Fritz Demuth y La Floripondio: De sencillez, humildad y profunda creatividad

Fritz Demuth y La Floripondio: De sencillez, humildad y profunda creatividad

En medio de un contexto en que el estancamiento parece ser una constante, donde un virus no da tregua, y la campaña de vacunación parece ser insuficiente frente a incongruencias constantes de un Estado que prioriza la reactivación económica por sobre las vidas de una comunidad en eterna vulneración, desigualdad, pobreza y desprotección. Sin embargo, no todo parece estar perdido cuando el arte y la cultura se transforman en verdaderas trincheras de cordura, algo así como espacios de distención, protección y resiliencia frente a miles de muertes que hoy son nuestro panorama cotidiano, muertes que son números, números que son personas, personas que son olvidadas por un gobierno indolente e insensible. Música y creatividad que nos mantienen en pie, sonidos y coros que nos permiten ser críticos y mantener prudencia en medio de una realidad casi distópica, algo que se puede sintetizar con “Heaven is a Place On Hearth” de Belinda Carlisle para June Osborne de la serie The Handmaids Tale.

Es por esto que cada lanzamiento se transforma en una pequeña luz de  esperanza y también de alegría. Hoy la música -para muchas, muches y muchos- es un verdadero refugio, y ante nuevos lanzamientos, es que la emoción nos desborda, puesto que simboliza que la creatividad de muchos artistas y agrupaciones está en su mejor momento. Y sobre esto es que conversamos con Fritz Demuth, baterista histórico de la banda nacional La Floripondio, una de las bandas más populares del circuito musical chileno, agrupación que durante 30 años no ha defraudado y durante el primer trimestre del 2021 nos sorprendió con una apuesta audiovisual completamente notable, y sobre esto nos comenta que la idea nació “porque a nosotros nos ofrecieron en un montón de partes hacer shows en línea, pero a nosotros nos parecía fome, pero también nos parecía fome no hacer nada. Así que quisimos hacer algo, pero algo que nos gustara hacer, así que por eso hicimos ese video en particular, porque nos dio ganas de hacerlo, teníamos el tiempo para hacerlo y eso era como para presentar alguna propuesta”.

Es evidente que las diversas influencias sonoras y armónicas que tiene este video nos aproximan a un nuevo trabajo de la banda, y ante esto es que, analizando detenidamente el carácter de la narrativa del video, es posible desprender que el impacto de la pandemia también le complicó a la banda comandada por el Macha, a lo que Demuth nos comenta que la crisis sanitaria “No deja de ser fome porque no se puede tocar, y es como el momento en que lo pasamos mejor cuando hay tocatas, se disfruta y lo hacemos, entonces no hacerlo es fome”. Sin embargo, no todo es tan terrible, y bajo esta perspectiva es que Fritz considera que para la banda también ha sido un proceso de positiva productividad, agregando que “Igual hemos hecho música, estamos terminando un disco nuevo aparte del video que ustedes vieron. Hemos logrado experimentar un poco cosas que a veces no hacíamos, cosas que a veces nos llevaba el ritmo de otras cosas. Entonces, igual tratamos de ver la parte positiva, el hacer cosas nuevas, el como mezclar, nos dimos tiempo para juntarnos, conversar, escuchar los temas nuevos, como reposar un poco. Y por otro lado, sufrir la falta de las tocatas”.

Bajo este manto de productividad, y el hermoso adelanto que nos regalaron en enero del presente año, es que es Fritz -lejos de aventurarse a dar una fecha específica del lanzamiento de este nuevo disco- nos comentó a grandes rasgos que este disco representa este momento histórico en códigos “Floripondianos”, en palabras del artista “Yo creo que es un disco super “Floripondiano”… como todos, y que da cuenta como lo que nos gusta en realidad… Generalmente todos los discos representan lo que tenemos en la mente en esa época, ahora este disco tiene eso, como que tuvo la mente en el 2021 y además es imposible no estar permeado por la pandemia, por el estallido social y por todas las cosas que han pasado en este tiempo, es imposible que eso no esté contenido en la música tampoco. Entonces, tiene de eso, y tiene todo de lo que hemos hecho hasta el momento, desde que empezamos hasta ahora. Entonces, finalmente es como un nuevo eslabón de la cadena de progresión que han tenido los discos también, los estados de ánimo. Ahora, yo creo que este disco tiene harto de cosas que nos hemos dado el tiempo de experimentar cosas que estaban pendientes, alguna idea a desarrollar más, meter algunas ideas ancestrales y como eso”.

Es evidente que con todo el tiempo que ha pasado hemos tenido tiempo -de sobra- para reflexionar en retrospectiva sobre nuestras vidas, y la Floripondio no ha sido la excepción. En este sentido, para la banda pensar su evolución significa retroceder casi 30 años, pensando la música, el arte y las relaciones internas de la banda, como un mágico viaje en donde la gratitud y la confianza son los pilares fundamentales para hacer buena música y con buenos amigos, en palabras del artista “Yo creo que [la evolución] es super natural, se da porque nos gusta, es lo que hacíamos siempre y que se nos quedó como una costumbre que nos provocaba bienestar. Hay gente que durante 30 años se juntan a tomar tecito o se juntan a hacer asado, o jugar fútbol, nosotros nos juntamos a tocar y eso no ha dejado de gustarnos, entonces yo creo que lo hacemos por eso mismo, porque nos seguimos entreteniendo, lo seguimos pasando bien”.

A su vez, es preciso recalcar que a razón de estas casi tres décadas de trayectoria, la Floripondio ha crecido no solamente como banda, sino que también ha crecido al son de su fanaticada viéndolos como jóvenes, que hoy son madres y/o padres, pero que también hoy comparten con sus hijas, hijes e hijos que disfrutan también de la banda, un recambio generacional que para la banda ha sido una grato proceso “Tenemos público de distintas generaciones, unos que son de la generación de nosotros, y otros que son de generaciones más chicas, algunos más grandes, y eso lo encuentro que es súper bueno, un público heterogéneo, de repente se da hasta el público familiar. Por ejemplo algunas tocatas acá en Villa Alemana, en el Club Peñablanca, eran tocatas para un grato ambiente familiar”.

Es evidente que el tiempo no pasa en vano, y que para La Floripondio ha sido un hermoso proceso de redefinir y replantear nuevas formas que confluyan en el nuevo sonido Floripondiano, ante esto, es que la música internacional, ancestral e influencias personales son las que construyen cada tema como una pieza de hermosa precisión al sonido mas tradicional de una de las bandas que no falta en el imaginario nacional, es por esta razón que nos comenta que los procesos creativos fluyen como “cosas naturales, como cuando tu tienes una influencia de cualquier cosa, no es deliberado, entonces hay cosas que nosotros vemos y que nos gustan, y que de repente las comentamos y se empiezan a internalizar y uno como que las incorpora dentro de su propia cultura, las introyecta, uno se va permeabilizando con eso, como que te hacen sentido. Y obviamente hay parte de esas culturas que nos hacen más sentido que otras, nos encontramos con esas cosas, entonces siempre es enriquecedor”.

Si hay cosas que no te gustan las desechas, o te das cuenta de las cosas que no te gustan, también sirve. Entonces, creo yo que no es un acto deliberado, sino que es acto que tiene que ver con lo que sintonizamos, con lo que nos hace más sentido, con eso. De repente hay distintas miradas de un mismo fenómeno por ser de otras partes del planeta, la gente ve las cosas con una pequeña diferencia, entonces todo eso te va mostrando espacios de desarrollo, de alternativas de que algo puede ser de otra manera”.

Evidentemente la sencillez y humildad son las palabras que caracterizan a una de las bandas más icónicas de la escena nacional post-dictadura, una banda que se arma desde la bases más sólidas de la amistad, un grupo de amigos que se junta a hacer lo que les gusta y que vieron en el arte, un modo de musicalizar infancias, juventudes y adultez de muchas, muches y muchos. Es por esto que el nuevo material de la Floripondio llega para vacilar lo que queda de este pandemia que nos quitó todo, menos la música.