Ozzy Osbourne: “Satán me salvó del Covid-19”

Ozzy Osbourne: “Satán me salvó del Covid-19”

Se ha comentado muchas veces de forma casi romántica que “Ozzy Osbourne hizo un pacto con el diablo” debido a su tremenda capacidad para sobrevivir a situaciones adversas y una vida de alcohol y drogas; y pareciera ser que este trato sigue en pie. El Príncipe de las Tinieblas fue entrevistado recientemente por Metal Hammer y el tema se centró en el COVID-19, y cómo su esposa, Sharon, y su nieta dieron positivo, pero Ozzy se salvó de alguna manera.

“Mi esposa tenía el virus; mi hija tenía el virus y yo nunca lo contraje ”, dijo Ozzy. “¡Ser un adorador del diablo tiene sus puntos buenos!”, dijo bromeando, aunque muchos ya se lo creen como cierto.  El veterano del heavy metal también brindó una actualización de salud después de revelar que se someterá a una cirugía de cuello. “He luchado con este maldito cuello roto, parece que me espera más cirugía. Estoy en fisioterapia en este momento”.

Ozzy también habló sobre su nuevo álbum. “Va a ser similar en tono a Ordinary Man”, dice, “pero no puedo describirlo por completo. No lo he escuchado por un tiempo porque sigue yendo a la siguiente persona para que agregue sus partes, lo estamos jodiendo todo el tiempo”.

Entre los colaboradores de Ozzy en el próximo lanzamiento se encuentran Tony Iommi de Black Sabbath, el colaborador de Osbourne desde hace mucho tiempo, Zakk Wylde (quien dijo que originalmente no estaba involucrado en el nuevo disco), así como algunos grandes del rock como Jeff Beck y Eric Clapton. Osbourne agregó más tarde que los colaboradores han sido bastante amigables para trabajar, aunque Clapton tenía una preocupación menor acerca de las letras. También en 2020 el productor del álbum afirmó que “todo el mundo se mueve un poco más lento y nos estamos tomando un poco más de tiempo. Y las canciones, hay algunas canciones que duran como 8 o 9 minutos que son viajes realmente locos. Estoy muy emocionado por eso”, agregó.

En esa oportunidad se confirmó que Chad Smith de los Red Hot Chili Peppers, que tocó en Ordinary Man, había grabado algunas de las pistas nuevas con Watt. Robert Trujillo de Metallica, que también fue parte de las filas de Osbourne en los noventa e inicios de los 2000’s, también hizo algunas pistas, además del baterista de Foo Fighters, Taylor Hawkins.

En otra entrevista anterior, Osbourne reveló que el nuevo álbum tiene 13 o 14 “canciones realmente fuertes”, una de las cuales trata sobre su relación con Sharon Osbourne.