Videografía Rock: “Youth Against Fascism” – Sonic Youth

Videografía Rock: “Youth Against Fascism” – Sonic Youth

Youth Against Fascism, fue el segundo single promocional de Dirty, séptimo álbum de estudio de los neoyorkinos Sonic Youth, disco lanzado en julio de 1992 por Geffen Records. La canción en particular, comenzó como un demo que no convencía a su vocalista/guitarrista Thurston Moore y prosperó gracias a Butch Vig, productor del disco, quien persuadió a toda la banda de mantenerse firmes y continuar con la idea de grabar, pese a que realmente se trataba de una canción que Moore no disfrutaba. El guiño a este hecho, fue la decisión de mantener un estribillo recursivo: It’s the song I hate, It´s the song I hate”. Con tono de protesta y bajo el régimen del presidente George H. W. Bush, se transformó en la canción anti-opresión más directa y recordada en toda la carrera de la banda.

Siempre experimentales, su sonido único los ha colocado dentro de las bandas más influyentes de su tiempo y con esta canción no marcarían la excepción, ya que muchos elementos sonoros sobresalen en Youth Against Fascism, como las energéticas líneas de bajo de Kim Gordon, la sonoridad añadida por Lee Ranaldo, o las guitarras improvisadas de Ian Mackaye (artista invitado para la grabación). Pero, es Thurston Moore quien toma el control mediante sus críticas a la desvirtuada subcultura skinhead, los cristianos y otros fanáticos religiosos, el Ku Klux Klan y su nefasto supremacismo blanco en Estados Unidos, el presidente y el conservadurismo político, las ideologías fascistas, el nacionalsocialismo, el neonazismo y, en general, todos quienes promueven el odio a través del racismo y el ataque a las minorías. Considerando la historia violentista de estos grupos y las terribles consecuencias de sus posturas sociales, políticas y morales, su pieza audiovisual fue pensada para entregar un mensaje contestatario ante sistemas adversos de represión y control. Para ello, su director Nick Egan, eligió filmar en los canales de control de inundaciones del río Los Angeles en California, con la banda tocando ante la tensión que generan unos ciclistas del FMX (Freestyle Motocross) circulando en el lugar. El resultado: todo un art-rock experimental y Warholiano, que toma como elementos estéticos imágenes de insurrecciones populares, grupos supremacistas, marchas de apoyo al fascismo, nazismo y/o comunismo, empalmadas con registros de bandas punk underground y revistas de moda. Totalmente destacable es el gesto con el que se muestra a Kim Gordon disparando un arma de la que no brota violencia, sino que sólo flores y más mujeres. Una vez más, Kim, la chica de la banda, representando a uno de los grupos históricamente marginados de la sociedad: las mujeres… invisibilizadas y siempre en resistencia.

De la mano de un tremendo productor, como lo es Butch Vig, Youth Against Fascism se transformaba en una canción de desquite, en la que Thurston Moore le pone rienda suelta a su léxico más displicente en contra de la intolerancia, fanatismo, enceguecimiento, violencia sistemática e incoherencia con la que suelen actuar ciertos grupos radicales, muy ligados al conservadurismo extremo. Luego de ello, la banda evitó realizar declaraciones políticas por años. Fue con la llegada de George W. Bush hijo al poder (2001-2009), que volvieron a encenderse las alarmas. Nada más desolador fue para ellos tomar consciencia que prácticamente toda su existencia como banda, la habían pasado bajo regímenes de derecha. Ante ello Lee Ranaldo expresaba: Comenzamos con todo el período Reagan y ha sido el estado más deprimente de la política Estadounidense durante la mayor parte de la vida de la banda. El ala derecha es sólo una farsa y todos estamos realmente tristes por eso. A partir de ello, su postura ha sido siempre clara, y aunque en estos momentos cada uno vela por sus proyectos musicales independientes, se han dado el tiempo para expresar su opinión e instar a que los ciudadanos vayan a votar para defender la democracia, los derechos humanos y nuestra libertad como individuos.