Disco Inmortal: “Extreme Agression”- Kreator (1989)

Disco Inmortal: “Extreme Agression”- Kreator (1989)

La última parte de los ochenta nos dejó invaluables obras de metal y thrash, por sobre todas las cosas. La artillería pesada del calibre de “Among The Living” de Anthrax, “Reign In Blood” de Slayer o “Rust In Peace” de Megadeth lo comprobarían con creces, pero hubo unos alemanes que también tuvieron muchas cosas que decir. Kreator fue una banda que desde Essen, Alemania, formaría parte de una camada del thrash germano que bastante peso le hizo a lo que se hizo en la Bay Area en USA.

El antecedente de “Pleasure to Kill” (1986) y “Terrible Certainty” (1987) anticipaba cosas buenas. Acá el sonido optó por toda la visceralidad que el título de la placa advierte y ese grito de guerra desde la entrada del disco de parte de Mille Petrozza sacude todo. La banda estaba exportando ya seriamente su sonido a EE.UU. gracias a los buenos créditos anteriores y sería en 1988 cuando Kreator firmó con un sello discográfico grande, Epic Records, para ser distribuidos en el país del Tío Sam.

La rapidez férrea del sonido en batería por parte de Jürgen Reil y esa guitarra asesina pero no menos llena de arreglos y complejidad de Jörg Trzebiatowski arremetiendo en cosas como ‘Stream of Consciousness’ con algunos escapes épicos por ahí sentaban una cátedra fenomenal del manual del tema thrash perfecto. Cosas inolvidables nos quedaron de ahí como la celebrada ‘Betrayer’, en días que su video tuvo alta rotación en el programa MTV headbangers Ball, que fue una verdadera alegría y puerta de escape para los fans sedientos de buen metal y de bandas grandes del estilo por esos años.

‘Don’t Trust’ era una dosis de adrenalina pura, el disco sonó prolijo en años que el casete imperaba mayoritariamente en todo el mundo y por acá llegaban algunas copias en mercados casi clandestinos. ‘Love Us or Hate Us’ es otra bestialidad rompe cráneos o la propia ‘Bringer of Torture’ en un disco sin tregua alguna y que te sometía en un infierno de guitarras con espectaculares solos cuando así lo quería también.

“Extreme Agression” muestra el lado más duro del enfoque ligeramente redefinido de la banda. Levanta todo con violencia de una manera muy directa. Y hablando honestamente, la complejidad no juega un papel importante, ni en términos puntuales ni en general. Son los riffs, la rapidez y la actitud lo que te vuela tanto la cabeza.

Gracias al disco la banda hizo su primera gira por Estados Unidos junto a Suicidal Tendencies y el salto a las grandes ligas del metal mundial estaba consolidado. Aún sigue siendo atesorado como uno de los favoritos de la banda y de su líder indiscutido, Mille Petrozza, por cierto.

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *