Muse en Chile: El rock de estadios nunca muere

Muse en Chile: El rock de estadios nunca muere

La primera vez que uno escuchó “Psycho”, el primer single del disco 2015 de Muse, supo que ese sería un gran hit. Eso quedó más que demostrado anoche, cuando cerca de las 21:10 hrs. de manera repentina, se apagan las luces del recinto, y en menos de 5 segundos se encienden las pantallas con la imagen del sargento y su reprimenda que ya conocíamos del video oficial y que sirve como intro a una canción que la banda ya venía anunciándonos en vivo desde el 2008 (video) pero que recién en su nuevo disco tomó forma para convertirse en la grandiosa apertura de su gira “Drones”. Con una cancha saltando en su 90% desde el inicio del concierto y el recinto casi completo en su totalidad se daba la partida a un show intenso y potente.

A 20 minutos del inicio parecía que el Movistar Arena no se iba a llenar, y uno pensaba en el precio de las entradas como la causa principal, aun cuando solo hasta ayer quedaban disponibles algunas plateas bajas y canchas. Finalmente solo la cancha se mostró con espacios, donde poco más de 3/5 de su capacidad la completaron de una fanaticada muy fiel y animada que durante todo el concierto le demostró su cariño a la banda con sus saltos y canticos. Sin duda uno de los puntos altos de la noche fue el público de cancha.

El show siguió con “Reapers”, otra canción del último disco en que Matt Bellamy hacía gala de su tremendo talento en la guitarra. En esta canción en particular, en su parte final cuando el bajista Christopher Wolstenholme canta “here come the drones” uno esperaría que aparecieran volando algunos drones sobre el público, pero a la fecha no existen registros de aquello en sus shows, aunque la prensa chilena insistiese previamente en aquello, es algo que la banda tiene planificado implementar recién para su gira 2016. Fue seguida de una clásica de la discografía de la banda como “Plug In Baby”, de su primera etapa que marcan los primeros 3 discos y que son muy queridos entre los fans, donde llegó el primer momento en que Bellamy dejó el micrófono en el coro para que el público cantara a todo pulmón; y luego fue el turno de “The Handler”, otra de su disco 2015.

12118770_902782333132185_7648324010696907721_n

Ya a esta altura uno comenzaba a notar ciertos detalles en la voz de Bellamy, que no lograba o en algunos casos ni siquiera intentaba llegar a los tonos más altos, agudos y gritados de sus canciones, lo que no empaña en absoluto la presentación, si no que puede ser parte del desgaste natural de su garganta, lo que es entendible. Esto se repitió en otros temas más adelante en el show, ya que es un recurso bastante utilizado en su discografía, pero más allá de lo anecdótico la presentación en cuanto a la calidad interpretativa, potencia y el sonido que permitió el recinto fue redonda. Lo que se recalcó en la siguiente canción “The 2nd Law: Unsustainable”, casi instrumental que sonó a la perfección con sus ritmos robotizados.

Para seguir aquella canción del disco 2012, otra de las nuevas como es “Dead Inside”, la canción que abre el disco “Drones”.  “Interlude” e “Hysteria”, de su disco 2003 “Absolution” continuaron la velada, donde ésta última fue rematada con una parte de “Back In Black” de AC/DC, que en esta gira se encarga de remarcar las raíces rockeras que la banda tiene y siempre incluye en sus presentaciones este tipo de guiños a sus influencias, como antes han sido Led Zeppelin o Rage Against the Machine. Cerrando esta parte del show, ya en la medianía del setlist, siguió otra de las clásicas del año 2001 “Citizen Erased” y la siguiente fue otra más de su disco 2003, “Apocalypse Please” marcando una pausa musical para lo que sería la intensa parte final.

“Madness” del disco 2012 The 2nd Law mostraba parte de sus letras en la pantalla y fue cantada por todo el público, mostrando que ese disco pudo superar el lapsus de The Resistance y tiene tanto arrastre como las canciones previas a 2006. Otro guiño a Jimi Hendrix y su “Voodoo Child” (Voodoo Chile?) marcaban el inicio de otro de sus grandes éxitos de su disco Black Holes and Revelations como es “Suppermassive Black Hole”, por lejos una de las canciones más poperas de la banda.

“Time Is Running Out” ya nos anunciaba que quedaba poco en el show, otra de Absolution, seguida de “Starlight” del 2006 y el final de la primera parte con “Uprising” (The Resistance, 2009) y su coro hecho para los estadios, que finalizaba mientras grandes globos negros caían al público de cancha, para que los reventaran mientran esperaban el ‘encore’, que llego de la mano del segundo single de su último disco, como “Mercy” que sonó brillante en vivo, también acompañada de confeti picado en su parte culmine.

Luego un breve momento de calma, con “Man With a  Harmonica” de Ennio Morricone, interpretado por Christopher, el bajista, en un acierto músical que agregaron en la gira de su disco anterior y que en esta ocasión precedió al cierre del show con uno de los caballos de batalla de su disco de 2006, como “Knights of Cydonia”, con ese coro que suena tan esperanzador cuando dice “The time has come to make things right, You and I must fight for our rights”. Luego de eso la banda se despedía agradecida, además de Bellamy, el baterista Dominic Howard también compartió su alegría y sus agradecimientos a la entrega del público.

12109038_10153380933653725_4369368774876357139_n

Un show de poco más de hora y media, intenso, vibrante, con un gran sonido y puesta en escena, grandes juegos de luces y quizá un poco breve, uno agradecería que extendiesen otra media hora su show en estos lares, teniendo el repertorio para hacerlo, “Feeling Good” por ejemplo, la venían tocando en sus últimos 4 shows y no sonó anoche.

La conclusión que queda al final de la noche es que, al igual que pasa con Foo Fighters, en estos tiempos en que el rock parece jugar los descuentos, son bandas como Muse las que van acercando al público general las bases de lo que conocemos y disfrutamos como el rock, validando en sus shows que son una banda de estadios y de multitudes, aquello de lo que Roger Waters paradójicamente renegó y que pocos logran alcanzar a tales niveles de popularidad, siempre con Freddie Mercury y los grandes Queen como el paradigma a seguir.

Por Miguel Ángel Pérez

Fotos: Producción, Movistar Arena

Setlist: 

Psycho
Reapers
Plug In Baby
The Handler
The 2nd Law: Unsustainable
Dead Inside
Interlude
Hysteria
Citizen Erased
Apocalypse Please
Munich Jam
Madness
Supermassive Black Hole
Time Is Running Out
Starlight
Uprising
Mercy
Knights of Cydonia

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.