Cancionero Rock: “People Are Stranged” The Doors (1967)

Cancionero Rock: “People Are Stranged” The Doors (1967)

Una canción bastante particular de The Doors y de pasada, uno de sus primeros clásicos. Parte de su segundo disco Strange Days de 1967, el cual curiosamente fue juzgado por no tener una canción “hit” o pegadora.

Como todo poeta o como un tipo inspirado en la poesía, Jim Morrison tuvo muchos momentos depresivos, y es en uno de estos momentos de profunda melancolía, mientras caminaba por el Laurel Canyon en Los Angeles, California, acompañado de su compañero de banda Robby Kriegger, en que ideó esta canción que no habla más que de sentirse extraño o alienado de la sociedad. También Ray Manzarek mencionó en más de una oportunidad de que Jim Morrison se inspiró en la gente pordiosera que habituaba en las estaciones de trenes.

En su videoclip se refleja muy bien esta sensación, y más que lo que se identificó como una premisa de la cultura hippie, esto va en distintos sentidos, no tan sólo el hecho de gente que se refugia en la droga para mitigar su dolor o porque simplemente no se siente cómodo con la sociedad, el tema abarca la necesidad de refugio que puede sentir gente al extremo de volverse completamente loca, gente que quizá vemos a cotidiano, como por ejemplo vagos, de esos que no tienen ningún tipo de intención en ser reinsertados en la sociedad, es más, cuando son tratados de rescatar por instituciones solidarias reaccionan violentamente; gente que vive su día a día lavándose en piletas o calentando agua con fuego hecho a mano, comiendo cosas que encuentran en la basura, etc.

De alguna manera esta gente se siente muy cómoda así, sin tener que rendir cuentas a nadie, por lo cual encuentran de esta forma una libertad, bastante extraña, pero libertad al fin. Ejemplos hay muchos, solo basta darse una vuelta por el concurrido Paseo Ahumada un domingo casi al caer la noche y podemos dar cuenta de mucha de esta gente, y que, curiosamente, habita en lugares concurridos masivamente.

También está el ermitaño, el que decide encerrarse en su propio espacio porque simplemente odia el hecho de relacionarse con otro tipo de gente y lo asume totalmente y se siente bien con eso.

Es casi una oda  a esta gente que cuesta entender, indescifrable saber el misterio que habita en sus cabezas, suele surgir una curiosidad muchas veces acerca de lo que piensan, si mantienen sentimientos y hasta nos da mucha compasión pensar las razones que gatillaron a este cambio de switch, de gente que fue muy normal, integrada y en la gran mayoría de los casos incluso genios.

También se ha interpretado en los términos lisérgicos en los cuales Morrison solía estar: “people are strange” como “people are on drugs”, generalmente con LSD, cual efecto liberador de la droga provoca un escape totalmente radical del entorno real.

De la canción que decir, habla por si sola, bellísima, con la oscuridad vocal de Morrison en toda su esencia y compuesta de forma muy particular e inspirada en la música de cabarets europeos.

People Are Strange (con lyrics incluidas)

Muy reversionada, destaca la versión de Echo & the Bunnymen, como parte de la banda sonora de la película Lost Boys en 1988. Otras rescatables son las versiones de  Stina Nordenstam en 1998 y Twiztid en el año 2000.

Echo & the Bunnymen, soundtrack ‘Lost Boys’ (1988)

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *