Symphony X: Celebrando 25 años de épica progresiva

Symphony X: Celebrando 25 años de épica progresiva

Symphony X, la emblemática banda de metal progresivo con algunos toques de power metal y neoclassical, está de celebración ya que son 25 años haciendo música y ya con 9 álbumes a su haber, los provenientes de New Jersey están de gira mundial tocando un setlist de lo más nutrido de su discografía. 

Una banda llena de virtuosismo, siempre liderada por el genio de la guitarra Michael Romeo, Russel Allen (voz), Michael Pinnella (teclado), Michael LePond (bajo) y Jason Rullo (batería). Algunos de sus discos han estado llenos elogios por lo virtuoso y maestría de su sonido progresivo, uno de ellos es “The Odyssey” del 2002, un mastodónico lanzamiento que no hace más que reforzar los conceptos preestablecidos del metal progresivo, llevándolos a nuevos límites y cotas superiores de excelencia. Pero es en el tema título que cierra el álbum que la banda realmente brilla y se muestra ambiciosa como nunca. The Odyssey, la canción, son 24 minutos de pura magia y una aventura épica por todos los climas y atmósferas que se imaginen, considerado hoy un clásico de clásicos y el eterno caballito de batalla para la banda, que solía hasta hace poco cerrar sus shows con una interpretación completa en vivo.

Otro de sus grandes discos es “The Divine Wings of Tragedy” del año 1996, el cual representa el pináculo del Symphony X de los 90 y se convierte automáticamente en uno de los mejores álbumes que haya podido dar el género, combinando ese sonido bombástico y pesado con fuerte influencia en el power metal que ya se venía gestando en la época, adornado con ese fuerte toque neoclásico y progresivo que tan bien le sienta a la banda. “Paradise Lost” es otro de álbumes lleno de genialidad, es uno de los discos definitivos de metal progresivo moderno, con canciones cuidadosamente trabajadas por la mente maestra de Michael Romeo, un genio compositivo contemporáneo que llena de buen gusto a cualquier composición, sumado a la garganta mega poderosa de Russell Allen en uno de sus mejores momentos. 

Su último trabajo “Underworld” del 2015 está construido de manera totalmente optimizada y eficaz, logrando que las 11 composiciones se vuelvan himnos instantáneos, explorando el costado más cancionero y pegadizo de la banda, entra en otros territorios que se acercan al heavy metal clásico, power metal e incluso algo de hard rock.

Este 2 de agosto en el Teatro Caupolicán será la gran celebración de Symphony X junto a sus fans, donde tocaran su mejor repertorio lleno de himnos progresivos como, Nevermore, Sea of Lies, Run Whith the Devil y The Odyssey.

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.