Tankard: 40 años de moshing incandescente

Tankard: 40 años de moshing incandescente

Una tarde noche llena de energía, agresivos bailes thrash, acrobacias varias y mucha cerveza, fueron los protagonistas de una encendida jornada vivida en la mítica Blondie, cortesía de los nacionales Acero Letal, y por supuesto toda la experiencia y manejo escénico de los alemanes provenientes de Frankfurt, Tankard.

Ninguno de los asistentes habría dudado que sería una noche potente, y que albergaría un lleno total en la clásica discoteque, de apoco los fanáticos del metal y vestimentas negras llenaban cada espacio, para obtener la mejor ubicación y disfrutar de un show que era éxito seguro, ya pasadas las 19:00 horas, la banda nacional porteña, Acero Letal, que desde el 2007 vienen haciendo ruido y ganándose un espacio importante en la escena underground nacional e internacional, afinaba instrumentos para entregar su mejor setlist y animar aún más a las masas, y la verdad no dejo a nadie indiferente con su sonido heavy/speed metal, lleno de riff pesados y ese clásico sonido ochentero que emulaba bandas como Saxon, Diamond Head y algo de Judas Priest, temas como, Por la Gloria del Metal, Veloz Invencible y Duro Metal, lograron enardecer a un público que quería más y más velocidad, la que sería saciada con el clásico thrash de los germanos.

La entrada a escena de los teutones estaba programada para las 20:00 horas, pero ajustes de sonido en un costado del escenario retrasaban el show, los thraser que a esa hora llenaban cada espacio del recinto, aclamaban a toda voz en nombre de Tankard, su clamor no se hizo esperar y a las 20:27 horas, se apagan las luces para dar paso a Olaf Zissel en la batería, Andreas Gutjahr en guitarra, Frank Thorwarth en el bajo, y por supuesto toda la simpatía y genialidad de Andreas Geremia o Gerre como sus fans lo conocen, locura total desde el primer tema Rectifier, el que logra desatar el primer mosh que se intensificaría y perduraría hasta el final del espectáculo, agitando a la mayor parte del público cercano al escenario, era una noche de los clásicos de Tankard, punto seguro para enloquecer a sus seguidores, The Morning After, Metaltometal y Rapid Fire, fueron puntos altos al inicio del recital, temas con los que llevan años ganando más adeptos y que tocan en cada show que dan a nivel global, convirtiéndose en temas insignes de la banda.

Gerre anuncia que su nuevo disco está a días estrenarse, es por ello que tocan el único tema de su exclusivo material, Ex-Fluencer, el que no defrauda y es aclamado por su rapidez y técnica, es lo que sus fans quieren seguir escuchando, su lealtad infinita por su estilo abiertamente definido desde que empezaron como banda a principios de los 80s, un clásico de aquellos le sigue, Die with a Beer in Your Hand, coreado y seguido casi por la totalidad de la asistencia, el mosh sigue, la velocidad aumenta, la cerveza ayuda refrescar a los fatigados headbangers para seguir saltando al ritmo thrash de sus ídolos. Rules for Fools y Time Warp, temas del álbum Vol.(I)ume 14 del 2010, son los que exaltan el estilo musical intrínseco de los alemanes, ritmos veloces, blast beat intensos, solos memorables, y la picardía y entrega de un vocalista que lo da todo por engrandecer a su audiencia, Gerre de vez en cuando le pregunta a la fanaticada, ¡Santiago de Chile, están listos! Cosa que volvía locos a la generalidad a los asistentes.

We´re Coming Back, desata un torbellino de metaleros, incluso más de uno surfea por el público luchando por no llegar a la valla y tener que retroceder hasta final para volver una y otra vez al centro de la pista. Ya es una jornada para el recuerdo, grandes temas, locura desatada, energía liberada, Tankard entrega lo que sus fans quieren escuchar, no se andan con rodeos, fieles a un setlist a prueba de todo, lo que los lleva a ganadores sin ninguna duda. A Girl Called Cerveza, es recibido como si hubiese sido el primer tema, aún quedan fuerzas para seguir, a pesar que es su décimo cuarto tema del show, los alemanes se toman una pausa, pero sabemos que el Encore alguna sorpresa traerá, Rest in Beer, con su memorable riff suena de fondo, aún queda respiro para los Old School, nada que una fría cerveza ayude a seguir en pie, el final de la jornada llega con su tema más pedido de la noche, el clásico de clásicos, Zombie Attack, canción obligada en todas sus presentaciones, además por el que se hicieron conocer en sus comienzos, directo, agrio, con un sonido más punk, vuelve a este tema un torbellino de violencia y alcohol, que impacta si clemencia nuestros tímpanos, puro y sucio thrash metal para moler cada hueso en un salvaje mosh. El telón se cierra con (Empty) Tankard, tema que demuestran porque siguen siendo considerados como banda cervecera, cosa que sus fans idolatran y que, sin importar cuestionamientos vagos por sus letras, los equiparan para llevarlos a la realidad.

¡Salud!

Carlos Ramirez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.