Álvaro España sobre la presentación de Fiskales en Lollapalooza: “hicimos nuestros mensajes para incomodar a los políticos”

Sobre la polémica desatada por los mensajes visuales enviados a diferentes personeros de la clase dirigente y política chilena, Álvaro España, líder de los Fiskales Ad-Hok, comentó lo que fue su presentación en el festival Lollapalooza y agregó que las personas que los critican son las que menos van a verlos en las tocatas.

Ya habían pasado un par de horas de una de las presentaciones más polémicas y comentadas de Fiskales Ad-Hok en uno de los escenarios del Lollapalloza. De a poco se comenzó a viralizar la performance por redes sociales y las críticas tanto por sus mensajes como por su show fueron el blanco perfecto para atacar a una de las bandas íconos del punk rock chileno: “las críticas no me importan. Nosotros hacemos las cosas de la mejor forma y estamos y vivimos en un país pequeño donde tenemos que tocar para toda la gente”.

El líder de los creadores de “No estar aquí” agregó que fue una sensación extraña estar en el festival, pero que se logró el objetivo para lo cual se prepararon que era fastidiar con una puesta en escena polémica hacia los dirigentes e íconos de la clase política nacional. “Es raro tocar en el Lollapalooza, es muy comercial, pero hay que tocar para toda la gente y aprovechar los espacios. Nosotros, lo que hicimos en el Lollapalooza, fue aprovechar el espacio y mandar nuestros mensajes visuales, apoyando nuestras letras para incomodar a los políticos”, añadió el vocalista.

Asimismo, España habló que muchos de los que los han criticado por ser parte de un cartel donde destacan nombres de grandes bandas comerciales como Arctic Monkeys o Twenty One Pilots, ellos van a seguir tocando dónde y cuándo quieran. “Las personas que son más arraigadas a nuestras raíces no las vamos a perder. La gente que critica es la que menos va a los conciertos de nosotros. En general nosotros, tal como tocamos en Lo Espejo con la Panamericana gratis, tocamos hoy día acá y así vamos a tocar en otro lado o en la calle. No hay que tomarse tan en serio la ‘hueá’. Siempre vamos a estar tocando en una esquina o apoyando alguna causa cuando se nos pare la raja”.

Además, reflexionó sobre los detractores que tiene la banda en las redes sociales: “yo soy viejo, y ver las críticas por nuestros mensajes es de pendejo, la verdad es que no me preocupa tanto. Todas las ‘hueás’ malas que digan yo soy peor”.

Para finalizar, se dio el tiempo de analizar su paso como artista y músico por el festival que organiza el vocalista de Janes Adiction, Perry Farrell, valorizando el espacio que le dan a las bandas que están emergiendo. “Estos festivales, como el Lollapalooza, son tan ambiciosos que quieren a todos las bandas tocando y eso es bueno porque hay bandas nuevas que pueden tocar en esta tremenda ‘hueá’. Es una buena experiencia como músico”, cerró España.

Vicentico sideshow: el rock extraviado del viejo Cadillacs

El teatro Teletón comenzó desde temprano a llenarse. Era día laboral pero los seguidores del argentino no le fallaron. Se llenó. Se sabía desde hace mucho tiempo que este show, en la previa de una nueva edición del Lollapalooza, sería íntimo (muy íntimo), además de un buen aperitivo para lo que será su debut en el prestigioso festival de Perry Farrel.

El concierto estaba pactado para las 21:00, pero se pasó en 17 minutos para dar el inicio al primer sideshow del festival en Chile. Sin saludar y solo tomando el micrófono, el vocalista de una de las bandas de más renombre del rock trasandino abrió los fuegos con “Ya no te quiero”, sencillo del álbum “Solo un momento”. La gente, sentada, aplaudió sigilosamente como para no molestar en demasía al argentino que entró muy concentrado al recinto ubicado en Santiago Centro.

“Bajando la calle”, “Viento” y “Luca” comenzaron a encender a los asistentes que vinieron a relajarse y escuchar detenidamente a Vicentico. El creador de “El Satánico Dr Cadillacs”, hizo notar desde un principio que este show no tendría mucho rock, se hizo valer en muchos momentos de su guitarra y afloraron algunos arpegios para acompañar a su banda que, en varios pasajes, encantó con alguno que otro sonido de la vieja escuela de Los Fabulosos. La contingencia por la cual pasa su país no fue tocada y siendo que él es voz autorizada para la crítica social; sin embargo, no se refirió a nada y solo después de ocho canciones recién vino a saludar a su público.

“Los caminos de la vida”, el cover a Omar Geles, fue conducido solo con su guitarra y sin la banda, solo una luz tenue azul lo iluminaba en la entonación frente a un público demasiado pasivo. “Tócame lo que quieras” le gritó una asistente cuando preguntó que qué querían escuchar, a lo cual Vicentico replicó (presuntamente nervioso) diciendo que no entendió lo que dijo desatando la risa general. “Siguiendo a la luna”, la prosa mágica del sexto álbum de estudio de Los Fabulosos Cadillacs tuvo la misma tónica que “Algo contigo”: solo guitarra y coros del propio público.

También se dio el tiempo de homenajear a Franco Simone con “Paisaje”, tonada romántica que sencillamente va demostrando que Vicentico giró hacia otro público, hacia otros rumbos. “Morir a tu lado”  fue la que más hizo vibrar al teatro, pero solo fue eso, una sola canción. “Vasos Vacíos”, esa magnífica canción que realizó a dúo con una de las mejores voces latinas como fue Celia Cruz fue la que cerró una de las noches más tranquilas de una de las voces que fue llamada como las mejores del rock.

De rock, a Vicentico, ya no le queda mucho, solo singles para un público maduro, de café concert y de bar. Según la descripción del mismo sitio del Lollapalooza Vicentico es “un protagonista indiscutido de la historia del rock de los últimos veinte años”. Lo anterior solo una representación del pasado glorioso, ya no es un protagonista del rock sino que del pop muy de la mano de la balada. Ya no es un show para estadio sino que para lugares íntimos y para disfrutarlo junto algún brebaje para besar y abrazarse con su pareja en un ambiente romántico, donde perfectamente podría entenderse junto a otro artista pop/romántico que tocará en el Lollapalooza: Juanes.

Rumbo a Lollapalooza: Lenny Kravitz, magnetismo y status

lenny-kravitz-lollapalooza-chile-2019

Muchos lo consideran ligado al segmento rock, pero Kravitz ha cruzado géneros y estilos, en una carrera con ricas influencias soul, rock y funk de los ’60 y ‘70.

Lenny Kravitz siempre ha sido como una versión más sencilla de Jimi Hendrix, Stevie Wonder o Marvin Gaye. Nunca ha tenido problema en tomar características de ellos para ir edificando una carrera que ha tenido momentos definitivos, especialmente en aquellos en que el hacer gala de su exhibicionismo era lo que más rédito le daba. Muchos lo consideran ligado al segmento rock, pero Kravitz ha cruzado géneros y estilos, en una carrera con ricas influencias soul, rock y funk de los ’60 y ‘70. Sea o no del gusto de todos, está claro que una figura de su talla es digna de ver en el escenario central de este Lollapalooza.

Continuar leyendo “Rumbo a Lollapalooza: Lenny Kravitz, magnetismo y status”

Metallica y sus conciertos en Chile: El recuerdo de cuatro apocalipsis

bandera-chilena

La historia del metal ha sido escrita por bandas fundamentales y una de ellas, sin lugar a dudas, es Metallica. Los de San Francisco han venido 4 veces a Chile sembrando una relación que se ha ido forjando con acero y que, a estas alturas, es casi indestructible. Los chilenos somos metaleros y fans de Metallica, de corazón.

En la previa de su show en Lollapalooza, al cual muchos “nativos” no irán porque “prefiero ir a verlos en un concierto propio”, hacemos un repaso de la historia trazada por la banda en suelo chileno, donde se grafica una comprensión del momentum y cómo esto los ha ayudado a escoger la mejor estrategia para sacar mejor rédito de ese instante.


1ª visita: 1993, en la cima del mundo

metallica-entrada-web

En 1991 Metallica publica su quinto disco conocido como “Black Album”, el cual los catapultó a un estrellato fuera del metal propiamente tal. En su primera visita a Chile ellos ya estaban en la liga mayor de la industria porque ese disco había demostrado, para lamento del fan duro, que la banda estaba para cosas mucho más grandes que el encasillamiento en un género. Y fue en ese momento de máximo lucimiento donde anunciaron tour sudamericano, con Chile incluido. Los que habían inventado el metal hacían realidad el sueño de tantos. La cita estaba agendada para el 4 de mayo de 1993.

¿La entrada? costó $8.000 y los que pudieron estar, en ese día histórico, comentan que el rango etario de asistentes promediaba los 28 años, y que desde Av. Grecia a Guillermo Mann era un campo de batalla.

Siempre corrió el rumor de que Metallica no sonaba bien en vivo y su debut en Chile lo confirmó. Los asistentes que vivieron ese primer encuentro señalan que el sonido nunca logró un buen nivel pero, dándole vueltas a esa idea, eso significó ver a una verdadera banda metal, metal de espíritu, sonando under, y poniendo los riffs bestiales y los tonos altos al servicio de una noche que jamás se olvidará.

Setlist

Ecstacy of Gold/Enter Sandman
Creeping Death
Harvester of Sorrow
Welcome Home (Sanitarium)
Sad But True
Of Wolf and Man
The Unforgiven
Justice Medley
Bass solo
Guitar solo
Through the Never
For Whom the Bell Tolls
Fade to Black
Master of Puppets
Seek and Destroy
Battery
Nothing Else Matters
Wherever I May Roam
Last Caress
One
Stone Cold Crazy


2ª visita: 1999, entrando al mainstream por la puerta grande

88tSamYnppxpQ9M

La primera visita se enmarcó en un momento decidor dentro de la historia de la banda. El “Black Album” traspasó fronteras y logró hacerlos sintonizar con un público más joven y que estaba buscando corrientes más alternativas.

Para 1999, trajeron la gira del “Garage Inc.” y el lugar escogido fue la Pista Atlética. La banda seguía viviendo un buen momento, aunque los tiempos del metal duro que ayudaron a crear ya eran muy lejanos. “Load” y “Reload” fueron muy resistidos, tachados de experimentales, aunque han ganado valor con los años. El show del ’99 nos mostró a un Ulrich todavía tocando correctamente, mientras que Hetfield aún le sacaba lustre a su buena voz. Y Newsted? era el más garrero!, el más enganchado a la idea de que Metallica todavía tenía pelotas. El concierto estuvo dentro de lo esperado pero no se sintió una fuerza avasalladora, ellos estuvieron medidos y fueron los tracks los que levantaron todo por sí solos, no necesitaban tanto de sus ejecutores.

Los temas de los inicios fueron muy vitoreados, gozados al máximo, mientras que los del “Black Album” fueron un karaoke energético. Las canciones ya eran más que la propia banda y mucho más que el marketing con el que ya coqueteaban sin tapujos.

Setlist

Intro (The Ecstasy Of Gold)
Breadfan
Master Of Puppets
Of Wolf And Man
The Thing That Should Not Be
Fuel
The Memory Remains
Bleeding Me
Bass Solo
The Four Horsemen
For Whom The Bell Tolls
King Nothing
Wherever I May Roam
One
Fight Fire With Fire
Nothing Else Matters
Sad But True
Creeping Death
Die Die My Darling
Enter Sandman
Battery

3ª visita: 2010, Dios del metal por el que no pasa el tiempo

179

Los fans de la primera época ya eran más viejos y se quejaban hace rato de que “están tocando sin fuerza”, “los nuevos discos tienen mal sonido”, “que ya no tienen pasión” etc. La era del DVD ya se había instalado y era muy fácil hacer comentarios, sentado en un sillón, luego de ver una actuación por el monitor. El Club Hípico fue el lugar elegido para esta tercera actuación y Criminal fue la banda encargada de calentar el ambiente (el público respondió de excelente forma). A pesar de tantas quejas y habladurías, Metallica ya era una banda de 50.000 personas, el lleno era total en el Club Hípico y los fans que llegaron en auto (gran mayoría), hicieron interminables filas de ingreso.

Los acordes de “The Ectasy of Gold” y “Creeping Death”, clásico de su segunda placa, nos hicieron entrar en euforia. Con la intro de “One” simplemente nos fuimos a otra galaxia, sensación que fue más fuerte con las llamaradas que salieron del escenario. Hetfield estuvo sólido, cantó mucho mejor que en la visita anterior. Trujillo ya era un relojito; Hammett no logró igualar lo que logra en el estudio y Ulrich mostró un bajón en el doble bombo. Sin embargo, nada de eso logró impedir la alegría inmensa de estar oyendo emblemas; es la mismísima historia del metal la que se cuela por los oídos cuando vas a un show de Metallica.

Fue una presentación muy superior a la del ’99, con un gran repertorio, gran sonido, y puesta en escena de mucha calidad. Lo único detestable fue el lugar, el que nunca ha podido consolidarse como un sitio apto para shows musicales, y la organización, la que se vio sobrepasada por un público crecido en años, pero que explota en juventud si es Metallica la que está sobre el escenario.

Setlist

Ectasy of Gold
Creeping Death
For Whom the Bell Tolls
The Four Horsemen
Harvester of Sorrow
Fade to Black
That was just your life
The End of the line
Sad but true
Broken, beat & scarred
Cyanide
One
Master of puppets
Fight Fire with Fire
Nothing else matters
Enter Sandman
Blitzkrieg
Whiplash
Seek and Destroy

4ta visita: 2014, los señores del marketing musical

metallica-701830

El regreso de Metallica venía sonando desde 2013, cuando surgió la posibilidad de una presentación que fue desechada debido a la alta concentración de conciertos metal que hubo ese año. Finalmente, terminaron tocando en la Antártica, otro hito más para su historial.

Cerca de 50 mil fanáticos los habían visto el 2010, cifra que ya era estimada como base de convocatoria, ya eran demasiado populares en el país. A pesar de esta devoción, eran muchas las voces que llevaban años con el cuento de “vendidos al mainstream”, no solamente porque se hicieron ricos con el rock, sino que también, por aquello de haberse transformado en una marca, que funcionaba con todas las características de una empresa generadora de productos para ganar dinero. Pero hay un tópico que no admite discusión: son una banda emblemática y su evolución hacia un lado más pro al marketing no pone en duda ese concepto.

La evolución de Metallica, más que musical, ha sido de imagen y de innovación en la forma de llegar a sus fans, fans que están buscando renovar a través de distintas experiencias online y en vivo. Una de ellas fue el formato “By request”, es decir, ese que permitiría a los fans que compraran las entradas para ese show de 2014, la posibilidad de votar por las canciones que armarían el setlist. A muchos nos entró la duda de cuántas del “Kill’Em All” quedarían dentro, expectativa que sucumbió al apostar a que la mayoría de los votantes escogería temas no tan antiguos y más conocidos; para un histórico, fue un sacrilegio observar como quedaba fuera “Fight Fire With Fire”, por ejemplo.

El metro era un mar de poleras negras (recuerdo haber tomado una foto y twittearla). Al llegar al estadio nos enteramos de la posibilidad de un último mensaje de texto para escoger el tema final…con los amigos le pusimos “send” a “Whiplash”.

La previa fue la Orquesta de Reciclados de Cateura, otra sorpresa de esta pose full sustentable tan de moda en la actualidad, mientras mucha gente se colaba a la cancha VIP (basta de canchas VIP). Sin los preámbulos de antes, James dio paso a esa bestialidad inconmensurable que es “Ride the Lightning”; “Fade to Black” fue otro gran momento porque es un tema que demuestra vigencia de una propuesta que ya cumplió 30 años sin envejecer en lo absoluto, es inmortal. La extraordinaria “Orion” también sonó esa noche y quedó elevada a la maestría instrumental más pura del metal; fue emocionante porque el track “respira” a Cliff Burton. “For Whom the Bell Tolls” fue otra buena ejecución; “And Justice For All” fue un vaivén de velocidad, mientras “Creeping Death” y ese “Die! Die! Die!”, que se escuchó muchísimo más fuerte que en los shows anteriores.

La última vez de Metallica en Chile siguió en el rango de lo convincente, contundente, variado y emotivo. Faltaron temas pero es que no puede ser de otra forma, el tiempo es limitado para tantos himnos. Ese show marcó la impronta de un nuevo tipo de relacionamiento con sus fans, tocando a la carta.

Setlist

Ecstasy Of Gold
Battery
Master Of Puppets
Welcome Home (Sanitarium)
Ride The Lightning
The Unforgiven
The Lords Of Summer
…And Justice For All
Sad But True
Fade To Black
Orion
One
For Whom the Bell Tolls
Blackened
Nothing Else Matters
Enter Sandman
Creeping Death
Whiplash
Seek & Destroy

Y la quinta vez en Chile será nada menos que como parte del line up de Lollapalooza. ¿Es extraño que lideren el festival? No. Ellos ya están familiarizados con él, pues el ’96 y 2015 fueron parte del cartel en Estados Unidos.

¿Qué hay detrás de esta participación?, ¿Llegar a un público diverso?, ¿Aprovechar la prensa que genera el festival para sacarle más lustre a los buenos comentarios que causó “Hardwired…..”, ¿Es otro paso en la innovación de la banda?, ¿Cómo se armará el setlist?, ¿Cuáles tracks irán quedando fuera para poner delante lo creado para “Hardwired…”. La campaña de marketing que acompañó el lanzamiento del último disco es lo más novedoso que ha utilizado una banda rock en la última década, lo que habla de cómo han logrado adaptar un sistema de comprensión para saber quién y cómo es el consumidor actual de música. Y cada tour, Chile incluido, se ha basado en eso.

Metallica siempre te plantea preguntas, pero lo que sí podemos asegurar es que serán parte importante del éxito de esta versión de Lollapalooza, por mucho que los fans duros se queden en casa y los vean, esta vez, por televisión (si es que ceden los derechos).

Tras tres años, una de las agrupaciones más poderosas del planeta vuelve a un terruño que los idolatra y, lo que es mejor, viene a reafirmar esa impronta rock que Lollapalooza jamás debe sacrificar.

VIDEO: Mira completo el show de Rancid en Lollapalooza Brasil

RancidCapa

Todo un hito tanto para los californianos como para sus fans. Finalmente los insignes punk rockers norteamericanos de Rancid hicieron su debut en Sudamérica, el 23 en Colombia y anoche en Brasil, dejando muy buenos comentarios por parte de la prensa especializada tildándolos como “uno de los shows más enérgicos” de la primera jornada.

La banda pese a los años sigue demostrando su buen nivel, donde se preocupan de lanzar un show sin tregua y contundente. Sin dejar de mirar los clásicos como ‘Radio’, ‘Ruby Soho’, ‘Roots Radicals’ también interpretaron algunas canciones de su reciente “Honor Is All We Know”.

La banda, debutará este sábado en Chile en el marco de nuestro Lollapalooza. Revisa acá la nota que elaboramos de previa del conjunto y acá te dejamos el video completo de su presentación:

Lollapalooza 2017: Los artistas imperdibles y por descubrir de la fiesta de la música que se nos avecina

post_lola

A la vuelta de la esquina tenemos la próxima versión de Lollapalooza, encuentro musical totalmente consolidado y cuyas entradas ya están casi vendidas en su totalidad. Al revisar el line up encontramos que los headliners son poderosos y tienen un prestigio que vale oro en la historia del rock, pero no sólo ellos hacen de esta edición un evento necesario para la industria. Acá en Nación Rock hacemos un resumen de lo Imperdible y de aquellos números que son como un “tapado” a descubrir y que, de seguro, agregarás a tu playlist luego de verlos en vivo.

IMPERDIBLES

The Strokes

Los neoyorkinos sacudieron al mundo a comienzos del siglo, editando un disco adorado por la crítica y que sirvió para revitalizar el rock de siempre con un aire fresco, proporcionado por los 37 minutos de lo que se llamó “post-punk revival”. Mucha raíz garaje y varios elementos del punk de los ’70 y new wave de los ’80 se equilibraron en “Is This It”, pieza clave del rock como lo conocemos en los últimos 25 años. Si bien Julian Casablancas ya había venido a este evento, necesitábamos que la banda completa se reuniera y viniera a golpearnos con la dosis de rock que Lollapalooza siempre ofrece. No importa si ya no están en el peak, porque la sola invitación a escuchar los acordes de “Is This It”, junto a lo que crearon para su reciente EP “Future Present Past”, es para nombrarlos plato fuerte de esta versión y que seguro desatarán toda la algarabía del público asistente el domingo 2 de abril. ¿Qué deberíamos ver en este show? riffs pegajosos, melodías oscuras, magia de rock clásico a cargo de cinco tipos que saben transformar cada presentación en una fiesta.

Metallica

Las redes sociales enloquecieron cuando la propia banda, adelantándose a la producción, confirmó via Twitter su presentación en Lolla Chile. Y no es que la gente se sorprendiera de que Metallica llegue al país, de hecho, Chile es uno de sus destinos favoritos, pero verlos como parte del tour del festival, compartiendo escenario y acortando su show en favor de otros artistas, es algo que muchos no imaginaban. Pero los tiempos cambian y los 4 jinetes están ávidos de compartir con nuevas bandas, de nutrirse de otros estilos y buscando renovar su fanaticada. Si a esto le sumamos el exitoso lanzamiento de “Hardwired to self-destruct”, su última placa desde “Death Magnetic”(2008), más la mochila de himnos que crearon y que ayudaron a esparcir la semilla del metal por el mundo, los hacen un número imperdible aunque hayan venido muchas veces. Son una institución del rock y nadie ha quedado indiferente a esta participación, son parte de nuestra historia como fans del rock duro y sus riffs son reconocibles hasta por el más neófito. Ellos representan una página gloriosa en la historia del metal y del rock pero, lo mejor, es que siguen escribiéndola a base de energía, calidad y un muy buen plan de marketing. Seguramente tú ya sabes qué esperar del show, por tanto, sólo habrá que disfrutarlo, con plena seguridad de que los micrófonos sí estarán abiertos.

Rancid

Será todo un hito, tanto para los seguidores de más de 25 años de carrete punk rocker de la banda californiana como para ellos mismos, el de por fin llegar a un público que saben que los esperan muy ansiosos. La banda de los insignes Tim Armstrong, Matt Freeman Y Lars Frederiksen llega a desatar toda su energética impronta en vivo con raíces en el legado del punk rock de The Clash, solventado con dos grandes discos facturados estos últimos años, como “Let The Dominoes Fall” y “Honor Is All We Know”, que nos dejan claro que el factor adrenalínico, el ska, reggae, raggamuffin, la diversidad de estilos y la furia punk rock con letras de fiesta, rock’n roll y rebeldía, sera uno de los mejores shows en el evento en Parque O”Higgins.

The XX

Las cosas cambiaron desde “Coexist”, disco que puso a Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith en la ruta de las bandas a las que había que ponerles atención. Hace poco, llegó al mercado su esperado tercer álbum, el cual será la piedra angular de su show en Lollapalooza. Sin traicionar en lo más mínimo su esencia, los británicos han sabido enriquecer su propuesta con un halo de modernidad y frescura, lo que se sabía indispensable para que su música no quedara anclada a los inicios. La narrativa de “I See You” cuenta una historia de dolor, excesos y maduración en donde su oscuridad queda relegada y los deja absolutamente expuestos, lo que se comprende cuando escuchas la vitalidad de su nuevo sonido. Actualmente, son una de las bandas más famosas en UK y han abrochado 7 conciertos consecutivos en uno de los lugares más emblemáticos para la música en Inglaterra: el Brixton Academy, lo que es un buen ejemplo para ilustrar el peso de la banda en la actual movida británica.

Duran Duran

30 años de carrera, 100 millones de discos vendidos, imagen viva de todo un estilo que permitió descubrir nuevas formas de evolución musical y que, todavía, es capaz de sorprender. La presencia de Duran Duran en Lollapalooza asegura el reencuentro con la BSO más clásica del pop ochentero, en donde no podemos suponer otra cosa que un setlist abultado en hits super conocidos y que auguran un karaoke lleno de vitalidad y nostalgia. Glam rock, art rock, pop, punk, dance music, son parte de la variedad de estilos que los amigos de Birmingham (sí, la cuna también de los Black Sabbath) han dejado como legado, el cual podremos disfrutar en plenitud en esta edición de Lolla.

The 1975

Su último disco era uno de los más esperados de 2016, pues tenía la difícil tarea de superar el debut homónimo, en el cual, Matthew Haely supo leer perfectamente cuál era el sentir de la juventud de su país y expresarlo en letras cargadas de amor, carencias, miserias e hipersexualidad. La propuesta de los británicos no encaja, de buenas a primeras, en ningún género preconcebido por la industria musical actual, lo que los convierte en un número super creativo y que ya está influenciando a un sinfín de músicos. Su estética también es visual, fajada en blanco y negro, lo que se combina con lo que la banda llama “sensibilidad de pop clásico”. El descubrimiento, el sexo, el amor, las drogas, la muerte y el miedo prometen ser parte de un setlist acotado pero visual y líricamente único, pues el crecimiento de su fama ha elevado la producción de sus shows para regalarle a sus fans una experiencia inolvidable.



Cage the Elephant

Con un Grammy bajo el brazo por nada menos que Mejor álbum rock llegan los Cage The Elephant, una banda bastante más madura y consagrada desde la primera vez que los vimos en este mismo evento. Matthew Shultz y los suyos vienen a defender un disco que, si bien mantiene su potencia y melodìa características, también aplicó buenas dosis de reinventiva y un sorpresivo estilo retro británico, “Tell Me I’m Pretty” seguramente será un disco del cual escuchemos varias canciones en la nueva visita de los de Kentucky, junto con sus éxitos anteriores, en un show en vivo donde la banda ya ha demostrado que lo entrega todo.

Tegan and Sara

Si algo demostró “Heartthrob” (2013), gran disco de Tegan and Sara, es que el tiempo no había perjudicado el talento de las hermanas Quin. No importaban los años que habían pasado desde el debut con “Under Feet Like Ours” (1999), porque se mantenía inalterable esa capacidad de escribir canciones tan brutales como “Closer”, “I Couldn’t Be Your Friend” o la maravillosa “I Was a Fool”. Su último disco, “Love You to Death”, continua la línea y consolida la evolución de Tegan and Sara hacia la creación de éxitos radiables, pero cuyas letras se alejan de lo puramente comercial dada su profundidad. “Boyfriend”, “U-Turn” y “Stop Desire”, hecha para ser cantada a todo pulmón en un show, serán parte del setlist que este interesante dúo mostrará en su show en Lollapalooza Chile, cancionero del cual te harás absolutamente adicto.

Jimmy Eat World

Los JEW vienen por primera vez a Chile a demostrar porqué son mucho más que su hit “The Middle”, una banda con una gruesa discografìa en el cuerpo, con bastantes tintes evolutivos que han ido desde el emo, punk rock hasta el power pop y rock mas alternativo. “Clarity” los hace acreedores de ser otra de las bandas que llegará con material nuevo para mostrar. Por otra parte, una banda que goza de un buenísimo y muy entregado show en vivo y que hace rato que merecían estar en el cuadro de un festival tan importante como éste.

Lucybell

Son parte del cancionero reciente de Chile y su sola presencia augura éxito en esta versión de Lollapalooza. El año pasado celebraron 20 años del disco “Viajar”, en un Caupolicán lleno, show que evidenció la vigencia y feeling que aún mantienen intacto con la fanaticada nacional. Su setlist será abundancia de temas probados y su puesta en escena sólo ha sido motivos de alabanzas, lo que asegura aplausos de la fanaticada que sigue fiel a sus propuestas de electrónica suave, pop oscuro y sofisticación. Luego de una actuación aplastante en el pasado Festival del Huaso de Olmué, llegan a Lollapalooza a conectarnos con lo mejor de una premiada trayectoria y con temas inolvidables como “Cuando respiro en tu boca”, “Mataz” y Sálvame la vida”.

Weichafe

Desde el lanzamiento de Mundo Hostil- mejor disco chileno de 2016, a juicio del equipo de Nación Rock- que Weichafe prácticamente no ha parado, se ha presentado en cada uno de los festivales más importantes de Chile, y Lollapalooza no podía ser la excepción. La banda viene mostrando un directo muy bien aceitado, centrado en mostrar su último trabajo y, aunque es un show técnicamente cada vez más cuidado, sigue manteniendo su esencia de fiesta familiar. Definitivamente, el trío es un imperdible para los que comulgan con el lado más rockero y guitarrero de Lollapalooza, los que los ubican más bien de lejos tendrán la oportunidad de verlos en un gran momento, y los más fanáticos pueden empezar a aprovechar estas instancias para saludar a Pierattini, Da Venezia y Ugarte, en el año que marcará su despedida de Chile.

Lopez

Lo venimos diciendo hace un rato. Lo de López está muy interesante, contra todo pronóstico para los más escépticos con Los Bunkers, una banda que despierta pasiones y divisiones entre el público rockero chileno. ‘Un Drogadicto que murió’, ‘Tanto Dí’ y ‘Respirando bajo el agua’ son tremendas canciones, que rescatan todo el dramatismo que Los Ángeles Negros instalaron en el ADN de la música chilena. Los vimos en La Cumbre del Rock Chileno y, si bien aún son una banda que sigue en rodaje, sus acciones van al alza.


We Are The Grand

Progreso y ascenso. Así es como podemos resumir el presente de la banda chilena We Are The Grand, quienes van por tercera vez al lineup de Lollapalooza Chile, consolidando una ruta que no para de mostrar madurez y confianza en su propuesta musical. Vienen de pasar exitosamente por el Fiis, donde mostraron toda su evolución y calidad plasmada en sus letras en inglés y melodías muy The Strokes y Arctic Monkeys. El haberse impregnado del sonido tradicional de Liverpool les ha dado mucha fama pero también madurez, la que se demuestra en sus shows cargados de creatividad y con un cancionero que abarca desde “Until the Morning” hasta “Volver” (2016), su primer disco en español y que fue muy bien recibido por la fanaticada y la crítica Talento, pasión y buena música es lo que les permite ser un número imperdible en el próximo Lollapalooza.

TAPADOS:

Crisálida

La banda de la vocalista antofagastina Cinthia santibáñez y sus compañeros se presenta por primera vez en Lollapalooza y en gran momento, pues los últimos discos de Crisálida han sido verdaderas joyas patrias. Será la parte metalera progresiva que quizá le estaba faltando al festival, donde podremos ver todo el bagaje que tienen los chilenos en el cuerpo, solventado con su último lanzamiento “Terra Ancestral”, producido por Daniel Cardoso (Anathema) que se coló dentro de los primeros lugares en muchos medios especializados de música chilena el 2016 (incluyendo el nuestro, por supuesto). Los nacionales sólo nos dejarán claro porqué hace rato que las miradas internacionales están puestas en ellos, debido a esta singular union de letras e inspiración de raíz criolla y a la pachamama con factores progresivos y atmosféricos de primera línea.


Chicago Toys

Atentos con Chicago Toys el día domingo. La propuesta del trío compuesto por Nicolás Stein (voz y guitarra), Pablo Dinamarca (batería) y Francisco Gaete (bajo y teclados) va en completo ascenso y alcanzando cada vez más notoriedad en festivales extranjeros (para variar, los medios chilenos estamos llegando tarde). El revival del shoegaze y el noise pop viene al alza en Chile, y si bien la propuesta de Chicago Toys se inserta sin dificultades en esa escena, esto es más que un ejercicio de estilo. De seguro, lo que mostrarán en Lollapalooza provendrá de dos interesantes producciones como el EP Color (2014), que destaca por entregar melodías al hueso conducidas principalmente por el reconocible y onírico trabajo vocal de Stein, aunque siempre con afilados riffs en la cabecera. Su LP debut Lost Niños (2016) sigue en la misma línea, aunque bajando más las revoluciones, y haciendo aún más amigables sus canciones, recordando a ratos a The War on Drugs o Kurt Vile. ¿Canciones interesantes para calentar motores? Las guitarreras ‘Color’ y ‘Somos Más’, y la juguetona y más cadenciosa ‘Mar’.


Tus Amigos Nuevos

¿Con qué nos sorprenderán Tus Amigos Nuevos en Lollapalooza? Este cuarteto nacional conformado por Javier Chorbadjian (batería y voz), Manuel del Valle (bajo, guitarras y coros), Diego Lorenzini (guitarras, bajo y voz) y Leo Salinas (bajo, percusiones, guitarras y coros) de seguro brindarán un show con la dosis de energía necesaria para el inicio de la jornada dominical del festival. No es una banda que esté casada con un estilo musical y eso hace que su propuesta sea interesante. Están dispuestos a innovar, logrando un sello particular para cada una de sus melodías. Desde su primer disco “No si son” (2013), pasando por el EP “Folclor de medianoche”(2015) a su última producción “Triunfo Moral” (2015), es posible identificar la consolidación y prolijidad de su trabajo, haciendo sonar con fuerza guitarras, bajos, panderos, voces, teclados y todo lo que venga. Esta promesa musical genera una particular conexión con el público, que ha sido destacada en sus shows en vivo, donde resulta difícil no menear el esqueleto con hits como “Viernes”, “La novedad” “Baby Boomers” y la temible versión en vivo de “Pateando Petróleo”. Hay que estar alerta y dispuestos a todo en su show. Es una advertencia.


Liricistas

El rap nacional estará muy bien representado por Liricistas, que ya cuenta con bastantes méritos para aquello, han recorrido Chile mostrando su música y sus rimas. Aparte de tener un proyecto periodístico, la banda ya ha sacado su tercer disco “No dejes que se apague”, con un concepto que apunta a “no dejar que tus sueños se extingan, que el fuego interno no se acabe, que el amor se mantenga y queme fuerte”. Sus videos y la cantidad de millones de visitas en YouTube avalan el excelente momento de la agrupación de Maipú.

Me Llamo Sebastián

Pop duro y puro. Así defendemos la claridad de (Me llamo) Sebastián, a punta de arreglos bien sofisticados y de letras cotidianas y de lenguaje común no tiene mucho por donde rebuscarse demasiado para encantar. Un más que digno representante nacional en Lollapalooza que ya cuenta con cuatro discos siendo el último (“La Belleza”) uno de los mejores del año. Ojalá este punto y la vitrina en Lolla sirva como ojo en la mira para que sean considerados como producto de exportación.

Flume

Es otro de los artistas que se presentará en Lolla Chile con disco nuevo. “Skin” es un trabajo ecléctico, que engancha con melodías pegajosas que prometen no soltar la energía en ningún momento del show. El australiano no solamente invitó a un grupo de colaboradores de renombre, sino que vuelve a demostrar que lo suyo no es encasillarse en un género. Su propuesta muestra algo de hip hop en temas como “You Know” y “Lose It”; hay cortes más R&B como “Innocence” y “Take A Chance” y harto pop mainstream en canciones como “Say It”. Este show en Lollapalooza será una propuesta fresca, que irá de la mano de un creador que se maneja con destreza, innovación y talento en el arte de buscar matices que enriquezcan su fórmula de éxito.

Prehistóricos

Canciones sencillas, íntimas, pero con harto espíritu, el cual es expresado en temas que se acompañan de guitarra, teclado y metalófono. La incorporación de Felipe Moreno permitió anexar, a los sonidos acústicos, las guitarras eléctricas y más efectos, para así crear una experiencia musical cargada al amor y, también, a una variada instrumentación. La propuesta de Prehistöricos se basa en lo que ha sido denominado como “pop de autor”, lo que les ha permitido editar “La Orquesta Oculta” (2010), “Nuestro Día Vendrá” (2014) y “La Velocidad de Las Plantas” (2016). El setlist promete un sonido indie melancólico, con total protagonismo de las cuerdas, que nos vivir la experiencia de un show más íntimo, más conectado y que te puede permitir descubrir una banda que es pura calidad.

Bad Religion en Lollapalooza 2016: Las leyendas del punk rock dijeron presente

1185983_10208045206383478_8670586956090066221_n

La pieza punk del rompecabezas musical de Lollapalooza la iban a poner unos dioses del estilo. Nada menos que Bad Religion, con 35 años de servicio al punk rock duro y puro, en una carrera que no ha tenido punto de quede y con una cantidad de discos impresionantes que han sabido cosechar un estilo, una tendencia y una actitud única que se mantiene pareciera sin expiración, tanto fuera como dentro del escenario.

16. 15, mucho calor y ya se nos anticipaba que este show iba a dejarnos agotados y así no más fue, aunque la verdad el resto del público no acompañó mucho como debiese a estas leyendas del punk, salvo un sector del lado derecho del escenario que se dedicó al mosh y a vivir este show como realmente se lo merecía. Pero se nos olvidaba que estábamos en Lollapalooza y no en su show propio, lo cual marcaba la diferencia.

El profesor Greg Graffin, ya canoso declarado totalmente, entra para darnos una cátedra del mejor punk rock con crítica política, social y mucha filosofía, que es otro gran punto que ha hecho tan grande a esta banda: el poder de sus letras y que se complementa tan bien con su música.

‘Fuck You’ del “True North”, su último disco a la fecha es el que arrancaba todo de forma certera, aunque no movió mucha masa. Fue realmente su ‘hit’ ’21 sth Century Digital Boy’ que empezaba a desatar locura, pero que nunca dio para tanto tampoco. La verdad es que el público que hubo ahí-en gran mayoría- desconocía bastante sus canciones.

‘Sinister Rouge’, ‘New America’ y ‘Come Join Us’ seguían esta fiesta del punk rock. La base de guitarras/bajo con los maestros Jay Bentley, Brian Baker, Mike Dimkich fueron los precursores de esta avalancha de sonido sin tregua, que a decir bien, sonaron bastante conforme al cometido regular de Bad Religion. Ya llegaba el turno para verdaderos himnos de antaño, como ‘Do What You Want’ y ‘You are (The Government)’.

Era una jornada de estreno en la batería en nuestro país de Jamie Miller ( ex-…And You Will Know Us By the Trail of Dead y Snot), quien ocupó la plaza del insigne Brooks Wackerman que dejó la banda hace algunos meses. El cometido fue certero, aunque se notaba muy concentrado dado que son temas de los que no tiene mucha experiencia tocando en vivo. La triada ya clásica del “Process of Belief”: ‘Supersonic’, ‘Prove It’, ‘Can’t Stop It’ seguía causando mosh en el sector “dedicado” a eso y se daba esta tendencia que hemos vivido en todos los shows de Bad Religion: no tener respiro, cual himno mejor del otro, canciones cortas, pero de significancia tremenda. Por otra parte, gracias a esos generosos personajes que tiraban agua y botellas llenas de ella es que pudimos sopesar esta febril fiesta de punk, mosh y sol. 

Graffin preguntaba cuanta gente había estado en sus conciertos anteriores, como si añorase estar con el público de aquellas magníficas jornadas del Teatro Caupolicán. Pero los clásicos seguían: ‘Atomic Garden’, la emocionante ‘Los Angeles is Burning o ‘Punk Rock Song’. Para los más fieles la cosa ya estaba brindando carácter emotivo.

Con dedicación a los skaters de parte del profe llegaba ‘You’ seguida de una muy vieja como ‘Fuck Armageddon…This is hell’. El turno era para ‘Infected’ y ahí si que casi todo el público saltó y coreó en una de sus más veneradas canciones de amor infeccioso. La tripleta final estuvo increíble y las guitarras seguían a mil por hora: ‘Sorrow’, ‘Generator’ y un broche de lujo con ‘American Jesus’, en una despedida a la altura de un concierto plagado de himnos, pero que la verdad se hizo poco para lo que de verdad significa Bad Religion, podrían haber sacado dos horas más de himnos perfectamente.

Un concierto más de esta insignia del punk rock para atesorar, pese a que el lugar y momento no eran los apropiados, pero Bad Religion es Bad Religion y nunca defraudan. De nuestros favoritos de Lollapalooza 2016.

Por Patricio Avendaño R. 

Setlist: 

  1. Fuck You
  2. 21st Century (Digital Boy)
  3. Overture
  4. Sinister Rouge
  5. Come Join Us
  6. New America
  7. Do What You Want
  8. You Are (The Government)
  9. Delirium of Disorder
  10. Suffer
  11. New Dark Ages
  12. Supersonic 
  13. Prove It 
  14. Can’t Stop It
  15. Atomic Garden
  16. Los Angeles Is Burning
  17. I Want to Conquer the World
  18. Punk Rock Song
  19. You
  20. Fuck Armageddon… This Is Hell
  21. Infected
  22. Sorrow
  23. Generator
  24. American Jesus