“High Voltage”: AC/DC saliendo de las fronteras australianas

“High Voltage”: AC/DC saliendo de las fronteras australianas

AC/DC inició su carrera con un doblete de 1975: High Voltage y TNT, pero ambos sólo a nivel local en Australia —distribuidos por el sello Albert Productions. Recién el 30 de abril del año siguiente llegó su debut internacional, cobijados bajo Atlantic, con una nueva versión de High Voltage —cuya portada dejó atrás la caricatura del perro orinando un contenedor eléctrico; para darle paso al incombustible Angus Young, vestido de colegial y armado de la Gibson SG, atravesado por un rayo. Época lejana en que la base de operaciones era, como fue la costumbre de sus primeros cuatro lanzamientos globales, los Albert Studios; y con la tutela de Harry Vanda y George Young —este último el hermano mayor de Malcolm y Angus.

Se trató básicamente de un compilado, regrabado, con lo mejor de las dos primeras incursiones —y que desechó cualquier atisbo del vocalista original Dave Evans. El inicio le corresponde a la gran It’s a Long Way to the Top (If You Wanna Rock ‘N’ Roll). Un himno, como de hecho lo sindicó Bon Scott —el cual gana mucha sonoridad por la gaita, mérito por ser escocés. Tan grande fue el arraigo de su figura en el tema, que tras su muerte en 1980 fue archivado y nunca más vuelto a tocar. Una que tiene mucho que ver con el deseo por ascender de AC/DC; que no fue fácil, como dictó el mismo título que de por sí es un acierto —y que en esa misma línea temática, le acompaña a continuación Rock ‘N’ Roll Singer.

The Jack baja las revoluciones, con una veta orientada al blues. Un modismo local que hace referencia a la gonorrea y que el cantante explicó en entrevista: “Vivíamos con esta casa llena de damas, que eran muy amigables, y todos teníamos la enfermedad. Así que escribimos esta canción; y la primera vez que la hicimos en concierto, estaban todas en la primera fila sin tener idea de lo que era. Cuando llegó el momento de repetir ‘¡Ella tiene la gonorrea!’, las señalé una tras otra”. El guitarrista líder añadió que: “Después de eso, donde sea que la tocáramos, las chicas del público correrían hacia el fondo de la sala”. Por lo general este es el punto en directo en que, con un conveniente alargue, Angus realiza su conocido striptease de chaqueta y camisa; que incluye darle la espalda al público y mostrar los calzoncillos con la bandera donde se encuentren.

Live Wire, que parte tímida con el bajo de Mark Evans —único eslabón que no corresponde a la alineación clásica de los 70’s; de manera paulatina sube las revoluciones para decantar en TNT, una favorita del catálogo y en especial en vivo —Angus siempre aleonando a la audiencia, al comenzar, con los “Oi! Oi! Oi!”. Tras los medios tiempos de Can I Sit Next to You Girl y Little Lover, Bon se desmarca en la individual con la áspera She’s Got Balls: endosada para su esposa Irene, debido a sus quejas por nunca haberle escrito una canción, y que después de ello lo abandonó. La bajada de telón, en tanto, le queda al tema homónimo: High Voltage, en un claro tributo al eléctrico nombre de AC/DC; y que fue el primer asomo de Phil Rudd en la batería.

Pese a las críticas mixtas en un comienzo, el tiempo no demoró en darle contundente razón a los oriundos de Sídney; en lo que para el resto del mundo fue una honesta y rockerísima piedra fundacional. El sonido siguió siendo el mismo desde ese entonces, sin ni una pizca de cambio, teniendo claro que ya habían dado con la fórmula ganadora; viéndose una y otra vez en producciones que se volvían más aplastantes con el pasar de los años. High Voltage, pese a que todavía estaba alejado de las grandes entregas, fue cuando todos supieron de Angus Young; el gran creador de riffs que esculpió su propio nombre en roca sólida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *