Layne Staley, Kurt Cobain, el 5 de abril y el ocaso de toda una generación

Layne Staley, Kurt Cobain, el 5 de abril y el ocaso de toda una generación

El día de hoy es un día de mucha nostalgia para el rock en general, dos grandes figuras e íconos generacionales tan influyentes y portadores de un montón de emociones transmitidas a través de su música-dada la fatídica coincidencia, aunque en años distintos- murieron el mismo día.

De alguna u otra forma y desde abril de 1994 que la llegada del otoño coincide con el recuerdo de no tan solo la muerte de ellos como grandes músicos y compositores, sino que el de toda una generación y movimiento musical.

Aunque el suicidio de Cobain es quizá lo más fuerte que hemos vivido los que crecimos con su música en la década de los ’90’s, lo de Layne Staley y su muerte por sobredosis también tiene mucho en común, ambos tanto física como sicológicamente emprendieron claros caminos de autodestrucción, basados en síntomas similares y que fueron víctima de una especie de depresión crónica- muy reflejada en sus letras por lo demás- y que en gran parte se debió a consecuencias de sus relaciones y exposición mediática.

En esta suerte de homenaje, queremos recordarlos de manera muy apegada a lo que rodea esa melancolía, tristeza y ese lado oscuro reflejado en sus canciones, las cuales a la vez se convirtieron en bellísimos himnos y momentos imposibles de obviar de nuestras memorias al momento de la reflexión, en cuanto a lo significativas y proféticas que éstas han sido.

Partimos con Kurt Cobain y esta estremecedora versión de ‘Where Did You Sleep Last Night’ de Leadbelly, una canción que dice mucho de lo que estaba pasando en torno a su relación con Courtney Love y que, dicho sea de paso, fue grabada a tan solo unos pocos meses de su muerte, siendo parte de un disco que curiosamente resaltaba las influencias no tan vistas anteriormente por parte del trío, donde pudimos dar cuenta incluso de direcciones musicales que podrían haber sido preponderantes en un supuesto futuro de la banda. El tema es el cierre de aquel inmortal disco, Nirvana “MTV Unplugged in New York “

Las canciones de Alice in Chains o la manera de componer de Layne Staley ya a estas alturas es bien sabido que siempre se interpretaron como una “crónica de una muerte anunciada”, tanto en ese espíritu derrotista y depresivo como también en la esencia pura de lo que Alice in Chains representaba y que identificó a toda una generación.

Quizá esta canción “Nutshell”, que habla de la soledad y la difícil misión de afrontarla, es una (entre muchas) bastante significativas desde esta perspectiva, su esencia es tan melancólica que incluso emociona hasta las lágrimas al recordar la imagen del vocalista y algo que lo hace mucho más al verlo ahí, como bien ido en esta presentación unplugged de 1996:

Kurt Cobain ya para inicios de 1994 empezaba a sentir que su vida se venía abajo, después de serias recaídas con las drogas y fármacos, las cuales lo tuvieron al borde de la muerte en lo que se presumió como el primer intento de suicidio del rubió ícono. Más tarde, o más bien dicho unos pocos días después en que la situación del círculo que rodeaba a Cobain  (llámese músicos, amigos y gente de la discográfica), era de alerta, se realizaron reuniones en las cuales se instó a Cobain a internarse en una clínica de rehabilitación, a lo cual accedió el 30 de marzo pero no por mucho tiempo, dos días después en plena noche se escapó para tomar un avión de Los Ángeles a Seattle, donde recorrió lugares y gente conocida, de la cual prácticamente nadie intuyó que lo que estaba haciendo era una especie de despedida. Alrededor de una semana después fue encontrado en la habitación sobre el  garage de su casa con claros indicios de una bala metida en la cabeza. Era el hombre que no pudo resistir y dejó el mundo en que vivió en pos de un supuesto bienestar para su hija Frances y para terminar de la forma más drástica su constante dolor, tanto físico como emocional.

El 5 de abril del año 2002 fue la fecha que se estimó para la muerte de Layne Staley, el cuerpo fue encontrado el 19 de abril y todos supimos de la desgraciada noticia el día 20. Un día frío, amargo, donde una pena inundó todo nuestro corazón. El fatídico suceso tuvo parte en  su casa y al lado de su cuerpo habían claros rastros de un cóctel de drogas entre los que se dedujo que la causa principal de esta sobredosis la produjo la letal mezcla de la heroína y la cocaína, también conocida como “speedball”.

Te recordamos el comunicado oficial de su muerte que fue escrito por la banda en conjunto:

“Es bueno estar con amigos y familiares en nuestra lucha por hacer frente a esta inmensa pérdida … y tratar de celebrar esta inmensa vida. Estamos buscando todas las cosas usuales: el consuelo, el propósito, las respuestas, algo a que aferrarse, una manera de dejarlo ir en paz. Sobre todo, nos sentimos desconsolados por la muerte de nuestro bello amigo. Él era un hombre dulce, con un agudo sentido del humor y un profundo sentido de la humanidad. Él era un músico increíble, una inspiración y un consuelo para muchos. Él hizo música genial y se la regaló al mundo. Estamos orgullosos de haberlo conocido, de haber sido sus amigos, y de haber creado música con él.

Durante la última década, Layne había luchado mucho – sólo podemos esperar que él haya encontrado por fin un poco de paz.

Te amamos, Layne. Muchísimo. Y te extrañaremos… eternamente.”

Mucha gente, sobretodo sus más cercanos como Jerry Cantrell (quien hasta el día de hoy sigue devastado con el fatal suceso), el bajista Mike Inez  o Mark Lanegan comentaban lo tremenda que era su sonrisa, muy reconfortante,  cosa que nosotros tuvimos poca oportunidad de ver. Las personas que se relacionaron con Staley siempre dijeron que era un tipo que nunca hablaba mal de nadie, ni hacía comentarios racistas ni juzgaba a nadie, sólo a sí mismo.

‘Down in a Hole’, otra bella y oscura canción extraída del unplugged:

Dos mártires del rock. Es curioso ya notar a estas alturas como la trascendencia de estas bandas continuará sin borrar huellas algunas, las nuevas generaciones que siguen descubriendo su música vibran mucho más con ella que con cualquier invento musical salido del siglo XXI, toda la concepción musical inspirada netamente en sentimientos depresivos, de dolor y salidos directamente desde el fondo de su alma nos da cuenta que seguirán transmitiéndose de generación en generación y convirtiéndose -si es que ya no lo son- en verdaderos clásicos del rock; y totalmente interesante lo que pudieron lograr y hasta dónde llegaron logrando emociones tan fuertes en la música.

Por Patricio Avendaño R.

Te dejamos como bonus con este interesante documental de las últimas 48 horas vividas por Kurt Cobain:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *