Song Exploder, la docuserie de Netflix y la historia de “Hurt”: tras las sombras de Trent Reznor

Song Exploder, la docuserie de Netflix y la historia de “Hurt”: tras las sombras de Trent Reznor

En la segunda temporada de esta docuserie de Netflix, el presentador Hrishikesh Hirway  conversa con Trent Reznor sobre una de sus pistas más significativas. En el episodio “Hurt” se analizan, en veloces 27 minutos, el clásico de “The Downward Spiral”, el que tuvo una segunda vida en 2002 cuando Johnny Cash la hizo más famosa aún. En este repaso por la canción, hay un elemento típico de estas revisiones y que se utiliza para lograr un impacto rápido: la combinación adecuada de entrevistas y material de archivo para desarrollar una línea narrativa con todos los demás elementos que forman parte de un documental en profundidad, como éste.

Y se hicieron breves los minutos para este y que, igualmente, nos enseñó mucho sobre el líder de NIN, sobre Johnny Cash, sobre David Bowie. Junto con deconstruir los elementos del tema, se desentraña lo que la hizo especial y única en ese 1994, para los fans, pero más importante aún, para el propio Reznor. Muchas fotos, imágenes y pedazos de entrevistas de esa época de juventud aturdida por la fama no buscada, son una mezcla perfecta con el semblante reflexivo y sereno que se le aprecia hoy. La conversación lo deja como alguien que se preocupa por la forma de su arte, y en este recorrido, va dando ejemplos desglosados ​​de qué dio origen y qué significó para él “Hurt”.

Una de las revelaciones clave fue saber cómo lo impactó “The Wall”, cómo se sumergía en el disco de Pink Floyd y sentía la música como “un misterio que tenía que descifrar”; era ese el primer paso, más su relación con la soledad y el dolor, la cual ya era evidente a finales de los ‘70 y a pesar de ser muy niño. Este detalle va liberando a un Reznor reservado, emocional, y nos permite un asiento en primera fila para conocer sus historias incómodas, conmovedoras y sombrías.

2×1: “Hurt” Nine Inch Nails vs. Johnny Cash

Los tonos de la canción también se analizan. Es interesante como Hirway lo introduce en el descubrimiento de acordes, ruidos, capas, como un resumen de la misma tristeza que señala la letra. Se autocritica por sonar desafinado y cantar extremadamente bajo, reconociendo que esa era su manera de aparentar sinceridad. Otro momento fantástico es cuando reconoce su admiración por Bowie, y al rato, las imágenes nos sorprenden con la interpretación que ambos hicieron de esta gran canción. Son breves instantes del duque banco adueñándose de las sombras de Hurt, pero cuyo momento Reznor atesora con devoción. Y cuando Johnny Cash aparece en escena, tiene la humildad de reconocer que la dejó más por lo alto y que la miró de otra manera, la vio reflejada como la realidad de otra persona, lo cual lo hizo sentirse honrado al punto de decir “esa canción ya no es mía”.

En menos de 30 minutos, uno de los cantautores más relevantes del último pedazo del siglo XX y que ha influenciado a muchos músicos, comparte los orígenes solitarios y tristes de una gran canción y  profundiza en su resonancia emocional. La vulnerabilidad de Reznor resulta mucho más interesante en este diálogo, que la discusión con cualquier otro artista sobre cómo compuso un riff. Downward Spiral, soledad y David Bowie. Sonido, trasfondo, historia, el camino único que ha conocido el genio de Nine Inch Nails para crear sus canciones, siendo “Hurt” su mejor mezcla entre desolación y redención.