«WOMAN LIFE FREEDOM»- Sevdaliza: la poderosa carta de disidencia y lucha que llega a Primavera Sound Santiago

«WOMAN LIFE FREEDOM»- Sevdaliza: la poderosa carta de disidencia y lucha que llega a Primavera Sound Santiago

La construcción de un co-relato en el mundo de la música, siempre se transforma en una trinchera de lucha, en un espacio de enunciación, pero también se transforma en un punto de fuga en el momento en que se deciden esbozar, por medio de creativas métricas, diferentes formas de violencia, opresión o dispositivos de subordinación, siendo este uno de los puntos clave de construye el trabajo de la potente artista dark-pop Sevdaliza.

La icónica artista nacida en Irán, comienza a trazar su historia con “Clear Air” durante el 2014, llamando la atención en la industria musical por la potencia de la articulación sonora y también su perspectiva infranqueable al encontrar en este espacio, un lugar de declaración respecto a una histórica de desigualdad social a diversa escala. Razón por la cual, durante el 2017 decide escribe “Bebin”, su primera canción escrita en persa, la cual emerge como respuesta ante la Orden Ejecutiva 13769 que propende la criminalización estigmatizatoria de migrante de Oriente Medio a Estados Unidos, es por esto que la artista declara que “En protesta por el clima político inhumano, no podía descansar mi cabeza en el privilegio. Escribí ‘Bebin’ en farsi, para solidificar. Me mantengo fuerte con amor. En este caso, elijo evitar los medios de comunicación principales, porque no tengo ningún interés en tomar parte en un concepto victimizado. Toma este mensaje sin luces, sin cámara, sin acción. Soy únicamente un mensajero. En el cerebro del amor, no hay lugar para el racismo ni la intolerancia» (Sevdaliza, 2017).

En cuanto al desarrollo e impacto discográfico de la ideóloga de “HUMAN”, su carrera se comienza a construir por medio de “ISON”, LP de 17 canciones las cuales se destacan en su mayoría por la potente influencia del R&B que se entrelaza con un sólido background literario en el que hasta Kafka está presente en la construcción de retórica. Le sigue “The Calling” (2018), EP de 6 canciones que destaca la fuerte influencia del trip-hop, así como también captura la riqueza de la compositora de proto-punk Tracey Thorn, el trémolo de Nicola Hitchcock, al tiempo que agrega un melisma distintivo que evoca sus raíces iraníes. Con todo este trabajo realizado a pulso, posteriormente abre paso a la era “Shabrang” en 2020, siendo uno de los discos más importantes de su carrera por ser considerado uno de los álbumes revelación del año cruzado por la crisis socio-sanitaria, y que por lo demás, recupera un relato personal que se captura en el artwork de la fotografía en la que uno de sus ojos parece ser fuertemente golpeado. Es por esto y más, que en nuestro especial previo a Primavera Sound Santiago, analizaremos el último lanzamiento de la artista radicada en Holanda: “WOMAN LIFE FREEDOM”.

Tal como se ha desarrollado hasta este punto, el trabajo de la artista se caracteriza por la potencia articuladora de responder y encarnar sus propias banderas de lucha en líricas y sonoridades ligadas siempre a la base pop experimental. Ante este escenario, es que el lanzamiento del sencillo “WOMAN LIFE FREEDOM”, se sitúa en la injusta muerte de Mahsa Amini (22) en manos de las fuerzas policiales de dicho país; Nika Shakarami (16), joven asesinada por protestar en las calles de Teherán; y Sarina Esmailzadeh (16) también fallecida tras juntarse con amigas para reclamar por sus derechos en territorio iraní.

Ante el dolor y desconsuelo que atraviesa su propia existencia al reconocerse en identidad en cada mujer y niña que protesta ante una histórica de injusticia, es que la frase “Mujer, Vida y Libertad”, toman un rumbo tan político como emancipatorio, por lo que esta consigna, se vuelve su propia expresión de resistencia.

Comenzamos este track con la captura la consigna iraní que le da el nombre a este potente track, lo que seguido de un tenue tarareo, nos encontramos de frente con lo que sería el relato en primera persona de una experiencia de vida que tensiona los preceptos eurocéntricos y hegemónicos que interseccionan la experiencia de la mujer en oriente medio “I was told to stay quiet, in a world full of noise. I was told to walk silent, in a war of wicked marches in this world. I remain lost for answers”.

Sucumbimos ante la fragilidad de un trip-hop que conduce un viaje reflexivo y autocrítico de nuestros propios privilegios. Nos enfrentamos a un sampler que lejos de conexiones recopilatorias, ilustra en memoria emotiva, aquel sentimiento de congoja y desesperación tan propio de una histórica de abuso. Por lo mismo, en concomitancia a la generativa de ambiente, Sevda Alizadeh enuncia “I was told to hold violence, when the world kills with greed. I was put on a diet, cause a woman shouldn’t be’. I was taught compliance, in the name of the sword. That stabbed every dream I could be”.

Con la visibilización de una existencia interseccionada por subyugación género, raza, clase, religión-moralidad, una constante en la que se profundizan y enquistan las diferentes formas de violencia de género como parte de una construcción social, entramos al coro en donde la súplica por “Un día de libertad”, rompiendo a sangre cualquier atisbo de empatía. Sin metáforas, ni hipérboles.

Entramos en un nuevo verso, continuamos con un sampler que solo acompaña un viaje de depuración y catarsis de una mujer que expresa parte de su trayecto vital, en las demandas históricas que se entrecruzan en el movimiento de mujeres que busca libertad y vida, en las quebradas calles de Irán, es por esto que “Not today, I am silent. I pick my battles and my peace. I look to God for guidance. Not the name but frequencies. We live, we die”, se vuelve una estaca en el corazón, una herida abierta que no cierra mientras la agonía de ser mujer en contextos profundamente cis hetero-patriarcales, se profundizan en la diversificación cultural que trasciende en el globo mundial.

Fiel a su estilo de capturar discursos, fragmentos literarios e inspiraciones, es que en este track Sevdaliza apuesta por capturar dos fragmentos claves de intervenciones de la directora franco-iraní Marjane Satrapi. Ante este escenario, es que resulta preciso reflexionar respecto al impacto cultural e histórico que cruza este track, puesto que no solo apuesta por ser un recurso refractario ante tiempos de transformación en el territorio iraní, sino que también apuesta por volverse un recurso de archivo histórico que tensionará siempre las élites historiográficas que se adjudican -arbitrariamente- la transmisión y discursivas de hechos históricos desde una óptica miope y excluyente.

Entramos en el último verso, esta vez en compañía de un teclado que se intensifica con la aparición de una trompeta, la que con una característica armonía, nos rememoran tonalidades propias de un funeral. En esta idea, es que nos conectamos con este último verso desde un rap que se fusiona con la rabia e impotencia de una mujer, que en subjetividad, denuncia la injusticia de la constante en la división sexual del trabajo, posición en la que se permite interpelar a los hombres desde su vacua posición de jerarquía, esa misma que los protege y los hace mercenarios en la ejecutiva de la reproducción histórica de las diversas formas de violencia contra las mujeres y diversidades sexuales: “One day, one day you will understand how to be a real man, in the womb of a woman”.

Terminamos con el discurso contestatario de Marjane Satrapi, pero también terminamos este track con la potente tarea de cuestionar y reflexionar sobre nuestras propias posiciones de privilegio que nublan nuestra razón, porque si una cosa nos deja en claro la productora Sevdaliza, es que la lucha no es sólo por la libertad de las mujeres hegemónicas, sino que la lucha por la emancipación de las mujeres parte desde la visibilización de la interseccionalidad como parte constructora de la profundización de los dispositivos de poder.

Karin Ramirez Raunigg

De música, libros y otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.