Steve Thompson, el hombre de la mezcla de “…And Justice for All” de Metallica: “La batería de Lars Ulrich sonaba como el culo”

Steve Thompson, el hombre de la mezcla de “…And Justice for All” de Metallica: “La batería de Lars Ulrich sonaba como el culo”

La sobreproducción del álbum de 1988 de Metallica … And Justice for All es más que notoria y ha generado diversas polémicas a través de los años. Sobre todo por la carencia en el sonido del bajo de Jason Newsted que ha alimentado continuamente la ira de los fanáticos (e incluso de Newsted) durante más de tres décadas y contando y es ahora, en una nueva entrevista, que el hombre de la mezcla Steve Thompson recordó la historia e incluso tocó un ángulo nuevo, que es que sintió que la batería de Lars Ulrich sonaba “como el culo”. (“like ass”). Así de claro y tajante fue.

“Hicimos el proyecto en Bearsville, Nueva York, trabajamos en una [consola] SSL en los estudios de Bearsville. Y Lars vino originalmente con una configuración de ecualización completa de cómo quería que sonara su batería. Así que Michael Barbiero, mi socio, dijo, ‘¿Por qué no trabajas con Lars y haces que la batería suene como él quiere que suene?, y luego, una vez que lo hagas, yo me encargaré del resto’. Entonces él hace eso. Y luego escuché los sonidos y dije: ‘¿Estás bromeando? Creo que esto suena como el culo’ “, comenzó Thompson.

“Así que de todos modos”, continuó, “volví a ecualizar todos los tambores un poco para hacerlos un poco más palpables, está en el oído del espectador. Luego subí el bajo, ya que pensé que el bajo fue una gran parte porque … ¿Sabes qué tenía de genial el bajo de Newsted? Fue un gran matrimonio con las guitarras de Hetfield; era como si necesitaran trabajar juntos. Estaba perfectamente tocado”.

Thompson volvió a contar la historia que ha mantenido durante años y explicó: “Así que reuní toda la sección de ritmo, las voces y todo eso, y luego sentí: ‘Está bien, ahora es el momento”. Hetfield estaba allí,  con un pulgar hacia arriba y todo eso. Luego traje a Lars. En primer lugar, Lars lo escucha durante unos cinco a 10 segundos, y dice: ‘Está bien, deténganse allí’. Él dice, ‘¿Qué pasó con mi sonido de batería?’ Básicamente, probablemente dije algo como: ‘¿Hablabas en serio?’. [Risas] Así que tuve que reorganizar el sonido de la batería para que volviera a donde él quería. Él dice: ‘Está bien, ¿ves el bajo?’ Yo digo, ‘Sí’. ‘Déjalo caer en la mezcla’, me dijo. Dije: ‘¿Por qué? Es genial’. ‘Déjalo caer en la mezcla’. ‘Okey.’ Así que lo hice como una broma. Lo dejé caer por completo. Él dice: ‘Déjalo caer otros cinco o seis dB’ desde allí, que apenas podía escucharlo, no podía escucharlo. Dije: ‘¿En serio?’ Y creo que me volví hacia Hetfield, y él simplemente hizo así [levanta ambas manos] “.

Si bien comprendió que lo contrataron para ejecutar la visión de Metallica, Thompson todavía tenía problemas para aceptar lo que le habían ordenado que hiciera.

“Y luego recuerdo haber tenido una conversación con Cliff Burnstein y Peter Mensch, quienes los dirigían”, continuó, “Y básicamente tuve una conversación, dije, ‘Escucha, amo a estos tipos. Creo que esta banda es increíble. . . pero no estoy de acuerdo con lo que quieren que haga con esto. Y entiendo, es su historial. Deberían conseguir lo que quieran. Nos contrataron para conseguirles lo que quieren. Pero no puedo ver que se haga esto . Y terminamos dándoles lo que quieren. Una vez más, no es mi disco, es su disco, y tienes que respetar su opinión. Yo lo odié personalmente, porque soy un bajista. Me encanta el bajo. Cuando estamos grabando, grabamos los bajos más gruesos del mundo”.