Greta Van Fleet- Anthem of the Peaceful Army (2018)

Soundgarden, Nirvana, Oasis, The Strokes y tantos más. Cada cierto tiempo, la industria musical se sacude el letargo señalando con el dedo a alguna banda que nos pueda devolver la magia de algo que suene parecido a las glorias fundadoras del rock. Greta Van Fleet está de turno. Los cuatro jóvenes de Michigan tienen la peculiaridad de verse y de sonar riesgosamente similares a Led Zeppelin y por esto mismo su ascenso ha sido meteórico, estando bajo la lupa de los rockeros desde su aparición en 2013.

El año pasado, bastó un EP para que su nombre se hiciera mundialmente conocido y ahora ha llegado el momento para graduarse con un esperado álbum debut. Tras escuchar “Anthem of the Peaceful Army” es evidente que potencial y técnica tienen de sobra. Pero el mayor problema que dibuja este trabajo, es la presión que se olfatea por exudar Zeppelin por todos lados. Sin embargo, reitero que hay potencial, y eso ya es atribuirle ganancias a este disco que presenta canciones de buena factura, como “Age of Man”, “The Cold Win” y “When the Curtain Falls”, una gran oleada hardrockera muy bien lograda, con una guitara súper abrasiva, la voz privilegiada de Josh Kiska, la cual tiene todo para crecer, y un baterista que aterriza justo detrás del ritmo, tal cual lo hacía Bonzo. Nostálgica jugada.

La segunda mitad se descompensa y resulta más convencional. Pero hay dos temas muy valorables, como “Brave New World” y su elaborada conjunción instrumental y atractiva variedad vocal. Un toque blues preciso. Y “Lover Leaver (taker believer)”, que son seis minutos de batería zeppeliana y aullidos que permiten deslizarse por un ritmo sinuoso y con mucho estilo, elegancia, sensualidad y calidad en los solos. Cerrar así un debut que se sabía esperado, demuestra que todo fue bien estudiado porque termina arriba, con grata impresión, tanto por sentir que estás escuchando a Plant y compañía en 2018, como por el virtuosismo que se asoma cada tanto en sus propias interpretaciones.

Para los más jóvenes, que una banda suene así es una novedad, y eso para Greta Van Fleet ya es ganar. Para los que escuchamos música hace rato, es preguntarse si el sonido de los ‘70 es lo que está de vuelta y lo que dominará la industria, a partir de la propuesta del cuarteto de Michigan. Este “Anthem of the Peaceful Army” es hacerse cargo de aquello al mostrar que las coordenadas zeppelianas, musicales y estéticas, están plenamente identificadas y dominadas, lo que merece ponerles mucha atención a sus futuros pasos. En un par de temas se aprecia destreza y habilidad para la música, lo cual les deja la tarea escrita: busca tu propia voz y supera este debut interesante con un segundo (o tercer) álbum que hable de ti. Tras “Anthem Of The Peaceful Army”, lo mínimo que podemos hacer es creer en lo que proponen.

Macarena Polanco

Comentarios

Loading Facebook Comments ...