Las pistas que indican la posible reunión de Nirvana para este fin de semana

Este fin de semana tiene lugar el Cal Jam fest, el festival organizado por Foo Fighters, y Dave Grohl ha estado brindando misteriosas pistas acerca de una posible reunión de los miembros sobrevivientes de Nirvana, la cual muchos fans esperan y que se ha dado en un par de ocasiones en estos últimos meses y en 2014 para el rock’n roll hall of fame.

En las últimas 24 horas, Foo Fighters ha publicado dos tweets en referencia a Cal Jam. En un tweet que anunciaba una proyección del nuevo documental de Joan Jett, a la que Foo Fighters respondió tuiteando: “¡¡¡NO PUEDO ESPERAR !!!! “Estén atentos …”

Luego la mención es a dicha reunión en el Salón de la Fama del Rock & Roll de Nirvana, que tuvo lugar después de la inducción de la banda en 2014. Ese tweet incluía el subtítulo, “This is a Jam @caljamfest # CalJam18”, y fue retuiteado por la cuenta oficial de Nirvana en Twitter.

Los tres miembros supervivientes de Nirvana estarán presentes en el festival. Grohl y Pat Smear, por supuesto, tocan juntos en Foo Fighters, mientras que Krist Novoselic estará presente también con su banda actual, Giants in the Trees. También en la alineación de Cal Jam están dos de los vocalistas del programa de reunión de Nirvana 2014: Joan Jett y John McAuley de la banda Deer Tick. McAuley también aparece en el video a continuación, que muestra el tema de Nirvana “Serve The Servants” tocado al revés.

Además, Foo Fighters ha compartido un segundo video del Rock and Roll Hall of Fame de Nirvana, esta vez con Joan Jett. “… ¿alguien tiene el número de @ joanjett?”, dice el tweet.

Sin duda este fin de semana dilucidaremos estos crípticos mensajes, a estar atentos.

VIDEO: Mira a Dave Grohl multiplicado en su nuevo tema/documental “Play”

Como ya se venía anticipando, ya llegó el día. Dave Grohl ha presentado Play, un nuevo mini documental autodirigido centrado en su grabación de un instrumental de 23 minutos en vivo en que toca siete instrumentos.

La película celebra “las recompensas y los desafíos de dedicar la vida a tocar y dominar un instrumento musical”, según un comunicado de prensa. “La primera parte se inicia con imágenes narradas detrás de escenas que muestran el amor por la música y la relación de por vida con un instrumento, y detalla el proceso y los desafíos de grabar y filmar esta actuación única”.

Play luego pasa a la grabación instrumental de 23 minutos. “Toda la canción fue interpretada por Grohl, cada vez en un instrumento diferente, en vivo durante 23 minutos. Comenzando con la grabación de toda la pista de batería puramente de memoria, sin partituras o pistas de guía, seguidas de guitarra, luego bajo, teclados, etc. Grohl se encargó de una sesión de grabación de una sola persona”

Agrega el líder de Foo Fighters en un comunicado: “Ver a mis hijos que comienzan a tocar música y aprender a cantar o tocar la batería, me hace volver a la época en que tenía su edad escuchando discos, el aprendizaje de la escucha … y cuando me quito niños al lugar donde toman sus lecciones, veo estas habitaciones llenas de niños que realmente se esfuerzan por resolver esto. E incluso ahora, como hombre de 49 años, todavía estoy tratando de resolverlo … no es algo que realmente domines. Siempre estás persiguiendo el próximo desafío, y siempre estás tratando de encontrar una manera de mejorar lo que has aprendido”.

La película fue dirigida por Grohl junto al colaborador Mark Monroe (Sound City/Sonic Highways), con la asistencia del director de fotografía Brandon Trost y el ingeniero Darrell Thorp. Se presenta como una experiencia interactiva en línea donde los fans tienen la opción de ver el mini-doc y la actuación de Grohl tal cual; enfocándose en un instrumento en particular; y/o descargar la partitura correspondiente. El sitio web también incluye una lista de organizaciones “donde se puede donar tiempo, dinero e instrumentos a la causa, y lugares donde los músicos, tanto jóvenes como adultos, pueden tener la oportunidad de tocar música en vivo”.

Disco Inmortal: Foo Fighters – “There is Nothing Left to Lose” (1999)

Se acerca el fin del milenio y Foo Fighters prepara el terreno para su tercer trabajo discográfico, tras el rompedor debut homónimo de 1995 y el aclamado segundo álbum “The Colour and the Shape” de 1997. Por ese entonces, 1999, la banda pasó por cambios en la formación. Se mantuvieron Dave Grohl y el bajista Nate Mendel, mientras que el guitarrista Pat Smear había renunciado y su lugar fue ocupado temporalmente por Franz Stahl, quien fue despedido por Grohl tras encontrar que “no encajaba en el grupo”. La formación de trío se completó con Taylor Hawkins, baterista que se sumó en la promoción de “The Colour and the Shape” tras dejar la banda de Alanis Morissette.

Junto con los cambios en la alineación, Foo Fighters exploró un sonido más melódico que en los dos primeros discos. Para la grabación de “There is Nothing Left to Lose”, Dave Grohl compró una casa en Alexandria, Virginia, cuyo sótano se convirtió en el Studio 606. A esto contribuyó el hecho de que la banda se fue de Capitol Records, el sello bajo el cual salieron los dos anteriores álbumes. El trío no contó con ninguna compañía discográfica supervisando la grabación del álbum. La producción estuvo a cargo de la misma banda en conjunto con Adam Kasper, quien había producido y mezclado “Down on the Upside” de Soundgarden en 1996. Según Dave Grohl, el gran desafío consistió en realizar el disco sin ayuda de programas como Pro Tools o AutoTune. Finalmente sale a la venta en Noviembre 2 de 1999, bajo el propio sello de Grohl, Roswell Records, y con la ayuda de RCA Records para la distribución.

“There is Nothing Left to Lose” inicia con la canción “Stacked Actors”, que parte con una guitarra distorsionada y un frenético pulso de batería, para luego entrar en la dinámica “quiet-loud-quiet” con estrofas calmas y coro estridente. La letra surgió del período en que Dave Grohl vivió en Hollywood, un mundo que encontró superficial, plástico y falso. Sigue con “Breakout”, esa pieza de rock melódico que cuenta con sus arranques de paranoia, incluyendo los gritos del vocalista, su marca registrada. Un dato: Apareció en la banda sonora de “Irene, Yo y mi Otro Yo”. Un toque más pop lo trae el tercer track, “Learn to Fly”, cuyos irresistibles ganchos comerciales le valieron el puesto de primer single.

En el cuarto track, “Gimme Stitches”, la batería de Taylor Hawkins entra con fuerza, sumado a las melodías de guitarra y a la dulzura vocal de Dave Grohl. Un talk box es el elemento principal de “Generator”, inspiración que el cantante y compositor tomó de Peter Frampton y Joe Walsh, dos de sus músicos favoritos que lo popularizaron en los 70’s. Le sigue “Aurora” con sus envolventes líneas de guitarra, que se mantiene en un constante ritmo hasta experimentar casi al final. Con un poco más de crudeza en las guitarras es el turno de “Live-In Skin”, donde la voz del cantante se impone con fuerza, pero sin llegar a la estridencia. “Head on with my hate / into the lights ahead / I’m amazed that I’m still standing / and I demand that we all blend in / I’m amounted”, canta Grohl en el estribillo.

El track número 8 es “Next Year”, promocionado como el último single del disco, cuya letra habla de estar en el espacio exterior, prometiendo un regreso a casa el año siguiente: “I’m in the sky tonight / there I can keep by your side / watching the wide world riot and hiding out / I’ll be coming home next year”. En “Headwires”, Dave Grohl se pregunta “Have you been headwired? / Were you satisfied? / Did it free the feelings in your spine? / Sleeping way inside all this time”. Bajan las revoluciones con la balada “Ain’t It the Life”, inspirada en el hecho que llevó a Grohl a comprar la casa en Alexandria para buscar algo de tranquilidad. Para el cierre de “There is Nothing Left to Lose”, Foo Fighters emprende el vuelo con más intensidad en la canción “M.I.A.” (abreviatura de Missing in Action), donde plasma la idea de perderse para no enfrentar las situaciones que pasen en la realidad. Al final del tracklist, sólo en Australia y Japón, agregan al final el tema “Fraternity”, que viene un poco más pesado en guitarras y batería. Acá Dave Grohl asegura no creer en ningún tipo de hermandad.

La gira del disco llevó a Dave Grohl a la necesidad de requerir un segundo guitarrista, ya que él grabó las dos pistas de ese instrumento en el disco. La vacante la llenó Chris Shiflett, ex integrante de No Use for a Name, quien estuvo a un paso de ser otro miembro de Guns N’ Roses. Pidió audición para tocar en Foo Fighters, se ganó el puesto, y apareció por primera vez en el video de “Breakout”.

El gran mérito de “There is Nothing Left to Lose” es ser el álbum que le trajo el primer Grammy a Foo Fighters, el de Mejor Disco de Rock, categoría que se adjudicaron los tres siguientes discos (“One by One”, “Echoes, Silence, Patience & Grace” y “Wasting Light”). En esa misma entrega también sacó premio el video de “Learn to Fly” donde los tres músicos interpretan a la tripulación y pasajeros del avión, en clave de comedia. Y de paso, la canción ya mencionada tiene el primer #1 en el Modern Rock Tracks y la primera aparición en el Billboard Hot 100, rankeando en el #19. Las ventas del álbum fueron recompensadas con Disco de Platino en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido; y doble Platino en Australia.

Tras esa portada del hombre anónimo con las FF tatuadas en su nuca, Foo Fighters encontró la sonoridad para dar con la racha ganadora. En palabras de Dave Grohl, tras ganar el Grammy de 1999: “Me paré ahí mirado a todos en smokings y diamantes y abrigos de piel, y pensé que somos probablemente la única banda que ganó un Grammy por un álbum grabado gratis en un sótano ese año”. Una lección de humildad que el vocalista reconoce tras ese proceso creativo que compartió con Nate Mendel y Taylor Hawkins, donde sólo importan las ganas de crear música. Un salto a las ligas mayores que los convertirían en una banda de peso pesado tras el cambio de milenio.

Por Carolina Plaza Vilches.

VIDEO: Foo Fighters y Guns’N Roses se unen en vivo para interpretar “It’s So Easy”

Dos bandas con mucha historia y dos bandas con mucho poder en vivo por cierto. Foo Fighters y Guns’N’Roses unieron sus fuerzas anoche para interpretar juntos un clásico de los Guns de la era dorada, se trata de “It’s So Easy”, esa gran bomba de poder del Appetite For Destruction y que reunió a sus integrantes más icónicos.

Todo pasó en el Firenze Rocks florentino, donde Axl Rose, Slash y Duff McKagan saltaron al escenario de los Foo Fighters en pleno show en vivo en Florencia (Italia).

El momento, sigue la senda de la buena onda entre ambas bandas solventado desde ese momento en que Grohl le cede su famoso “trono” a Axl Rose y dejando esas viejas rencillas entre Nirvana y Guns muy en el olvido.

Acá video:

Dave Grohl y el recuerdo de Kurt Cobain: “Aún me cuesta mucho escuchar los discos de Nirvana”

Como en algunas ocasiones anteriores, el líder de Foo Fighters Dave Grohl admitió en una nueva entrevista con GQ que todavía le resulta muy difícil escuchar a Nirvana, la banda que lo vio crecer musicalmente y que le dio su primer éxito comercial, pero que terminó abruptamente con el suicidio de Kurt Cobain en abril de 1994. Grohl explicó: “Cuando Kurt murió, cada vez que encendía la radio, sonaba y me rompía el corazón. No pongo los discos de Nirvana, no. Aunque siempre están en algún lado. Subo al auto, están encendidos. Entro en una tienda, están encendidos”.

Grohl agregó que sus recuerdos de hacer los álbumes de la banda en los que participó son más vívidos que nunca, y dijo: “Recuerdo todo sobre esos discos, recuerdo los calzoncillos que llevaba cuando los grabamos o que nevó ese día”.

A pesar de que su propia carrera con Foo Fighters le ha dado un gran éxito, Grohl comentó que no podría haberlo hecho sin las experiencias que pasó en Nirvana. En la entrevista declaró: “Tenía 21 años … pensé que sabía todo. Y estar en Nirvana me mostró lo poco que realmente sabía. Fueron algunos de los mejores momentos de mi vida, pero también, por supuesto, unos de los más tristes. Esas experiencias se convirtieron en una lección sobre cómo sobrevivir”.

Disco Inmortal: Foo Fighters – “Foo Fighters” (1995)

 

Entender la carrera de Foo Fighters sería imposible de no existir el álbum debut de 1995. Su antecedente directo es casi un centenar de cassettes que Dave Grohl registró en secreto, en su grabadora de ocho pistas, desde que tocaba en Nirvana. Tras la muerte de Kurt Cobain en Abril de 1994, el baterista de 25 años pensó en retirarse de la música, pero una invitación de Mike Watt (del grupo Minutemen) a tocar en vivo para los MTV Video Music Awards, en Junio de ese año, le dio un segundo aire a su carrera. Retomó la costumbre de grabar voces e instrumentos por capas en cada canción, hasta que decidió dar a conocer esos experimentos. Una nueva identidad fue necesaria para que nadie supiera a la primera que se trataba del hombre de Nirvana: Foo Fighters, las denominadas luces que veían los pilotos de la Segunda Guerra Mundial.

Bajo la atenta producción de Barrett Jones, Grohl trabajaba una canción por cada vez, entre sorbos de café, su adicción declarada. Algunas de esas canciones ya existían antes del fin de Nirvana, y se pulieron un poco más para el álbum. El producto final terminaría llegando al mundo un 4 de Julio de 1995, con 12 temas tras la portada que muestra una pistola desintegradora XZ-38 de Buck Rogers. Esa imagen, tomada por Jennifer Youngblood, esposa de Grohl por ese entonces, desafió la sensibilidad de la época (comentario tipo “¿Cómo puedes mostrar la foto de una pistola en tu disco, siendo que tu compañero de banda perdió la vida de un disparo?”). Un detalle que no opaca la genialidad que el ahora cantante y compositor muestra en esta docena de canciones. Salió al mundo vía Capitol Records a través de Roswell Records, el sello que fundó Grohl.

El debut homónimo de Foo Fighters parte con “This is a Call”, una declaración de principios que abre con el sonido de una guitarra conectándose al amplificador. Si bien parte sólo con la voz y la guitarra, toma fuerza con el resto de los instrumentos en casi cuatro minutos. Tras la apertura se presenta “I’ll Stick Around”, esa constante descarga de energía donde Dave Grohl grita “I don’t owe you anything”. Como dato noventero, fue un tema comentado por Beavis & Butt-Head mientras veían ese videoclip en la serie de MTV. Esta pieza audiovisual era el soporte, al igual que los conciertos, para que Grohl presentara a su banda: desde Sunny Day Real Estate llegan el bajista Nate Mendel y el baterista William Goldsmith, y completó la formación con Pat Smear, a quien vimos con su guitarra tricolor en el Unplugged de Nirvana grabado para MTV en Nueva York, 1993.

El tercer tema, “Big Me”, suena algo más amable en poco más de dos minutos, con una dulce melodía sin mayores estridencias. Mención aparte para el memorable videoclip, una sencilla idea basada en un comercial de Mentos (llamados Footos para estos efectos). Un dato: 22 años después de la publicación de “Big Me”, 5 de Diciembre de 2017, Dave Grohl acordó con Krist Novoselic, durante un concierto, que su bajo fue la colaboración para el sencillo. El cuarto tema, “Alone + Easy Target”, retoma la fuerza en las guitarras y la batería. Más acelerado se viene el tempo en la siguiente canción, “Good Grief”, con la complejidad de sus letras rematada en un “I hate it, I hate it” al final de cada estrofa.

El sexto track, “Floaty”, parte con guitarra acústica, para después seguir en un ambiente guitarrero constante que se torna un poco más pesado en los estribillos. Un poderoso riff abre “Weenie Beenie”, con la voz de Dave Grohl procesada por un efecto de distorsión que apenas hace entender las letras (“Tear it off, but not a lot, only so much you can take”). Ya con la voz despojada de efectos, sigue el track 8, “Oh, George”, evocando con un poco más de intensidad el ambiente de “Big Me”, donde Grohl se da el lujo de incorporar un solo de guitarra. La dinámica “quiet-loud-quiet” (que popularizaron Pixies y posteriormente Nirvana) se hace presente en “For All the Cows”, sonando más fuerte en los coros. Esa alternancia fue razón para ser uno de los singles en los Estados Unidos.

En el décimo track, “X-Static”, Dave Grohl cuenta con la colaboración de Greg Dulli (del grupo The Afghan Whigs), el único músico invitado por el multiinstrumentista, en segunda guitarra, ambientando una voz en tonos graves. Es más, Dulli estaba al tanto del proceso compositivo de Grohl en este álbum, a lo que el ex Nirvana le pidió colaborar. Seguimos a toda velocidad con “Wattershed”, que en poco más de dos minutos, Grohl no da respiro con su intensidad en guitarra y batería, pegándole fuerte a los tarros como en los tiempos de Nirvana. El debut de Foo Fighters cierra con “Exhausted”, el track más extenso del disco, con cinco minutos y 45 segundos. Fuerza puramente rockera que inicia con distorsión, las letras de Grohl en la primera parte del tema y un quiebre con la experimentación en guitarra, alargando las notas, para volver a la dinámica del comienzo. El músico nacido en Ohio (y residente en Virginia) ha regalado un viaje sonoro de diversas emociones en 44 minutos y 24 segundos que dura el álbum.

El álbum debut de Foo Fighters alcanzó el #23 del Billboard 200, el ranking de los discos más vendidos de 1995; y llegó a ubicarse en el #2 de esa misma lista en Nueva Zelanda. Recibió además el Disco de Oro en Australia y el Reino Unido, y el Disco de Platino en Canadá y Estados Unidos.

La crítica alabó a Dave Grohl por su impresionante capacidad compositiva en este debut, demasiada labor para una sola persona, pese a que él consideró las letras “sin sentido”. Su rango vocal abarca desde la furia hasta la dulzura, su marca registrada que se extiende por toda su discografía. A casi 23 años de este primer batatazo de Foo Fighters, el disco se convirtió en un imprescindible para la fanaticada y para la crítica. Y visto desde la actualidad, nos hace pensar cómo evolucionó Dave Grohl desde esas cintas grabadas en secreto hasta la reciente gira mundial de Foo Fighters. Superación, perseverancia y talento son las claves del éxito del músico en ese álbum debut y en toda su carrera.

Por Carolina Plaza Vilches

Realizarán relanzamiento de “No More Censorship” de Scream, la banda punk donde militó Dave Grohl antes de Nirvana

Los fans del punk de la vieja escuela y de Dave Grohl tendrán un lanzamiento especial, se trata de Scream, el proyecto de donde se le vio nacer como baterista antes de Nirvana, y ese álbum de 1988 ‘No More Censorship’, que pasó algo desapercibido para muchos, pero que muestra un antecedente bien claro del punk americano de los ’80, de los inicios del aclamado cantante y compositor de los Foo Fighters y de lo que estaba pasando con la censura en la época.

El álbum fue reeditado inicialmente como exclusivo para el Record Store Day Black Friday el año pasado, pero ahora tendrá un lanzamiento oficial el 27 de abril, vía Southern Lord Records. Scream tuvo su primera formación en 1983, pero fue después del tercer álbum, que el batero Kent Stax dejó la banda por motivos personales y fue reemplazado por Grohl, quien tocó en este cuarto LP.

Luego publicaron su quinto y último álbum, “Fumble” y se separaron en 1990. Posteriormente, la banda transmutó a Wool, mientras que Grohl se unió a Nirvana, dando pie a uno de los capítulos más importantes de su historia.

La fotógrafa Naomi Petersen encontró las cintas maestras originales hace unos años y se las dio a la vocalista de Scream, Pete Stahl. Stahl luego les dio éstas a Grohl, quien remezcló las cintas en su el estudio 606.

Hablando en un comunicado de prensa, Stahl dijo: “Este registro fue escrito y grabado durante la presidencia de Reagan. La política exterior de EE. UU. Estaba siendo perjudicial en América Central y América Latina, Irán-Contra … El arte y la música estaban siendo censurados. Ed Meese, el Fiscal General de Reagan fue designado para hacer un informe sobre el efecto de la pornografía en la sociedad. Se realizaron audiencias en el Congreso sobre letras y álbumes, y se colocaron advertencias en las portadas de los discos.”. El disco es una patada de rabia y protesta contra eso.

La reedición se realizará en vinilo plateado e incluirá fotos, letras, poesía y escritos personales de los miembros de la banda durante la época de Grohl. Acá el tracklist:

01. Take It From The Top
02. Something In My Head
03. Binge
04. God Squad
05. Hit Me
06. Dreams
07. No More Censorship
08. It’s The Time
09. Fucked Without A Kiss
10. GLC
11. Run To The Sun
12. No Escape

VIDEOS| Foo Fighters y Guns ‘N Roses rindieron tributo a Malcolm Young de AC/DC en vivo

foo5

En un comunicado publicado antes de la aparición de Foo Fighters en Corona Capital en Ciudad de México el sábado por la noche, Dave Grohl dedicó la actuación al guitarrista de AC/DC Malcolm Young, quien falleció el sábado a la edad de 64 años.

Gracias, Malcolm por las canciones, la sensación, lo genial, y los años de perder el control del rock and roll”, escribió Grohl. “Haré exactamente eso esta noche, por ti”.

Foo Fighters inició su presentación con una entusiasta versión de “Let There Be Rock” de AC/DC. “Vamos a tocar algo de rock and roll para Malcolm esta noche”, dijo Grohl a la audiencia mientras se veía una foto de Young en el fondo.

Guns N ‘Roses también rindió homenaje a Young durante su show en Sacramento el sábado. El vocalista Axl Rose, que incluso estuvo de gira con AC/DC hace un año supliendo en las voces a Brian Johnson, dedicó covers de “Knockin ‘on Heaven’s Door” de Bob Dylan y “Whole Lotta Rosie” de AC/DC en honor a Young.

Acá ambos momentos: