The Offspring – “Let The Bad Times Roll” (2021)

The Offspring – “Let The Bad Times Roll” (2021)

Concord Records, 2021

The Offspring está de vuelta y no podemos más que estar atentos a lo nuevo que tienen que ofrecer. Una banda que a estas alturas es parte de nuestra cultura popular y cuya propuesta ya es invaluable en todo el mundo. Como sea, por fin tenemos a nuestro alcance su nuevo álbum Let The Bad Times Roll (2021), estrenado recientemente a mediados de abril.

Un álbum de treinta y tres minutos y con doce canciones disponibles para nuestro deleite. Veamos que tanto han arriesgado o qué sorpresas contemplamos en esta nueva entrega. Disco que por fin ve la luz luego de reiterados intentos y atrasos desde que publicaron Days Go By (2012). Obra que también es un hito en la carrera musical del nuevo bajista de la banda, Todd Morse, luego de reemplazar la polémica salida de la banda de Greg K.

Una declamación airada y unos poliritmos cautivantes en la batería son la puerta de entrada a este álbum con el tema “This Is Not Utopia”. Un comienzo bastante interesante sobre todo en lo que a ritmos y composición en la batería se refiere; y que recuerda a ese The Offspring jovial de los noventa. Punto a favor en este sentido y que mejor que comenzando el álbum.

Seguimos con una seguidilla de ritmos bailables, acordes abiertos y un trabajo de producción detallado. Es lo que notamos en el single “Let The Bad Times Roll”. Canción hecha para ser tocada en vivo dado el trabajo prolijo y bien acabado en todos los instrumentos. Destaca la letra irónica, la cual le agrega un peso cautivante a la música que la acompaña. La repetición de la frase homónima de la canción y álbum de manera enérgica la hacen el tema más pegajoso y emblemático del álbum. Junto a lo anterior, un detalle interesante es el final en fade out de la canción; lo cual la hace sentir casi como un himno.

Un detalle interesante luego de darle un par de escuchas al disco es la voz de Dexter Holland. Podrá ser el tiempo sin publicar música nueva, el sentido específico que quisieron darle a estas canciones o quién sabe. Lo cierto es que los años no pasan en vano y eso se nota. A pesar de las ganas y motivación que notamos en el álbum al mismo tiempo se hace evidente la ayuda mucho más presente de Noodles en las voces. Por ello cabe preguntar si Dexter ha contenido sus cuerdas vocales ya sea por capacidad o bien, porque simplemente así quisieron orientar el sonido del álbum.

Dicho lo anterior, aun así es justo destacar las voces presentes en “Breaking These Bones”. Canción con una melodía vocal con mucho cuerpo, personalidad y presencia a la vez que el ritmo punk y los acordes altos en guitarras avanzan ordenadamente y en una sintonía llena de energía.

Algo similar se escucha en “Coming For You” y “Army Of One”. Juegos vocales en forma de llamada y respuesta y coros de apoyo se amalgaman lúdicamente con unos instrumentos en una tesitura alta e intensa. Una batería con el hi-hat abierto o bien marcándose el ritmo en los crashes y cuerdas en acordes altos, incesantes y envolventes.

Destaca también por lo distinto y más arriesgado que la media de canciones presentes en este álbum el tema “We Never Had Sex Anymore”. Arreglos de bronces y vientos entre estrofas le dan un aire ska interesante a esta canción. En adición a ello, la letra cómica y cargada a la ironía hace brillar a los pocos segundos a este tema. Se agradecen los arreglos rítmicos y solos instrumentales antes del último coro. Otra canción emblema y carta de presentación de este álbum.

Otro momento a destacar es la presencia de “In The Hall Of The Mountain Hill”, cover de la obra clásica del compositor y pianista noruego Edvard Grieg y que ha sido utilizada como música incidental en la película “La Red Social”, por ejemplo, además de otras películas o documentales. La decisión artística de The Offspring de reversionar una obra así le da un aire fresco sin que deje de sentirse familiar. Una licencia creativa que sirve de interludio y que podrá gustar o no. Lo cierto es que será comentario obligado para melómanos.

La atmósfera familiar que se le atañe a The Offspring vuelve con “The Opioid Diaries”. Un ritmo punk rápido y la inconfundible presencia de Dexter Holland nos hacen recordar a los momentos más memorables de esta banda. Canción que por cierto, además del pegajoso riff que la envuelve, también arriesga gratamente con unos cuantos cambios de ritmos y trabajos melódicos en voces y guitarras. Lo mismo ocurre, pero de manera mucho más potente y enérgica con “Hassan Chop”. Canción corta cuyo frenesí de rápidas transiciones melódicas y rítmicas dejan con ganas de más. Mucho más.

El descenso en los decibeles y paso a un momento más contemplativo corre por cuenta de “Gone Away”. Obra donde se luce el sentimentalismo de Dexter Holland en compañía de un piano y unos cuantos violines de acompañamiento. Una balada que puede sentirse anticlimática en relación a las canciones que la preceden, pero que al menos sirve para escuchar a The Offspring o más específicamente a Dexter Holland en otra faceta como artista. Algo similar ocurre con “Lullaby”. Canción que baja el telón y que funciona como un epílogo solemne y experimental. Canciones que para bien o para mal no dejarán indiferentes a aquellos que se aproximen a este álbum.

The Offspring gusta y sorprende con esta nueva entrega luego de años sin publicar música nueva. A pesar de cierta contención vocal por parte de Dexter Holland y que no queda claro si es por un desgaste natural o por la visión artística que se le quiso dar a estas canciones; lo que sí queda claro es que los norteamericanos aprueban ante el oído del fanático más riguroso. Sin ser extraordinario de principio a fin, la experiencia de escuchar “This Is Not Utopia”, “Let The Bad Times Roll”, “Coming For You” “The Opioid Diaries” y “We Never Had Sex Anymore” hacen de este álbum una recomendación importante para darle al menos una oportunidad.