“Público”: La emotiva jornada de Electrodomésticos en Matucana100

“Público”: La emotiva jornada de Electrodomésticos en Matucana100

La histórica banda de rock nacional volvió a los escenarios con un show presencial por partida doble y Nación Rock estuvo ahí para contártelo.

Los fanáticos de la banda liderada por Carlos Cabezas esperaban con ansias el regreso de los electro, tanto así que apenas se anunció el concierto en Matucana100 se agotó de inmediato. Lo que obligó a agendar una nueva función el mismo día, la que también se vendió completa.

10 de septiembre era la fecha pactada para el regreso de Electrodomésticos, uno que se hizo esperar pero que bien valió la pena para el público que terminó aplaudiendo de pie en euforia total. Con tintes teatrales y una propuesta sonora muy evocativa a distintas sensaciones que se mezclan con la nostalgia, la melancolía y el dolor. El setlist que acompañó el espectáculo fue de lujo para cualquier fan de la banda, un repertorio que recogió lo mejor de toda la discografía del grupo.

Una banda que se empina por los 35 años de trayectoria y sigue igual de novedosa que siempre, el profesionalismo y virtuosismo mostrado por los músicos demostraban canción a canción que esta es una banda que sigue siendo de lujo. El escenario estaba ambientado con juego de luces que impactaban en la oscuridad del recinto. Un aura teatral envolvía la presentación, el humo provocando efecto de neblina ayudaba al misterio. Una pantalla gigante atrás acompañaba con imágenes las temáticas de las canciones.

Salen los músicos, tecladista y bajista, acompañados por la batera Edita Paz Rojas, compañera de mil batallas junto a Carlos Cabezas. El frontman se peina con la presencia en escenario, atrae las miradas y expresa por cada poro la musicalidad característica de la banda. Comienza el show con Ex la Humanidad, canción del disco homónimo. El ultimo lanzado por los electro. Y comienza el viaje.

“Que lindo reencontrarse, poder sentirnos, increíble”fueron las palabras de Cabezas luego de tocar el primer tema y conmocionar al público.

La interpretación del vocalista fue espléndida, con aspecto incluso rejuvenecido las canciones seleccionadas le quedan a la perfección. Encuentro íntimo que hacia vibrar a cualquier asistente del lugar. En la vocalización, Cabezas parece retorcerse haciendo fluir aquel sentimiento que quiere transmitir, y lo logra.

El show duró cerca de una hora y veinte minutos en los que el público pudo sumergirse en la amplia variedad de temas que presento la banda. “Canción Azul”, “Detrás del Alma”, “El Calor”, “En Tu Mirar”, “Fe de Carbón” y el cierre con “El Frio Misterio”, los puntos mas altos del espectáculo.

De pronto la banda sorprendió a los asistentes invitándolos a subir al escenario, fue en medio del show que se subió gente a bailar al escenario. Algo que parecía no importar a los músicos que continuaban tocando con total normalidad. Hasta que todo hizo sentido, Carlos Cabezas invita al publico a caminar por el escenario mientras comienza la interpretación del clásico “Yo La Quería”, sin duda el momento mas emocionante del show, en donde a la par que se relataba esta particular historia a los fanáticos que caminaban entre los músicos, ahí mismo junto a Cabezas y que pudieron ser parte del show.

El espectáculo cumplió y superó las expectativas, sin duda el tipo de show que esperábamos ver de una banda como los electro. Que no deja de sorprender por sus particularidades tanto sonoras como escénicas, los discos conceptuales se supieron reunir en un mismo motivo, la sensibilidad humana. Lanzando miradas, gesticulando emociones, agradeciendo entre canciones, bailando con suavidad y lanzado unos solos brutales. El histórico líder de la banda supo cautivar al público y emocionar cada vibración.

Al final del concierto el publico pedía mas, pero los músicos debían prepararse para dar otro show de inmediato en la función programada después. Un espectáculo de culto, que volvió después de dos años y provocó una catarsis en los asistentes junto con sus músicos favoritos. Hay Electrodomésticos para rato.