Cancionero Rock: “All Mine”- Portishead (1997)

La obsesión, el voyerismo y el psicoticismo siempre han existido en las canciones. Y a veces en las menos pensadas. Beth Gibbons, con esta canción, que tiene estos elegantes tintes jazz cincuenteros y un tempo perfecto, habla del amor, sí, pero de ese amor envolvente, pegadizo y tan obsesivo que se pasa “al lado oscuro”, al hecho de sentir tanto por una persona que quieres volverla completamente tuya.

La canción arranca llena de frases bonitas de amor (Todas las estrellas pueden brillar/Todas las nubes pueden ser blancas/Pero cuando sonríes/Ohh como me siento tan bien”).

All the stars may shine bright
All the clouds may be white
But when you smile
Ohh how I feel so good

Pero conforme al avance se va transformando, volcando toda esa pasión y frases poéticas hermosasy sin dejar la poesíaen algo oscuro y perturbador. Pero es increíblemente romántica todavía y su melodía una delicia, y cuando se torna oscura, más intensa se muestra.

No habla abiertamente de un psicópata, pero si puede ser sobre la obsesión inicial que tienes en nuevas relaciones. (No vas a escapar/Amordazado y atado/No hay donde esconderse/Todo mío…/Tienes que ser/No te resistas/Nosotros existiremos/Hasta el día que muera/Hasta el día que muera/Todo mío/Tienes que ser”).

You shan’t escape
Tethered and tied
There’s nowhere to hide from me
All mine…
You have to be
Don’t resist
We shall exist
Until the day I die
Until the day I die
All mine…
You have to be

Está expuesta de forma inocente, lo cual es lo más honesto y que más llama la atención, por ejemplo, ¿qué pasa con los sentimientos abrumadores que tenemos cuando empiezas a salir con alguien del que te enganchas demasiado y quieres llamarlo(a) todos los días y todo el tiempo? Siempre quieres estar cerca de ellos y quieres estar con ellos para siempre. Pasa de manera espontánea, pero en ese momento, sin quererlo, compartes las características de un psicópata, y cuando el asunto no es correspondido (generalmente es así) la cosa se torna más desquiciada y oscura y te somete pasionalmente a algo absolutamente fuera de sí. 

Portishead es una banda tan sublime como oscura y esa idea escrita por Beth Gibbons para el segundo disco (el homónimo de 1997), puesta con esa maravillosa música, suena totalmente inquietante, pero muy reveladora al mismo tiempo:



Por Patricio Avendaño R.

Disco Inmortal: “Dummy”- Portishead (1994)

A veces los que construimos esta página nos cuestionamos y discutimos sobre que lleve el apellido “rock” y comentar así desde ese punto de mira el contenido que se escribe, sin duda queríamos que se identificara con este estilo tan amplio pero a veces un tanto hermético cuando se piensa en el estricto rigor de la palabra. El propósito en el que todos estamos de acuerdo-debido a los gustos tan disímiles de equipo- es que, si nos vamos a saltar un poco ese a veces querido y otras odioso apellido de nuestro medio, se fija como norte que sean bandas que propongan rock en el sentido de la innovación, de aporte, de mirada contracultural, o de ímpetu transgresor, revolucionario y a veces muy original para lo que es la señal de nuestros tiempos.

Dicho eso, en ese saco nos cae Portishead, banda revolucionaria musicalmente, aportando no tan solo originalidad y frescura a la música contemporánea, sino que prácticamente creando un nuevo estilo a su manera con el adorable acuñado trip hop que realizan. El “Dummy”, su debut, es una placa madre de todo ese sonido y llegó en un gran momento apropiándose y enamorando a un público que disfrutaba tanto del hip-hop puro y duro, como el dream pop, la sicodelia y hasta a enamorados del soul, funk, rock y jazz.

Por ahí converge lo que hace la banda que tiene como puntales a dos grandes talentos como Geoff Barrow y Beth Gibbons, el primero creando más que un sonido, atmósferas etéreas e innovadoras muy locuaces y ella, la reina de la dulzura vocal espectral y oscura al mismo tiempo. Todo conjugó en un resultado extremadamente sublime para los tiempos que vivíamos, con un disco que te proponía muchas cosas: sonidos sombríos, volátiles y por sobre todas las cosas: sumamente atrapantes.

Patentando el sonido de Bristol, Portishead desarrolló aún más a su estilo- no me atrevería a decir mejor que Massive Attack que ya venían dando grandes cosas- este sonido, con canciones muy melódicas, pero donde la tristeza y a veces hasta la claustrofobia estaba presente: ‘Roads’; sin tampoco dejar el groove y la onda: ‘Strangers’ y la penumbra absoluta de un sonido tan misterioso como excitante: ‘Sour Times’, quizá una de las mejores canciones paridas de los noventa, hablamos de 1994 cuando el grunge estaba en su máxima sobre exposición.

La tendencia no era pareja, aunque en rasgos generales lo pareciera: canciones como ‘It Could Be Sweet’, con un derrame brutal de versatilidad vocal de Beth Gibbons nos dejaba claro que había mucha lucidez además, en la magistral ‘Glory Box’ el jazz cincuentero, la desolación y una belleza mediante distorsionadores vocales nos retorcía el cerebro, convirtiéndose en uno de los temas más desgarradores de la placa: “I Just to Wanna be a Woman”, frase que deja dando vuelta en tu cabeza más de una vez.

Dummy y su debut, se cuelga del Blues, funk y rap/hip hop para hacer una especie de decadente y brillante soundtrack de nuestras penas, miedos y placeres. Su música nos transporta y lo mejor es que no necesitó que dejaras de militar radicalmente en otros estilos, o aunque así lo hiciera, te abría la cabeza de todas maneras a nuevos sonidos, algo que era imposible no dejarse seducir con este nuevo gran aporte a la música. Totalmente imprescindible y obra clave de todo un estilo.


Por Patricio Avendaño R.

Se anuncia reedición de 20 aniversario del “Dummy” de Portishead

Portishead_Dummy20_cover_RGBweb

Lo estuvimos considerando en nuestro especial de 20 grandes discos de 1994 y era predecible que este año se editara algo para celebrar el  20 aniversario del LP debut seminal de Portishead, “Dummy”, y la banda ahora lo confirma, ya que tiene previsto aprovechar la ocasión para reeditar el álbum en vinilo.

Los primeros 1.000 ejemplares de la reedición se realizarán en vinilo azul. Una vez que esas se hayan vendido, el vinilo se realizara en negro y en gramaje  pesado. El disco vendrá empaquetado en una portada desplegable y también incluye una tarjeta de descarga digital. Sin embargo, no hay pistas complementarias o de algún otro material. Será el disco tal cual se concibió originalmente hace 20 años según confirma el comunicado en su website.

Los pedidos anticipados comenzarán el Miércoles, 13 de agosto a través de la misma página web de la banda que promete dar un link ese día.

“Dummy” sorprendió al mundo con su estilo oscuro, con matices hip hop con fusión jazz y vanguardia. Fue uno de los discos pilares del estilo trip hop que se desarrolló durante la década de los ’90’s en conjunto con bandas como Tricky y Massive Attack.

En cuanto a la banda actualmente, Adrian Utley recientemente anunció que los integrantes estaban reorganizando horariospara que pudieran trabajar en su cuarto álbum de estudio. Además, el grupo cuenta con una serie de conciertos europeos previstos para este verano, incluyendo en Francia, Paris, en el Rock en Seine y en el Electric Picnic Music Festivals de Irlanda.

Dos maravillosos tracks que fueron cartas de presentación del disco, ‘Glory Box’ y ‘Sour Times’:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=yF-GvT8Clnk[/youtube]

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=g7gutsi1uT4[/youtube]