Remastered: Víctor Jara. Masacre en el Estadio

Remastered: Víctor Jara. Masacre en el Estadio

El género se hace llamar “rockumental”, pero siempre es mucho más que música. Las historias que de ellos se desprenden, son la banda sonora de episodios divertidos o trágicos, con la bisagra que deja entrar tanto la luz como la oscuridad que cada uno alberga; pero si estos rockumentales tienen un denominador común, este es que todos están siempre envueltos en la fuerza inagotable de la música.

En 1999, Carmen Luz Parot ya que había realizado un recorrido audiovisual a la vida del cantautor Víctor Jara. Ahí se pueden ver hermosas imágenes de su infancia en el campo, de su juventud en una población marginal de Santiago y de su compromiso con el pensamiento social de izquierda. Conocidos mundialmente los desoladores hechos que destrozaron el alma del país desde 1973, era cuestión de tiempo que una plataforma como Netflix se propusiera dedicar algún tipo de capítulo para revisar esta parte de la historia chilena, ejemplificada en la muerte sádica que el ejército le propinó a quién fuera la voz del pueblo.

En sus 64 minutos, el cuarto episodio de la serie “Remastered: Víctor Jara, Masacre en el estadio”, nos ubica en el contexto político en el que nace el artista, lo cual fue su inspiración más primaria para desarrollar su conciencia social acerca de la realidad de Chile. La estructura que presentan los realizadores es la de un docu clásico, con mucho archivo, fotos y entrevistas, logrando que el hilo conductor sea la viuda del músico, Joan Jara. Sus relatos se escuchan en entrevistas antiguas como en otras más actuales, y es ahí donde el documental expone la verdadera dimensión de la historia y de la lucha de esta mujer.

Entre otras, el visionado propone contestar las preguntas típicas: ¿Quién fue el responsable de su tortura y muerte?, ¿De quién recibió la orden?. Creado por Michael y Jeff Zimbalist, el relato se inspira en información de la Fundación Víctor Jara, en la primera entrevista al ex teniente Pedro Barrientos en Miami, en 2012, y el juicio civil de 2016, en el cual un tribunal estadounidense lo declaró culpable del asesinato de Víctor. Además, “Remastered” da una luz para comprender cómo surgió el mito y de cómo las canciones del artista se convirtieron en un mensaje tan poderoso y que nunca ha podido ser silenciado. Allí acierta, cuando transmite la sensación de una cruda reminiscencia por parte de los entrevistados, palpando en sus voces entrecortadas el duro recuento de los días de tortura, más una prueba de polígrafo al asesino que resulta inconclusa; estos elementos dan forma al reportaje.

El prisma del documental da un giro cuando se concentra en Pedro Pablo Barrientos, condenado por asesinato pero que vive tranquilamente en Estados Unidos. La cantidad de tiempo dedicado a él, para que pudiera negar participación y victimizarse, han sido las críticas más recurrentes para Netflix, plataforma que tampoco acertó en el brief con el que presenta el documental. “Durante años, un oficial del ejército de Pinochet fue culpado por el asesinato del cantante de protesta chileno Víctor Jara. Ahora busca la exoneración desde el exilio”; esto se lee más bien como una posibilidad de redención para este ex uniformado, resultando la mayor falla de la propuesta al tratar de presentar el caso como si fuera una serie policial de las tantas que exhibe el streaming. Por otro lado, mostrar las lecciones aprendidas por Chile y la lucha inclaudicable de Joan, resultan el principal aporte.

Sonorizado de manera perfecta por Camilo Salinas, “Masacre en el estadio” es una pieza que ejemplifica cómo la música impacta en la historia social de una nación, sobre todo en momentos donde los cambios político/sociales son la principal disputa del poder de turno. En ese sentido, pareciera que el documental de Carmen Luz Parot establece un mejor paralelo entre la historia de Jara y las transformaciones que ha sufrido Chile desde 1973.

“Una canción de Víctor Jara es más peligrosa que 100 metralletas juntas”. La música no solo se escucha, sino que también se ve en el impacto social que provoca. La vida y cómo se la dedicó al arte, es lo que ha inspirado el respeto a su figura en el mundo y este capítulo de “Remastered” aporta con una mirada más actual pero igual de dura, acerca de cómo Víctor Jara llegó a ser un mártir y de cómo siempre será un buen momento para conmemorar su vida y entrega a la música, el mejor regalo que le pudo hacer a su país en tiempos de puro horror.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *