Videografía Rock: “Tommy the Cat” – Primus

Videografía Rock: “Tommy the Cat” – Primus

Las novedosas experiencias de cómo mostrarse al mundo de las bandas alternativas noventeras tuvieron a uno de los más desafiantes y asombrosos exponentes: Primus. La banda dirigida por el gran Les Claypool aprovechó su vitrina audiovisual para explotar toda su volada enfermiza, lúdica y bizarra al momento de exhibir su imaginación, con temas surrealistas en sus portadas, historias sin sentido en sus letras y por supuesto, imágenes de culto en sus flamantes videoclips.

Tommy the Cat era un tema “viejo” que ya había sido parte de ese estupendo primer disco en vivo “Suck On This” (1989), pero que la banda quiso recuperar para grabarlo por fin en estudio. Iba a ser el gran “Sailing The Seas Of Cheese” (1991) la estupenda oportunidad para dejar en estudio este tema ya todo un clásico de su discografía, e iba a ser un gran acierto, pues con agregados más y menos, con otra guitarra (esta vez con la de Larry Lalonde y no la del guitarrista original Todd Hutt) y con el magnífico video que nos cita en esta oportunidad, es en lo que la banda dejó una huella catuna para siempre en el rock.

En el video vemos a la banda tocar y contar esta tremenda y sórdida historia . Eso sí y también a diferencia de la primera versión con un invitado de lujo: el gran Tom Waits para hacer las voces. Les Claypool (que goza mucho el protagonismo en sus videos, es un “actor” de tomo y lomo) hace de algo así como un Bartender donde sirve una especie de leche desmedidamente, pero también, y lo mejor de todo: unas animaciones de gatos lo suficientemente grotescas y bizarras como para que inevitablemente se nos quedaran clavadas por siempre en la memoria son parte de él.

En el libro de Greg Prato, de la historia sobre la banda (bien recomendable, por cierto) llamado Primus, Over the Electric Grapevine: Insight into Primus and the World of Les Claypool,  es justamente el líder (un amante del dibujo y que tiene su propio arte) quien se refiere al origen de esta notable y alucinante animación que vemos en el video:

“Nos pusimos en contacto con este tipo, Dave Spafford, un personaje increíble, y quien todavía está animando. Fue un gran animador de células. De hecho, tenía algunos de los soportes de animación originales de Disney, que había obtenido del antiguo estudio de animación que Disney diseñó e inventó en sus primeros días. Y Dave solía hacer fiestas. Organizaba estas fiestas todas las noches en su casa en el valle, donde acudirían todos los animadores que trabajaban en la ciudad. Y su casa era como un pub: había máquinas de pinball, una mesa de billar, y él tiraba papel sobre todas las superficies de la mesa y ponía un montón de ideas, mientras todos están sentados allí bebiendo, dibujan. Y él guardaría todas estas fotos. Yo amaba a este tipo, era un gran personaje.

Le Dije que quería hacer una animación, algo así como el antiguo estilo de Max Fleischer, que es el antiguo dibujante de Popeye y Betty Boop, donde están como todos rebotando hacia arriba y hacia abajo al ritmo de la música, en blanco y negro.  Así que diseñó todo el asunto de “Tommy the Cat”. Y luego tuve esta idea de este bar, donde servíamos leche: Y traté de hacer que Tom Waits fuera Tommy the Cat, pero él estaba ocupado y no podía hacerlo (su voz como dijimos en los diálogos si es la real) . Así que le pedí a mi abuelo que viniera y usara maquillaje protético y se sentara a fumar cigarrillos. Había dejado de fumar años antes, así que en realidad amó la sesión fotográfica, ¡porque fumó, como quince cigarrillos durante este período! Le gustó mucho, y siempre ha sido una gran cosa con nuestra familia, que ‘Grandpapa’ estuviera en el video “Tommy the Cat”, dice en el libro el bajista.

Tommy es un gato feo, patán, vicioso, pero aun así es el rey de su callejón lleno de gatos magullados, callejeros y sucios donde está el pub Omalley Alley. La animación es una especie de versión bastarda del gato Tom de Tom y Jerry cuando se juntaba con sus “amigotes”, pero musicalizado excepcionalmente con las notas a mil por horas en bajo, batería y guitarra de uno de los temas más espectaculares que nos haya dejado la década de los 90.

Por Patricio Avendaño R.