Iron Maiden en Chile: El octavo rugido de la bestia

Iron Maiden en Chile: El octavo rugido de la bestia

Desde temprano se respiraba en la ciudad ese aire a que un gran evento estaba por venir. En el metro, las micros, las universidades, la típica polera negra inmortalizada con la tipografía “Iron Maiden” y Eddie, en alguna de sus tantas famosas poses, se erigía como la vestimenta del día, porque la banda británica tocaría esa noche para confirmar que su vínculo con Chile envejece en excelente estado. A las 16:00 hrs. ya había una larga fila de fanáticos esperando por entrar, la mayoría viajeros de regiones y que demoraron hasta 6 horas en llegar a Santiago; no había que faltar a la cita con esta insignia del metal.

Casi 3 horas después The Raven Age, banda liderada por el hijo de Steve Harris, dieron el inicio con un buen metal melódico y sorprendieron a los presentes, aunque debieron sortear desperfectos técnicos de iluminación. Luego fue el turno de otros gigantes del metal. Anthrax, cuyo último disco salió recién del horno ( puedes leer la reseña aquí) dio entrega de clásicos de su exquisito repertorio provocando delirio total en el estadio que a esa hora estaba al 70%; los norteamericanos dejaron al público con la energía a mil para disfrutar del plato fuerte de la velada. Cerca de las 21.30 hrs Iron Maiden daba inicio a su octava presentación en Chile ante cerca  de 50 mil personas.

Al inicio hubo algunos problemas de sonido que se superaron rápidamente. La banda partió con lo más destacado de “The Book of Souls”, su último álbum lanzado en agosto pasado (reseña aquí). Pero la primera gran conexión se dio con “Children of the Damned” tema perteneciente al magnífico “The Number of the Beast” y que fue gritado a todo pulmón, provocando el estallido de bengalas en la galería.

Ante los acordes de “The Trooper”, los fanáticos saltaron, gritaron y la corearon como el himno que es, mientras Bruce hacía su típico despliegue escénico para este tema, agitando la bandera de su país y dando muestras de que su calidad vocal permanece intacta. Tras ese clásico vino “Death or Glory”, canción en la que Dickinson usó una máscara y el escenario se llenó de fuego. Hasta ese momento la escenografía era mínima, algo inusual en el despliegue escénico de los shows de la banda.

Hasta que llegó el turno de Eddie, el que apareció personificado durante “The Book of Souls” y se enfrentó a Bruce, quien terminó arrancándole el corazón y haciendo una especie de sacrificio, en una puesta en escena de gran factura  que dejó a todos muy emocionados. Luego de ese momento, que nos conectó con la esencia y el concepto del álbum nuevo, regresó la euforia con “Hallowed Be Thy Name”, uno de los puntos más altos de la jornada. Formidables solos de guitarra de Dave Murray y Janick Gers coronaron el momento. Luego vino la maravillosa interpretación para “Fear of the Dark”, cuyo coro inconfundible fue cantado a todo pulmón por los casi 50 mil presentes.

El bis entró con “The Number of the Beast” para que todos siguiéramos explotando de emoción; fuego y una figura del demonio sobre los músicos fueron el marco ideal. “Blood Brothers” y “Wasted Years” cerraron el show de Iron Maiden en Chile, luego de dos horas de una selección de grandes temas y geniales interpretaciones. No sólo Bruce Dickinson se entregó al máximo, cantando como siempre, hablando y haciendo partícipe al público de otra fiesta de calidad musical. Aplausos por mil para Steve Harris, quien con sus habituales solos de perfecta ejecución se llevó varias ovaciones.

Smith, Murray y Gers también se fueron con lo suyo, porque esta máquina de hacer buena música está perfectamente aceitada y, aunque pasen los años, la entrega es la misma, la fiesta es mejor y los fans son nuevos, pues si bien el promedio de edad de los asistentes fue de unos 34 años, había muchos adolescentes con sus padres, uniformados con la camiseta negra que te hace parte de una historia fundamental del metal. Si vas a China no sabrás comunicarte con nadie, pero si te ven con la camiseta de “Iron Maiden” sabrán perfectamente quién eres. El lenguaje de Eddie y los británicos es universal y Chile es parte del grupo de avanzada.

Setlist:
If Eternity Should Fail
Speed of Light
Children of the Damned
Tears of a Clown
The Red and the Black
The Trooper
Powerslave
Death or Glory
The Book of Souls
Hallowed Be Thy Name
Fear of the Dark
Iron Maiden
The Number of the Beast
Blood Brothers
Wasted Years