“Songbook”: la fuerza y sensibilidad de los renovados aires acústicos de Chris Cornell

“Songbook”: la fuerza y sensibilidad de los renovados aires acústicos de Chris Cornell

Tras una nube negra de críticas implacables que dejó su álbum producido por Timbaland, Scream, en 2009, Chris Cornell optó por un cambio de giro, de entrega y formato, algo más o menos drástico. El cantante de Soundgarden quería seguir dándole curso a su carrera en solitario y la opción fue hacer algo diametralmente opuesto a ese disco que nunca se entendió muy bien.

El aire renovado trajo consigo un magnetismo por la nostalgia: el músico vuelve a dejarse crecer el cabello, se reúne con Soundgarden (en el estudio) y se embarca en una gira en solitario reducida a una guitarra acústica. Songbook es la colorida instantánea sonora de esa excursión, y tiene un poco de todo: Audioslave, Soundgarden, Temple of the Dog y material en solitario. Ese rescate y maullido vocal patentado está en buena forma; Cornell nos golpea fácilmente con todas las notas de “All Night Thing”, “Fell on Black Days” y “Wide Awake”, incluso un par de pistas de Scream (no olvidado del todo) esta vez sí funcionan en un escenario básico.

Se ha hablado de las versiones inspiradas de “Thank You” de Led Zeppelin y “Imagine” de John Lennon, que funcionan perfecto, pero no mucho de algo de lo más destacado, que es la primera aparición en un lanzamiento oficial de “Cleaning My Gun”, una pista inquietante sobre un narrador que reflexiona sobre lo fugaces de relaciones y de la vida en general mientras su amante duerme. Las opciones de otras canciones son un poco predecibles, pero no por eso menos abrasivas, especialmente porque gemas como “Sunshower”, “Black Hole Sun”, “Seasons” y “Mind Riot” estaban en el inconsciente colectivo de sus grandes pasos iniciales, y que se unieron a versiones de Syd Barrett, The Beatles y Mother Love Bone en la gira,  que podrían haber tenido cabida perfectamente en el disco, aunque por otra parte, fue el ingenio del músico de encontrar a sus fans con el factor sorpresa en ese rico clima acústico que brindó en aquella gira.

“Songbook” es una compilación en vivo y acústica de muchas de las mejores canciones de Cornell y algunas versiones son verdaderamente notables. La fuerza, sensibilidad y energía del cantante se plasmaron desde ahí para la eternidad.