Reseña Placebo en Chile 2014: Bomba sónica en tecnicolores

Reseña Placebo en Chile 2014: Bomba sónica en tecnicolores

10176179_680189162042640_2756044001247034766_n

Placebo en Chile,  jueves 10 de abril 2014, Movistar Arena.

Tras su recordada última visita en 2010, los británicos de Placebo nos volvieron a deslumbrar con un espectacular show de puesta en escena visual y un profesionalismo total en cuanto a sonido en vivo. A diferencia de aquella vez, donde incluso donaron toda la recaudación a las víctimas del terremoto y donde tuvieron un -por decirlo menos- freak encuentro con el presidente Sebastián Piñera, esta vez su show llegó en el estricto marco de su gira “Loud Like Love World Tour”, su último disco de estudio, cosa que decantó  principalmente en la elección de su set  de canciones, las cuales precisamente se centraron en ésta producción y sus últimos registros, que si bien fueron canciones bastante coreadas, quedó alguna sensación de extrañeza de varios de sus grandes clásicos.

Pero Placebo estaba con su gente y la ansiedad empapaba el aire, en un Movistar Arena que lentamente empezaba a ocuparse. Su show arrancó tras la aplaudida presentación de Plugin, la banda de Rodrigo Aboitiz (ex-La Ley) que subió al escenario a eso de las 20.45, en un corto pero respetable set donde incluso incluyeron el clásico de La Ley “Dia Cero”, en una extendida versión interpretada en inglés y en español. Los nacionales también jugaron con entregas visuales, luces destellantes y un sonido de primer nivel, donde el synth pop electrónico en una clave muy ochentera fue preponderante. El dúo se mostró muy agradecido de un público no tan multitudinario, pero bastante entusiasta con su presentación a decir verdad.

unnamed

Tras algunos minutos y la preparación del escenario, sorpresivamente la intro electrónica de “B3” a las 21.45 (su show estaba previsto para las 22.00 hrs), nos indicaba que la banda protagonista de la fiesta ya saltaba a escena y los gritos no se hicieron esperar. Desde un comienzo el sonido se volvió totalmente envolvente y muy power, casi al borde de lo preciso, bien alto pero para nada saturado. Obviamente la aparición de Brian Molko y Stefan Olsdal causaron sensación, acompañados con este puñado de músicos que los acompaña en la gira: Fiona Brice, la violinista-tecladista de excelente cometido, muy esencial en canciones primordiales, y Nick Gavrilovic junto a Bill Lloyd, que acompañaron también todo el concepto sónico de primer nivel con guitarras y teclados, además del sólido Steve Forrest, que sacudió su batería de forma intempestiva toda la jornada.

“B3” fue buen tema para un gran comienzo, y tras ‘For What It’s Worth’, llegó el saludo en español de Molko: “hola, mi nombre es Brian y mi banda de rock se llama Placebo” dijo. El turno era para “Loud Like Love”, justamente la canción que titula el nuevo álbum y donde ya las espectaculares imágenes llenas de color y sicodelia proyectadas en una inmensa pantalla gigante trasera darían el gran plus de la jornada. ’20 Years’ emocionaba a todos y ‘Every You Every Me’, con una muy distintiva versión en vivo de lo que suena en estudio prendió completamente a la masa, más aún con un fondo en rojo intenso recordando imágenes del tremendo hit de su aclamado segundo álbum de estudio que los lanzó al estrellato: “Without You I’m Nothing”(1998).

Seguía esta performance llena de electrónica, alto octanaje en guitarras y new wave, suenan ‘Scene of the Crime’, ‘A Million Little Pieces’, ‘Speak In Tongues’, ésta última con un momento de oscuridad y silencio al final para dejar con todo el protagonismo a Brian Molko;  ‘Rob the Bank’, otra de su última producción animaría masas con su estridencia y esto del “efecto Placebo en vivo”, mucha intensidad, transmitiendo sensaciones explosivas y adrenalínicas, que es lo que siempre ofrece la banda y que es históricamente uno de sus grandes fuertes. Un show que no dista mucho de sus clásicas presentaciones en Wembley o en Francia de principos de los 2000’s, cosa que caracterizó a la banda por su poderío en directo. 

st

Se esperaban más clásicos, algunos que no llegaron nunca, ejemplos por montones: ‘Taste in Men’, ‘Slave to the Wage’, ‘Pure Morning’, ‘Special Needs’ o ‘Brick Shithouse’, entre muchos otros se extrañaron. Pero ahí apareció ‘Special K’ en defensa de aquello que sonó a todo cañón, una diversa versión de ‘Meds’, canción que titulaba el buen disco de 2006 (y uno de sus últimos rescatables, por cierto) y la certera ‘The Bitter End’, que producía la primera despedida de la banda, que, claramente, no iba a ser la unica de la noche.

El regreso para abrochar el notable show llegaría con ‘Teenage Angst’ y su cover de Kate Bush ‘Running Up That Hill’. Stefan Olsdal y sus incursiones en español también dejaron huella de recuerdo: “tenemos que irnos, que pena para nosotros” decía el alto y delgado guitarrista de origen nórdico. ‘Post Blue’ y la cautivante ‘Infra Red’ cerraban este show lleno de efectos y con una muralla sónica de alto calibre. La verdad, que en este aspecto, no hay ningún pero que valga, aunque el set de canciones pudo haber redondeado algo mucho más espectacular. Una hora 55 minutos y 22 canciones dejaban otro gran paso de la banda británica por tierras locales, en un show que difícilmente pudo haber dejado defraudado del todo, sino muy por lo contrario. 

Por Patricio Avendaño R.

Fotos: Alejandra Briones.

Galería de fotos

Setlist:

  1. B3
  2. For What It’s Worth
  3. Loud Like Love
  4. Twenty Years
  5. Every You Every Me
  6. Too Many Friends
  7. Scene of the Crime
  8. A Million Little Pieces
  9. Speak In Tongues
  10. Rob the Bank
  11. Purify
  12. Space Monkey
  13. Blind
  14. Exit Wounds
  15. Meds
  16. Song to Say Goodbye
  17. Special K
  18. The Bitter End
  19. Encore:
  20. Teenage Angst
  21. Running Up That Hill
    (Kate Bush cover)
  22. Post Blue
  23. Infra-red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *