Nine Inch Nails en Lollapalooza Chile 2014: Masacre electrónica

NINE INCH NAILS

Lollapalooza Chile 2014, sábado 29 de marzo, 20.15 hrs.

Nine Inch Nails tiene uno de los mejores shows en vivo del planeta y lo sabíamos. Sin embargo, su actuación en Lollapalooza no vino totalmente complementada del espectáculo visual como en su anterior pasada, seguramente porque estaba inmersa dentro de un festival y siempre hay restricciones ante aquello, lo cual, tampoco fue algo decepcionante ni mucho menos, y si tal fue así, nuestra atención entonces se iba a orientar a lo musical, donde sí hubo mucho para deleitarse.

Como todo show del festival arrancó puntualísimo a las 20.15. La intro de la clásica ‘Pinion’ fusionada con ‘The Eatier of Dreams’ de su reciente producción “Hesitation Marks” ya nos anunciaba la entrada de la banda, disco que por cierto fue la excusa perfecta para traerlos de vuelta a la vida y a los escenarios (recordemos que el propio Reznor hace un tiempo prácticamente había dado por muerta a la banda).

Empaquetado en su chaqueta de cuero aparece Trent Reznor junto a sus compañeros y la ovación estalla: ‘Wish’ es la encargada de abrir y ya damos cuenta del sonido apabullante que nos envolvería durante la siguiente hora y media. ‘1.000.000’ y ‘Letting You’ nos mostraban que las percusiones secuenciadas más las propias físicas que venían de parte de Ilan Rubin iban a ser parte primordial de la visceral manera de hacer electrónica del ahora cuarteto, de esa que no muestra síntomas de pop ni buenas vibras, de esa que se jacta de una oscuridad y rabia que solo se pueden condecir con las letras que fluyen de la mente del genio Reznor. El factor infrahumano de NIN ya se hacía presente y muchos de ahí escuchábamos algo que simplemente no se podía creer.

NINE INCH NAILS

Y ahí estaban, glorias de este calibre como ‘Terrible Lie’, ‘March of the Pigs’ (éstas dos juntas celebraron uno de los momentos más power del show). NIN también escarbó en su tremendo debut “Pretty Hate Machine”, lo cual se agradeció bastante, ‘Sanctified’ y ‘Something I can never have’ sonaron más tarde, ésta última hasta emocionando a varios rostros que se vieron por las pantallas gigantes. ‘Reptile’, esta inmensa máquina de sonido industrial que se avalanza sobre tí hacia gala del profesionalismo en el sonido de las guitarras y los sintetizadores a cargo de Alessandro Cortini. Apabullante, estremecedora.

‘Came Back Haunted’, el primer single de su nuevo disco llegó junto con el propio Reznor arengando a la audiencia, y luego de un lapso de canciones más introspectivas producto de sus colaboraciones con Atticus Ross, se acercaba el gran final con gemas de grueso calibre. ‘Copy of A’, ‘The Hand That Feeds’, ‘Head Like a Hole’ y el broche de oro que ya es recurrente con ‘Hurt’, la impresionante y sobrecogedora canción/carta suicida de su aclamado “The Downward Spiral”.

Un show de menos duración que el de costumbre, totalmente entendible, pero que no dejó gusto a poco. Nine Inch Nails simplemente nos voló la cabeza y nos hizo recordar gran parte de su historia, y aunque sea algo, de esos autodestructivos tours de la década de los noventa.

Setlist:

Wish
1,000,000
Letting You
Me, I’m Not
Terrible Lie
March of the Pigs
Something I Can Never Have
Reptile
Sanctified
Disappointed
Burn
Came Back Haunted
The Great Destroyer
The Big Come Down
Hand Covers Bruise
Beside You in Time
Copy of A
The Hand That Feeds
Head Like a Hole
Hurt
Por Patricio Avendaño R.
Fotos: Lotus

Comentarios

Loading Facebook Comments ...