellarlos y no dejar a nadie con vida. También dentro de la avioneta se encontraba la maquilladora Rachel Youngblood.

3. El alma de blues que quedó en el cielo.

Stevie Ray Vaughan estaba en un período en el cual estaba volviendo al ruedo después de dejar en stand by su carrera debido a serias adicciones a los estupefacientes. El 26 de agosto de 1990 SRV y Double Trouble actuaron en el Alpine Valley Music Theatre de la localidad East Troy (Wisconsin), al terminar el show,  se estrelló en un helicóptero junto a cuatro personas mas que eran parte del equipo de Eric clapton y que se dirigían con rumbo a Chicago. En esta ocasión también el clima y la inexperticia del piloto jugaron la peor de las pasadas.

La muerte del tejano es una de las mas sentidas en el mundo del blues y el rock en general, la destreza e innovación con la cual aportó siempre será inolvidable. Un músico de la herencia directa de la escuela Jimi Hendrix y que para muchos es considerado su mejor alumno.

4. La maldicíon del rock sureño americano.

A veces se ha pensado que el rock sureño americano está maldito, debido a los trágicos desenlaces tanto como para The Allman Brothers-banda que perdió a dos de sus mas talentosos integrantes en impactantes choques en motocicleta-como también para los Lynyrd Skynyrd, que el 20 de octubre de 1977 en un viaje aéreo a través de  Gillsburg, Mississippi, murieron el cantante, Ronnie Van Zant, el guitarrista, Steve Gaines, su hermana, la corista Cassie Gaines y el mánager Dan Kilpatrick.

Durante la década de los ochenta el hermano menor del fallecido vocalista, Johny Van Zant, revive la banda en un estilo un poco mas hard rock, mas que nada a modo de tributo que de una seria continuidad. que la banda ha seguido adelante, el período de oro siempre quedó en a memorabilia del rock con la formación original que falleció de esta forma tan abrupta.

5. Una gran voz se apaga

Una de las muertes mas sentidas en pleno período del auge del soul sin duda que fue la de Otis Redding, justo en su mejor momento, había alcanzado el número 1 con la canción ‘Sittin’ the Dock of the Bay’. Una voz extremadamente talentosa que podía cubrir diversos matices.  tan sólo 3 minutos de su destino, el avión que lo llevaba a él  junto a su banda de soporte, los Bar-keys, se estrelló en las afueras de Madison, exactamente en Lake Monona.

Múltiples tributos han ocurrido desde que esta gran voz nos dejó a sus cortos 26 años, entre los cuales se destaca la gran versión para su tema ‘Hard To handle’ grabada por The Black Crowes en su disco debut de 1990.