“Michael Schenker Group”: el debut solista de un maestro de la guitarra

“Michael Schenker Group”: el debut solista de un maestro de la guitarra

A fines de los 70’s se retiró de la maquinaria que él mismo fue responsable en UFO, ayudó a su hermano mayor en Scorpions —en algunos temas que formaron parte de Lovedrive (1979); pero Michael Schenker allí tampoco se sintió cómodo. Rechazó invitaciones de Aerosmith y Whitesnake, para decantarse por la opción más convincente: su propia banda, abreviada como MSG —fichada por un nombre que conocía muy bien, el sello Chrysalis, el cual también tenía en su parrilla de artistas a UFO.

Regresó a Londres, y montó allí la base de operaciones. De paso descubrió a un joven cantante, llamado Gary Barden, quien se terminó volviendo uno de los escuderos más fieles del guitarrista alemán. El resto de Michael Schenker Group, en aquella etapa inicial, fueron músicos de sesión; pero de alto nivel y que a futuro resaltarían muchísimo —Don Airey en teclados, que ya venía de trabajar en Rainbow; Simon Phillips en las baquetas, colaborador de Jeff Beck y luego el baterista de larga data de Toto. Antes de ser descartado, estuvo en unas primigenias maquetas el mismísimo Billy Sheehan —por aquel entonces bajista de Talas, a futuro un insigne Mr. Big.

El debut homónimo, puesto en estanterías para agosto de 1980, contó tras las perillas con Roger Glover; otrora encargado de las cuatro cuerdas de Deep Purple, por esa época militante en los ya nombrados Rainbow. En la portada figura el capitán a cargo, sentado en una silla médica donde predomina el claroscuro; imagen que fue utilizada para el clip del primer tema, y single promocional que sirvió de adelanto: Armed and Ready. Rock directo y al hueso; siempre cargado a los buenos riffs, como dicta la tradición, y con coros hechos para grandes arenas y estadios.

La otra faceta es inclinada en parte a lo melódico, donde las teclas tienen injerencia. Es el caso de Cry for the Nations y Victim of Illusion; con Barden que pese a que no se le conoce fuera del árbol genealógico de MSG, a diferencia de muchos otros colegas que fueron pasando por allí, saca adelante la tarea —y con desplante de sobra en vivo. Bijou Pleasurette; muestra de poco más de dos minutos, valida a medias entre teclado y guitarra, se le puede relacionar por vibra a Lipstick Traces de UFO —no siendo extraño que ambas fuesen tocadas seguidas en concierto.

La jovial Feels Like a Good Thing le da lugar a una carta fuerte de la entrega: Into the Arena. Instrumental de talla mayor; que pese a sus cambios de ritmo, todo va en ascenso —en un verdadero lucimiento en las punzantes seis cuerdas. Looking Out from Nowhere y Tales of Mystery, medios tiempos mueven hacia lo nostálgico, queda despejado para Lost Horizons; la larga duración de esta colección, empinada por sobre los siete minutos, en un despliegue cuasi progresivo.

El teutón cimentó una fructífera carrera, que pegó fuerte hasta iniciados los 90’s —especialmente en Europa y Japón; con bastante actividad, y capacidad de sacar ases debajo de la manga con facilidad. Desfilaron allí grandes figuras como los ex-Rainbow Cozy Powell y Graham Bonnet, su antiguo compañero Paul Raymond —fallecido en abril de 2019; Jeff Pilson y James Kottak. Pese a que a ratos ha sido puesto en pausa, para darle cabida a una infinidad de proyectos paralelos, es el más próspero que lleva la firma de Schenker. Y esa piedra fundacional ahora llega a los cuarenta años, manteniendo la frescura intacta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *