Weezer – OK Human: pausa y respiro frente al mundo en crisis

Weezer – OK Human: pausa y respiro frente al mundo en crisis

Atlantic Records / Crush Music, 2021

Los tiempos de pandemia nos han hecho reflexionar. ¿Cuántos de nosotros hemos bajado un poco las revoluciones para darnos más tiempo a nosotros mismos y a nuestros seres más cercanos? OK Human, la nueva entrega de Weezer nos invita a reflexionar, a parar por unos momentos y echar una mirada más profunda en nuestro interior, a volver a las raíces del ser humano, a apostar por la conexión con nuestros pares y alejarnos por un momento de las pantallas y todo aparato inteligente arrebatador de emociones. Con un nombre que claramente hace referencia a Ok Computer de Radiohead y que contrasta con la crisis tecnológica actual, la banda apostó por reemplazar las guitarras más crudas y distorsionadas, por cuerdas, vientos y bronces. Weezer se sumerge así, en un nuevo sonido encausado hacia el pop-orquestal con toques del magistral Pet Sounds de The Beach Boys.

Enfocado en el dilema de las contradicciones humanas, y acompañado de una agrupación de cuerdas, piano y guitarras acústicas, Rivers Cuomo expresa con simpleza en ‘All My Favorite Songs’, primer tema del disco, lo difícil que es enfrentar y comprender nuestros propios dilemas: “All my favorite songs are slow and sad. All my favorite people make me mad. Everything that feels so good is bad, bad, bad”. El mismo camino parecieran tomar las introspectivas ‘Aloo Gobi’, ‘Grape of Wrath’ y ‘Numbers’, que parecieran cuestionar otros aspectos de nuestras obsesiones.

‘Playing My Piano’ y ‘Mirror Image’ hablan de cotidianidad, con aires incluso más íntimos que las anteriores y hasta con texturas de género musical. ‘Screens’ discute el destino de la humanidad si seguimos inmersos en nuestras pantallas y en el mundo virtual tras ellas. ‘Bird With a Broken Wing’ y ‘Dead Roses’ surgen como ejemplos de melancolía y fragilidad, con letras mucho más crudas que invitan a reflexionar sobre nuestro lado más oscuro y ese pesar que rápidamente podría girar hacia un nuevo despertar, como lo expresa ‘Here Comes the Rain’. Pequeños detalles y una idea recurrente; la conexión virtual y la desconexión real; se dejan apreciar en ‘La Brea Tar Pits’, cuando Patrick Wilson deja las baquetas por unos segundos para contestar una llamada telefónica, acentuando esta idea de la conexión enfermiza e inmediata de la que no podemos escapar.

Ok Human se tradujo en una pausa y una posibilidad de respiro para Weezer, luego de un complejo y pandémico 2020 que los llevó a la cancelación del Hella Mega Tour, junto a Fall Out Boy y Green Day. Aunque se aleja de los sonidos originales de la banda, es un trabajo íntimo e interesante, que da tiempo y renueva los aires antes de pasar de lleno a Van Weezer, su próximo y esperado lanzamiento (también aplazado por la pandemia), que promete volver a los sonidos más distorsionados y que tiene fecha de estreno para el 7 de mayo de este año.