Overkill: The Wings of War

Muy productiva ha sido la década para la legendaria banda de New Jersey, defensores acérrimos del thrash de cepa. Hace poco más de dos años habían presentado “The Grinding Wheel” y ahora hacen efectivo el lanzamiento de su 19° álbum de estudio, “The Wings Of War”. Éste representa el primer trabajo con Jason Bittner (ex Flotsam & Jetsam) en la batería, ingreso que le quedó perfecto al estilo rompe cuellos que manejan los Overkill. El tándem de Dave Linsk y Derek Tailer lanza riffs veloces y muy agudos, dando la sensación de que todo va a romperse en pedazos; a esto, hay que agregar la voz única del sr. Blitz, elementos que en conjunto producen un resultado vibrante.

Tras una carrera de 40 años, no deja de sorprender que una banda de esta talla pueda producir un álbum decoroso cada dos años, sin ningún indicio de renunciar a las raíces. La producción de este disco es detallada y de buena factura, con un sonido muy orgánico y que engrana todo lo que uno esperaría de Overkill.

Después de escuchar el primer sencillo, “Last Man Standing”, sabíamos que el producto tenía que ser una explosión sonora. Esta canción está basada en ritmos lentos y de suspenso que, de pronto, deja caer el riff que patea todo a su paso, al tiempo que Blitz solo reparte actitud. Con el golpe fuerte de la batería de Bittner, somos guiados a la demolición del mundo. “Believe in the Fight” representa el amor de la banda por el punk de los ‘80 y nos otorga un poema bullicioso y hostil; combina muy bien la actitud de derrota con el protagonismo de las líneas de bajo de DD Verni. Quizás son innecesarios los 5 minutos de duración, con 3 hubiera bastado para sentir el azote de un punk minuciosamente real. Este debe ser el principal problema del disco, idéntico al de “The Grinding Wheel”, donde algunos temas se alargan sin necesitarlo. “Welcome to the Garden State” está destinado a convertirse en un himno, gracias a su ritmo optimista y que se mantiene fiel a la pesadez. El álbum muestra temas que se asemejan más a lo clásico, como “Batshitcrazy”, donde Blitz suena como un perro rabioso y Dave Linsk suelta unos ganchos asombrosos; buenos cambios de ritmo, además. Y “Head of a Pain”, con las voces raspadas de Blitz, es jugar a ganador gracias al coro realmente pegadizo. Estas últimas van a enviar a los fanáticos a un frenesí enloquecido en vivo. El resto de las propuestas se agrupan en un thrash más genérico pero igualmente rescatables.

La portada no es todo lo creativa que quisiéramos, pero mantiene el verde tóxico característico de la banda. Son 5 calaveras que rodean o custodian la señal asociada a la guerra nuclear, que es justamente el mensaje que detenta este trabajo en casi todas sus letras. El peligro latente de guerra y destrucción de la humanidad, discurso clásico del metal.

Lo mejor de esta escucha es comprobar que siguen siendo los que tienen los puños más duros, son los que evitarías si los encuentras en la calle, y nos vuelven a dar otra dosis de alto octanaje. “The Wings of War” es bastante redondo y tiene dos canciones (“Last Man Standing” y “Welcome to the Garden State”) que debieran ubicarse en el top 10 dentro de lo mejor que escucharemos este año dentro del género. Y en estos tiempos esto vale mucho, sobre todo en una banda que sigue defendiendo las raíces puras del thrash con la misma energía y convicción de hace 40 años.

Dream Theater: “Distance Over Time” (2019)

Los gigantes del Metal Progresivo están de regreso con su disco número 14, Distance Over Time, la situación de la banda era un poco complicada previa al lanzamiento puesto que muchos de sus fans tenían sentimientos encontrados por sus dos anteriores producciones que fallaron a nivel de sonido y conceptos, sin embargo, el quinteto fue muy consciente de ello a la hora de aislarse por dos meses en un establo de ubicación secreta y volver a componer este nuevo álbum juntos con todos aportando ideas, además parecen haber tomado nota de las críticas de su audiencia para corregir los fallos anteriores.

Continuar leyendo “Dream Theater: “Distance Over Time” (2019)”

Candlemass: The Door to Doom (2019)

candlemass-the-door-to-doom-2019

Después de seis años, los creadores del Doom están de vuelta. Candlemass lo ha estado dando todo desde 1984 y en su 35 ° aniversario decidieron recuperar a su vocalista original, Johan Längqvist, quien no estuvo en ningún otro disco salvo el gran debut, por lo que se temía que este retorno, en el trabajo n°12 de la banda, fuera más bien un saludo a la bandera que enarbolan con orgullo sus fanáticos de siempre. Pero como si el regreso del cantante de “Epicus Doomicus Metallicus” no fuera gancho suficiente, invitaron al ícono absoluto Tony Iommi como guinda de la torta, factor que obviamente atrajo la atención del universo metal a este “The Door to Doom”.

Recordemos que Candlemass influyó en gran parte de la escena del metal escandinavo y ya venían precedidos de un EP de excelencia y que recibió fantásticas críticas, por lo que estos soportes podían ser una excelente oportunidad para darse a conocer a un público más amplio.

El disco se disfruta desde varias perspectivas. Primero, se siente atemporal y satisfacen mucho las tres primeras pistas, las cuales se apoderan de la épica en sus seis minutos de duración. “Splendor Demon Majesty” explota con el riff y se fusiona con la atmósfera de inquietud que propone de manera vibrante. Candlemass no ha olvidado lo importante que es el tema de apertura. El ícono del heavy metal, Tony Iommi, nos atrapa y nos dice “así se tocan las cuerdas” en “Astrolus – the Great Octopus” y es el líder del track. Por otro lado, la balada “Bridge of the Blind” se canta con un lirismo directo, renovado y cautivador.

Los legendarios Candlemass presentan baterías vivas y líneas de bajos brillantes, completado con un gran desempeño vocal

 

Las canciones de medio tiempo, como “Death’s Wheel”, son old school, rebosantes de oscuridad característica de la banda y que no se oían con tanta fuerza desde los ’90. Las mejores partes de este trabajo es cuando se desaceleran para los solos y aparecen las melodías deslumbrantes, mientras que los riffs pesados podrían haber sido un poco más desarrollados, pues los hacen desaparecer demasiado rápido; esto se nota en “House of Doom”, donde el coro y el verso están en un ritmo más rápido y las secciones medias son muy cortas. En el último EP, este tema contó con la participación del cantante Mats Levén, pero la versión con Längquist es mucho mejor, porque su voz profunda lleva mejor la atmósfera del tema. “Black Trinity” y “The Omega Circle” son directas y mucho más sucias.

Moderna propuesta para la experimentación de la fatalidad. Los legendarios Candlemass presentan baterías vivas y líneas de bajos brillantes, lo que se completa con un gran desempeño vocal y ese gancho perfecto obsequiado por Iommi. “The Door to Doom” es un sólido puente entre las obras antiguas del grupo y el sonido más nuevo, gestionando de manera eficiente sus terrenos más melódicos con un gran desfile de riffs ampulosos. En raras ocasiones se llega a ver a una banda lanzando su 12a producción, juntando en ella lo mejor de su historia y con tiempo aún para encontrar novedad en sí misma. Se anota como uno de los destacados del género para 2019.

También en Nación Rock:

Papa Roach: Who do you trust? (2019)

papa-roach-who-do-you-trust-reseña-2019

En los 2000 se encumbraron como una de las agrupaciones líderes dentro del rock alternativo. Buenos discos y grandes canciones los hicieron subir como la espuma, logrando mantener un status al paso de los años. Tras dos décadas en el negocio, hace un tiempo que han buscado experimentar con nuevos sonidos y se han lanzado a la caza de la innovación en su propuesta, lo que justamente trae consigo su última producción.

“Who do you trust?” fue producido por Nick “RAS” Furlong y Colin Cunningham, quienes impulsaron los acordes hacia otros focos, dando con un álbum arriesgado y moderno, menos golpeador que el anterior de 2016. Hay mucho rap metal, otros momentos más mainstream y otros más duros, por ejemplo, “The Ending” abre con efectivos versos de rap melódico, cortesía de Jacoby Shaddix, y que rememoran la era más comercial de Linkin Park; “Renegade Music” posee fuertes guitarras y ritmos de batería del tipo Rage Against the Machine. “Who do you trust?” y “Not the Only One” buscan equilibrio entre el rock y un rap más pesado; “Top of The World” y otra vez con Linkin en la cabeza, se pasea entre el rock y el dubstep; “Maniac” y “Better than Life” muestran sendos riffs, pensados para los conciertos en vivo.

Tal vez te interesa: Mike Shinoda no descarta continuar con Linkin Park

Cortes más modernos en su estilo son “Elevate” y “Come around”, la que lamentablemente se va desdibujando y termina como una balada muy simple. Suenan más melódicos en el rock-pop de “Feel like home”, mientras que lo más hardcore que escucharemos es “I Suffer Well”, el que está bien estructurado pero que se siente algo aislado dentro de esta propuesta.

La portada es en azul, con el oleaje de alta mar en primer plano y un brazo que sobresale del fondo, claramente en señal de auxilio, sin que se vea en las cercanías la posibilidad de salvación.

A pesar de querer tomar riesgos por la continua búsqueda de la ampliación de sus propias fronteras, Papa Roach no deja claro con este “Who do you trust?” en cuál campo musical se siente más al mando. El sonido suave, prefabricado y melódico no le quedó bien a todos los temas y planta la duda de si la variedad de estilos es lo que mejor les queda. No obstante, hacemos la salvedad de que el sonido que lograron es fresco y rejuvenecido, por lo que deberemos esperar el siguiente álbum para comprobar si los de California encuentran el balance sonoro que buscan hace tanto tiempo.

Mira también:

Rival Sons: Feral Roots (2019)

rival-sons-feral-roots-reseña

Cada vez se hace más complicado encontrar cosas realmente interesantes en la vereda rock. A veces falta calidad y, en otras, personalidad, dentro de este mar de nombres y proyectos que surgen todos los días. Sin embargo, Rival Sons ha ido marcando cierta pauta a lo largo de cada disco que han editado desde 2009, los cuales han pasado demasiado desapercibidos. Cuando Black Sabbath los trajo de teloneros, en su despedida de 2016, recién comprobamos la pasta de la cual estaban hechos y no les hemos perdido la pista. La banda de Jay Buchanan ya había sacado un excelente álbum en 2016 (“Hollow Bones”) y ahora abren el 2019 con “Feral Roots”, una escucha obligada para seguirle el rastro a quienes ya se presentan por sí solos adonde vayan. Editado bajo Atlantic Records, fue grabado en Nashville bajo la producción de Dave Cobb.

Contundencia es lo que ofrece “Do Your Worst”. El riff principal es adictivo, así como la poderosa voz de Buchanan, mucho más madura y equilibrada. Fantástico puente-estribillo y un solo breve pero poderoso; este inicio ganador, da paso a “Sugar on the Bone”, más distorsionada y que hace competir a la guitarra con la batería por el protagonismo. Más comercial, accesible y cercana a los acordes de “Back in the Woods”, al estar ambas inspiradas en el rock más clásico.
En este momento, es muy valorable que se hayan dado el tiempo de presentar novedades, de expandir sus límites musicales. “Look Away” es uno de los temas que lo refleja, pues tiene acústicos inspirados en Led Zeppelin III y que crean una atmósfera contemplativa, muy folk-rock; en otra línea, aparece “Feral Roots”, la cual es mucho más rompedora. Gana por todos lados con el buen uso de las guitarras, las cuales apalancan la emotividad de Jay. “All Directions” también se llena de matices, reflejando la versatilidad de la banda, tanto en composición como en ejecución. “Stood By Me” con sus influencias funkies, y “Shooting Stars”, con sonido inspirado en la música negra, que incluso llega al góspel, logran ser canciones muy completas y que rompen con el esquema tradicional del grupo.

La portada es muy colorida y sigue la línea de tener animales como foco de mirada. Apreciamos a una hembra tendida en un florido campo, rodeada de pájaros y conejos, con la leche saliendo de su cuerpo; un llamado a volver a las raíces, a la protección de los inicios de la vida.

“Feral Roots” es un disco que trae consigo calidad y madurez en una banda que no deja de sorprender. Cada tema tiene identidad propia y trataron de presentar ritmos nuevos, basados en estructuras conocidas. El cuarteto se escucha afiatado, Jay Buchanan cada vez más crecido en su labor y con momentos sólidos de instrumentación, específicamente en percusión y guitarra; esto nos hace valorar positivamente este nuevo intento discográfico que, sin duda, los sacará de gira. Extrañamos algunos riffs más novedosos y nos hubieran gustado letras por fuera de los clichés del rock, pero son solo detalles que se pierden ante la potencia y solidez de varias de sus canciones; de hecho, la pista que da nombre al disco será de lo mejor que escucharás este año. Si no conocías nada de Rival Sons, este “Feral Roots” es una excelente forma de comenzar a escudriñar en su recomendable propuesta.

Tal vez te interesa:

John Garcia: “John Garcia and the Band of Gold”

Muchos años han pasado desde la disolución de Kyuss, banda influyente por excelencia y referente ineludible de los noventa, si aludimos al stoner y al llamado “rock del desierto”. De lo que fue esa formación, han surgido otras propuestas amparadas bajo el paraguas de la creatividad de quienes algún día la formaron, por lo cual es correcto decir que Kyuss sigue siendo fuente de buen beber para ellos; sin embargo, da la impresión que a John Garcia le ha costado capitalizar ese éxito más que a sus ex compañeros. La denominada “voz del stoner” alumbra los inicios de 2019 con nuevo combo llamado Band of Gold.

Escuchado el disco, queda la grata sensación de que logró recrear lo que mejor le queda. Porque este homónimo redibuja el espíritu de los creadores de “Blues for the Red Sun”, pero le agrega un matiz más rockero, propuesta que ya nos había compartido a través de Unida y Hermano.
Producido por Chriss Goss, el objetivo de Garcia es darle al público más stoner justamente lo que quiere escuchar a través de “Popcorn (Hit Me When You Can)”, que nos deja la influencia sabbathiana de años setenteros, junto con “Apache Junction”, la que tiene un medio tiempo marcado por el rock y no tanto por el stoner, sentenciando con más energía en el riff y el ritmo poderoso de la batería. “My Everything” y “Kentucky II” rinden cuenta de que cuando John está inspirado, resplandece como el oro. “Cheyletiella” y “Softer Side” son extensas, espesas, trabajadas hasta el mínimo detalle y con un punto lisérgico que nos hace extrañar ese desierto de antaño, quedándose como las más completas.

Si bien es predecible y clásico, es eso mismo lo que atrae y logra que repasemos el trabajo entero, entendiendo que la técnica está dominada y que esa voz le da a los temas un poder extra, al estar muy bien interpretadas. Como era de esperar, el tinte vocal sin igual de Garcia marca el devenir del álbum, pero éste se retroalimenta con riffs densos y aires de psicodelia como base de toda la escucha. En general, estos podrían ser temas que no encontraron lugar en los discos de Kyuss debido al enorme nivel que tenían los que sí entraron, pero no por eso vamos a decir que estos 40 minutos son desperdicio, por el contrario, hacen prevalecer a Garcia como un músico al cual le queda resto por entregar.

Millencolin estrena nuevo video de “SOS” adelanto de su próximo disco

Los Suecos emblema del Skate-Punk vuelven a la carga.

Hace un mes Millencolin anunció el lanzamiento de su nuevo disco “SOS” fijando fecha para el 15 de febrero del 2019 a través de Epitaph Records. Ahora nos traen el video del primer single “SOS”, canción que le da el nombre al disco.

Continuar leyendo “Millencolin estrena nuevo video de “SOS” adelanto de su próximo disco”

Halestorm – “Vicious” (2018)

Tras su alabado trabajo “Into the Wild Life”, los estadounidenses Halestorm, liderados por una de las mejores voces que ofrece el rock en estos tiempos, Lzzy Hale, nos presentan “Vicious”, cuarto álbum de esta prometedora agrupación y que se sujeta directamente de los bastiones que le han dado larga vida al hard rock, todo remarcado en un sonido duro y moderno. La producción de Nick Raskulinecz (Trivium, Ghost, Alice In Chains) le ha aportado nuevos matices a la, cada vez, más madura propuesta del grupo.

Continuar leyendo “Halestorm – “Vicious” (2018)”