“Fair Warning”: Van Halen expandiendo el abanico sonoro

“Fair Warning”: Van Halen expandiendo el abanico sonoro

Warner Bros., 1981

La agrupación oriunda de Pasadena, California, iba en un ascenso desenfrenado: un debut multi platino —equiparable al de Led Zeppelin (1969); junto a otras dos nuevas producciones, una por año a partir de 1978, que siguieron la buena senda. Terminaron vistiéndose de gala, el 29 de abril de 1981, para la cuarta placa de estudio: Fair Warning, como siempre escudados en perillas por Ted Templeman. Quizás el trabajo de mayor experimentación del catálogo —incluso a ratos oscuro; cuya portada y contraportada fueron adornadas con fragmentos de The Maze (1953), del por entonces recientemente fallecido William Kurelek —la cual representa su torturada juventud. La apertura quedándole a Mean Street, que tras el tapping decanta en un ritmo cuasi monolítico; una alta factura que se puede relacionar con el concepto de la pintura. De aquí saliendo el título del disco, que aparece en una imagen al interior del booklet: “…Y alguien dijo advertencia justa. El Señor derribará a ese pobre chico, convertido de cazado en cazador, que fue a cazar a alguien…”.

Dirty Movies, un lascivo medio tiempo, opuesta a la desenfrenada Sinner’s Swing. Hear About It Later, que reluce los siempre característicos coros agudos de Michael Anthony; antes de la llegada de Unchained —en un comienzo tentativo llamándose Hit the Ground Running. La carta fuerte de esta colección, desencadenada haciéndole honor a su nombre, como dato trivia tuvo una pequeña participación vocal del productor —“Vamos, Dave, dame un descanso”; recibiendo una respuesta inmediata de Lee Roth: “¡Se acerca un descanso!”.

Push Comes to Shove, de pausado tempo apoyado en las cuatro cuerdas, que le da paso al swing de So This Is Love. La bajada de telón quedándole a una fugaz dupla que podría funcionar como una sola: la instrumental, de vibra robótica, Sunday Afternoon in the Park; cuyo puente natural se extiende hasta One Foot Out the Door —la primera, según consta la ex-esposa de Eddie, fue compuesta por el estrés debido a la proximidad de la boda. Además en este par asomando con mayor injerencia el sintetizador, que con anterioridad tuvo cabida en Everybody Wants Some!! (1980), y que se volverá protagónico desde el álbum 1984 —añadiéndose el detalle que temas como Unchained o Hear About It Later, fueron concebidos inicialmente con las teclas. Saliéndose del molde habitual, Fair Warning hizo seguir creciendo a Van Halen; por ejemplo mostrándose a sus anchas en los tres clips promocionales —salidos en directo de una presentación en Oakland; y que tras un descanso de rigor que les otorgó Diver Down (1982), estarían listos para comerse al mundo con el ya mencionado 1984.