Videografía Rock: “Roots Bloody Roots” – Sepultura

Videografía Rock: “Roots Bloody Roots” – Sepultura

El “Roots” para muchos quedó enclavado en nuestras cabezas como el último gran disco de Sepultura. Y cómo no iba a serlo si fue el último con Max Cavalera y se nutrió de contundentes tracks que hasta el día de hoy atesoramos —y pese a que la banda continuó sin él y Max le dio vida a Soulfly—en todo el conjunto fue totalmente poderoso y magistral. “Roots” no fue solo un disco de Sepultura, fue un reencuentro con sus raíces y el video que se gestó para declarar todo ello fue en gran parte “Roots Bloody Roots”.

“Ross fue una parte muy importante de hacer bien ese sonido en bruto” comentaba la banda  acerca de Ross Robinson, el gran artífice de este nuevo sonido de Sepultura: “quería que fuera lo más sucio y vivo posible, y le encantaba la idea de salir a las tierras baldías y trabajar con las tribus. Se parecía más a un animador que a un productor, y habíamos escuchado todo esto sobre que él le lanzaba cosas a Korn para enfadarlos cuando estaban grabando. Fuimos allí el primer día y nos preguntamos: “¡No intentes jalar ninguna mierda contra nosotros! Somos de Brasil, ¡te mataremos! ¡Ja ja ja ja! Él tampoco lo hizo… Creo que pensó que estábamos hablando en serio “, recalcaban

El video musical fue dirigido por Thomas Mignone y ganó el “Premio del Video del Año” de Kerrang en 1996, así como una nominación para el Premio “Mejor video de rock” de MTV Brasil. El rodaje se realizó en las catacumbas debajo de la ciudad de Salvador, donde verdaderamente se vendieron los esclavos brasileños. Tenemos ahí cosas fantásticas, como la belleza natural de Brasil, y el folclor del país sudamericano: el fetichismo, el capoeira, los percusionistas de Timbalada y los afro-brasileños, así como la referencia a la religión de Candomblé. El video también muestra escenas de iglesias católicas, algo importantísimo en la idiosincrasia de Brasil. Fue un video muy representativo de su origen, como así también de lo que quisieron resaltar en uno de los discos más importantes de los noventa.

Conjuntamente a ello vemos la mejor etapa de Max Cavalera, sus videos en MTV tuvieron gran repercusión, donde lo veíamos avanzando con aquella icónica polera de Deftones (banda amiga y que apreció mucho), con su cabellera roja y dándonos estos guturales alaridos al ritmo de ese devastador groove que iba a marcar a toda una generación (por cierto, el nu metal se nutrió mucho de esto).

Por Patricio Avendaño R.