Roger Glover: la humilde y profesional veta en solitario del legendario bajista de Deep Purple

Roger Glover: la humilde y profesional veta en solitario del legendario bajista de Deep Purple

El bajista de Deep Purple  es un tipo de agitada vida musical al que, además los montones de álbumes con Deep Purple, hay que agregarle cuatro discos con Rainbow entre 1979 y 1984; numerosos sencillos con su primera banda, Episode six, desde donde emigró junto a Ian Gillan a Purple en 1969; numerosas participaciones como músico (desde Nazareth hasta Alice Cooper) y productor, incluyendo nombres como ELF, Judas Priest, Status Quo y Dream Theater.

Y desde ya, su propia producción solista.

Cuando a fines de 1973 Glover se halló despedido de Deep Purple, sus lazos no se cortaron del todo con sus ex compañeros, como se ha visto a los largo del último medio siglo (¡Medio siglo!). Así que Jon Lord le encargó a Roger que produjera lo que iba a ser una banda de sonido para un corto animado, que Jon interpretaría. Pero ocurrió que Lord no tuvo tiempo disponible. Glover se hizo cargo de todo, y reunió un  cast de notables para lo que en definitiva terminó siendo un álbum conceptual alrededor del corto, y una única presentación del ensamble en el Royal Albert Hall, en 1975, casi un año después de que el álbum hubiera salido a la venta. Como olvidamos decir, éste se llamaba The Butterfly Ball and the Grasshopper’s Feast. Dejemos la palabra a Roger: “The Butterfly Ball es una colección de canciones de varios artistas y pretende ser la banda sonora de una película animada de larga duración basada en el libro del mismo nombre. (El largo animado) nunca se hizo. Pero la música es bastante variada”. Roger compuso todos los temas, y entre los más de 20 músicos están presentes Jon Lord, Glen Hughes, Tony Ashton, David Coverdale, Ronnie Dio y Edie Jobson.

Como es de esperarse, o quizás no, The Butterfly Ball… se acerca mucho al concepto de ópera rock, y realmente es un gran trabajo de Roger. Como dijo, la música es heterogénea, y contiene pasajes instrumentales de orden sinfónico mezclados con canciones simples. Es en esencia una historia para niños, que enfatiza el costado positivo de la vida. Musicalmente, The Butterfly Ball… es muy bueno aunque menos pretencioso que los trabajos sinfónicos de Jon Lord. Y quizás por eso mismo, igual o más agradable.

De cualquier modo, The Butterfly Ball… debe ser tomado como una rareza recomendable en la discografía solista de Roger Glover, que a la vez es un enorme botón de muestra de su talento como productor y compositor. Para los curiosos, hay una filmación del concierto de 1975 que aun se puede ver si la buscan en alguna de las plataformas más populares (no hagamos publicidad gratis a los gigantes corporativos).

Hasta 1978, Roger Glover se mantuvo produciendo a terceros o participando del primer álbum de Whitesnake (1977). Pero para entonces pensó que era tiempo y lugar de editar su propio trabajo. Por entonces, los trabajos conceptuales era moda. Y Elements también lo es, basado en lo que los griegos llamaron los cuatro elementos constitutivos de la materia. Ya saben: tierra, fuego, aire y agua. Este álbum es otro fabuloso ejemplo de la capacidad de este talentoso músico para fusionar rock con la imponencia de grandes momentos sinfónicos. Esta vez Roger tomo de Jon Lord el formato de una pequeña banda de rock a la que agregó una filarmónica, en este caso la  Filarmónica de Munich. El resultado es un álbum mitad potente, mitad sosegado. Todas las canciones están unidas como un único elemento sonoro. Ya el primer track (“The First Ring Made of Clay”) ya es un corte progresivo sinfónico, con cambios de ritmo y apariciones instrumentales sorpresivas; lo mismo ocurre con el propulsante “The Next a Ring of Fire”, con su floydiano saxo. En contrapartida, los dos temas subsiguientes (“The Third Ring’s Watery Flow” y  “The Fourth Ring with the Wind”) fluyen lentamente, como un remanso acústico, para confluir en el corto “Finale”.

Roger esta vez no apoyó al álbum con alguna presentación en vivo. En cambio se unió a Ritchie Blackmore para trabajar con él en Rainbow, no solo como bajista, sino también como productor. El resultado fue la seguidilla de discos más exitosos de Rainbow, aunque tuvieron la resistencia de fans que vieron en aquellos LPs un cambio de dirección desde el heavy más puro a una música AOR, que por supuesto no tuvo reparos de parte de las cuentas bancarias de los involucrados.

Llegó entonces 1984. Todo el mundo se involucró en resucitar a Deep Purple. Rainbow fue declarado fenecido por una década hasta que el siempre irascible Blackmore dejara DP. Y Glover aprovechó para grabar un álbum que, a diferencia de los  anteriores, era de música pop. Decimos bien: pop. Porque lo primero que se oye al principiar Mask, que de este álbum hablamos, es un teclado sintetizado y una base decididamente pop. Glover esta vez le pone voz a sus canciones, y la producción es claramente música con muy poco parentesco con cualquier cosa que haya hecho antes. Para los fans del hard rock de Purple, hay poco que rescatar aquí. Pero para los seguidores de oídos abiertos, Mask es un muy buen disco de música pop, superior a muchos grupos de la época que practicaban ese estilo de música agradable, radiable y bailable. El LP está lleno de buenas canciones, como “Fake It”, “Getting Stranger” o “Divided World”. Hay piezas influenciadas por el reggae como “(You’re) So Remote”, y para los rockeros, “Dancin’ Again” tiene velocidad y guitarras, con un buen solo incluido, todo sin perder su toque pop, y es obviamente otro track interesante del disco.

En la era de la naciente MTV, Glover también apoya el lanzamiento con un par de video clips. Pero su cabeza obviamente estaba con Deep Purple. Su siguiente disco aparte de Purple sería un trabajo a dúo con Ian Gillan.

Tras dos álbumes y sendas giras con Deep Purple, llega 1988, y con él, la edición de Accidentally on Purpose.

Accidentally on Purpose es básicamente un álbum en el que (salvo pequeñas ayudas), Roger Glover tocó todo, y Ian Gillan puso la voz. Hay maquinita de ritmos y tecladitos, pero caracterizarlo como un clon de Pet Shop Boys es errar el tiro muy mal. Accidentally… es un disco que repasa diferentes ritmos y armonías; es pop pero en un  sentido no comercial. Tenemos ritmos funkys, bailables, secciones de viento (“Dislocated”). Pero también rock and roll (“Via Miami”), rock basado en riffs, una gran versión bluseada de “Can’t Believe You Wanna Leave”, de Little Richard; otro homenaje en “Lonely Avenue”, de Doc Pomus, y el cierre con un gran R&B de factura propia, donde Gillan le saca fuego a su armónica.

Como ocurre casi siempre, el disco gusto a algunos; a otros no. Roger diría: “Es un disco muy espontáneo que tuvimos mucho placer en hacer. Esos también fueron tiempos muy difíciles y este trabajo fue como una especie de vacaciones. Por supuesto, difiere mucho del sonido de Deep Purple, pero hay mucho de calidad en él. Desafortunadamente, el CD no se vendió muy bien. Tampoco (lo había hecho) «Mask», un álbum sobre el cual la crítica “estaba” muy entusiasmada. No me preocupo en absoluto. ¡Proyectos como ese por diversión y no por el éxito comercial!”.

Pasarían 14 años hasta que Glover volviera al estudio por su cuenta. Snapshot fue acreditado a Roger Glover & The Guilty Party. Pero también puede decirse que este álbum era un disco a dúo con el multi instrumentista y cantante Randall Bramblett, integrante en sus principios de la primigenia banda de Chuck Leavell, Sealevel. Y desde entones, músico de sesión o bandas de múltiples solistas.

Tanto Glover como Bramblett co escribieron la mayoría de las canciones de Snapshot, o presentaron temas de autoría suya en solitario. Pero Snapshot también presenta a su hija Gillian Glover en voces, y al guitarrista de los Allman Brothers y Gov’t Mule, Warren Haynes, entre otros. Como se debería deducirse de los nombres de Bramblett y Haynes, este disco es diferente a todo lo anterior. Es un gran disco rock americano, si se permite definirlo así, con influencias de reggae, funk, blues y folk. Es un álbum para oír tranquilos, relajados en un sillón, y una cerveza en la mano. Tiene muy buenas canciones, y aunque Roger esta vez toca menos instrumentos, la calidad tanto de las canciones como de los músicos hace de Snapshot un disco que bien vale tener a mano en el reproductor.

La conjunción con otros músicos, y quizás la veta musical explorada agradaron a Roger, que en 2007 volvió a unirse a Randall Bramblett para grabar otra vez con la etiqueta de The Guilty Party. El disco salió recién en 2011, y se dijo que el retardo se debió al divorcio del bajista. Pero eso no es completamente cierto, según él: “El álbum se grabó durante aproximadamente un período de nueve a diez años, poco a poco, hasta el final, que fue hace como seis meses (2011). Nunca fue un álbum terminado; Siempre estaba trabajando en ello. De hecho, estaba escribiendo tanto que no podía dejar de escribir canciones”. Y otra vez recurrió a amigos, como Dan McCafferty y Pete Agnew (Nazareth). If Life Was Easy remite a Snapshot, pero presenta alguna sorpresa, como un hard rock en “Feel like a King”. Igualmente, el disco se referencia en la música americana, y es otro completo trabajo de Roger, que esta vez escribió solo 12 de las 16 canciones, compartiendo autoría en las otras cuatro. En cuanto al título, Glover decía que hay una especie de  “filosofía británica de que si esperas que la vida sea feliz todo el tiempo, te estás engañando a ti mismo. Casi tienes que esperar que la vida probablemente sea alegría y dolor a partes iguales. Con suerte, un poco más de alegría que de dolor”.

Con If Life…concluye, por ahora, la producción de este notable bajista y productor. Un tipo talentoso a la vez que afable, para quien la música no es para alardear: “Siempre estoy buscando formas más sencillas de hacer las cosas para que la canción funcione mejor. No una pieza de bajo para presumir en absoluto. Eso no me interesa. Carácter es lo que me interesa, carácter y emoción. Y que sea divertido, la música debe ser divertida”.

Por Pablo Irrera

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.