Molotov en Viña 2004: Cuando el power mexicano incendió la Quinta Vergara

Molotov en Viña 2004: Cuando el power mexicano incendió la Quinta Vergara

“Baila rica nena / sabrosito / baila rica nena / más pegadito / Me gusta chichi / me gusta chacha / yo quiero que me des / que me des papaya”, se escuchó en el escenario de la Quinta Vergara aquel 22 de febrero del 2004, cuando Molotov hizo explotar el Festival de la canción de Viña del Mar.

Ya habían tocado Fito Páez y Joe Vasconcellos, entre otros, en la penúltima noche del Festival. Molotov era el grupo que cerraba la gala y lo haría con todo el “power mexicano”. “Here we kum”, fue la elegida para abrir los fuegos de una presentación que se recuerda como una de las mejores que se hayan registrado en Chile por los mexicanos.

“Voto Latino” proseguía en una noche que se comenzó a calentar con el pasar de las canciones. A pesar que ya era bastante tarde, los creadores de “¿Dónde jugarán las niñas?” querían dejar su huella tal cual como lo hizo Faith No More, algunos años atrás.  “En México no nos gustan que nos mientan”, relató Ismael ‘Tito’ fuentes para dar paso al primer éxito de los mexicanos: “Gimme tha power”.

Con hartos mensajes al ex-presidente de los Estados Unidos, George Bush, los ‘cuates’ prosiguieron con “Frijolero” haciendo bailar y cantando a la galería, recordando la apatía que le tenían al gobierno del ‘Tío Sam’ por estar librando la guerra en Irak y Afganistan.

Fue una larga noche y la transmisión estaba por finalizar. Sin embargo, la gente estaba esperando, tanto en el mismo recital como en casa, que los mexicanos tocaran el éxito del primer larga duración como es “Puto”, pero estos les respondieron desafiante con “Changüich a la chichona”, para luego proseguir con “Hit Me” del aplaudido “Dance and Dense Denso”.

Los tiempos estaban acotados y ya sabían que les quedaba poco en el escenario. Por ello, sacaron un momento casi irrepetible y con una voz bebé, Micky comenzó a llamar en el público si “había alguna chica que quiera bailar con nosotros”. Una de las primeras en acompañar a los mexicanos fue la actriz chilena Antonella Ríos para luego subir a casi 30 mujeres. Con las féminas en el escenario, comienza “Rasta-mandita” y explota la Quinta Vergara. La protagonista de “Los Debutantes” bailó de una forma muy peculiar la canción, robándose todas las miradas y una portada del diario Las Últimas Noticias en su edición de día lunes, pues colaboró con las bromas de la banda mientras extendían el pegadizo y erótico tema.

Sale al escenario Antonio Vodanovic  junto a Myriam Hernández para despedir a los aztecas. El público no aceptó que salieran a cortar el concierto y comenzaron las pifias las cuales incomodaron a los animadores, quienes fueron tratados de censuradores por el tono político y confrontacional de Molotov. Eran pasadas las 3 de la mañana, cuando comenzó a sonar el beat box de “Puto”, cuando los interrumpe nuevamente Vodanovic para, de una manera apurada, comenzar la repartición de premios al por mayor. El noveno single del álbum debut que se lo dedicaron a Bush, finaliza la transmisión televisiva, pero los mexicanos se rebelaron y entregaron  dos canciones más a un público que invadió la platea con “Chinga tu madre” y “Mátate-teté”, rematando una noche inolvidable en un certamen que no siempre invita a bandas del calibre de Molotov para hacer una presentación, que de antemano, se sabía que tendría connotaciones políticas, sexuales y rítmicas. Los de Distrito Federal sellaron su paso por el escenario más importante de Chile dejando la marca histórica y contestataria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *