“¡Let’s Get Loco In Chile!” – Entrevista con Sascha Gerstner de Helloween

“¡Let’s Get Loco In Chile!” – Entrevista con Sascha Gerstner de Helloween

Los alemanes de Helloween son considerados por muchos como los padres del power metal, y luego de muchos años, por fin están de gira promocionando un disco que trae de vuelta a dos de sus integrantes clásicos: el fundador Kai Hansen y Michael Kiske (una de las voces más reconocibles y aplaudidas del género).

Su álbum homónimo “Helloween” fue publicado el año pasado y es un excelente ejemplo de vigencia creativa que podrán traspasar al escenario del Movistar Arena el próximo 4 de octubre, en el marco del “United Forces Latin American Tour” con los suecos de Hammerfall. Para comentar esta próxima visita y también quedar al tanto de la actualidad de la banda, pudimos conversar con su guitarrista Sascha Gerstner en una entrevista que compartimos a continuación.

-¡Hola, Sascha! Es un placer conocerte. Helloween ha estado participando en algunos festivales últimamente y el United Forces Tour los traerá a Chile el próximo octubre junto a Hammerfall. Me gustaría saber cómo logran idear sus setlists si consideramos el hecho que su discografía cuenta con 18 álbumes de estudio y los fans de seguro quieren escuchar material de la mayoría de ellos.

«¡Hola! Es muy difícil porque a pesar de estar frente a una trayectoria tan larga y con tantos discos, el tiempo limita las cosas de cierta manera. Por ejemplo, en esta gira estamos con Hammerfall y los fans podrán presenciar un show de casi una hora y media de ellos. Y luego nos tienes a nosotros, que podríamos tocar unas cinco horas para incluir material de cada era de la banda, pero es muy complejo lograr eso. Por eso, intentamos siempre armar un set al estilo «Best Of» con éxitos. Además, y sobre todo en festivales, por ejemplo, siempre hay personas que no necesariamente son fans de Helloween y que asisten para ver a otras bandas. Si tocamos canciones que no son tan populares en la historia del grupo, esas otras personas no tendrían idea de lo que está sonando. Así que siempre intentamos elegir algunas de las más populares. Aunque esta vez también incluiremos canciones de nuestro nuevo álbum, como también lo haremos para la gira del próximo año. De esa forma vamos variando”.

-Su última presentación en Chile fue durante la promoción del Pumpkins United Tour. ¿Tienes algún momento memorable de esa presentación?

“Bueno, la verdad es que no recuerdo muy bien ese concierto en particular. Creo que fue para la gira que tuvimos junto a Arch Enemy. Me gustó mucho el lugar, y sí recuerdo que los fans se volvieron locos. De hecho, grabamos algunos videos de esa presentación donde se puede ver el público y la forma en que enloquecían con la banda.»

Supongo que desde el golpe que provocó la pandemia en toda la industria musical, las personas están hambrientas de ver música en vivo. No sé cómo lo vivieron en Chile pero ¿tuvieron cuarentenas o shows que se cancelaran por lo que estaba pasando?

«Sí. La verdad estuvimos casi un año y medio con cuarentenas y sin conciertos, por lo que la gente disfruta mucho incluso conciertos no tan masivos. «Sí, eso era lo que suponía. Comenzamos el tour en Reino Unido y la gente enloqueció; cosa que no es muy común en Europa. Quizás pasa más en lugares como España o Francia, pero los europeos no son tan alocados en comparación a los latinos cuando van a un concierto de rock.»

-Aprovechando que mencionaste a la industria musical. Su último álbum «Helloween» fue muy bien recibido tanto por la crítica como también por los fans. Estuvieron en los primeros lugares de algunas listas de streaming e incluso se les otorgó un Disco de Oro en República Checa el mes pasado. ¿Cómo recibe la banda todo este apoyo tan grande en tiempos donde la industria ha sufrido tantos cambios en las últimas décadas?

“Mira, sólo puedo hablar por mí, pero estoy seguro que mis compañeros estarán de acuerdo en que hay mucha gratitud al poder seguir haciendo esto. Cuando comenzamos el proceso del disco nuevo antes del inicio de la pandemia, con la composición y preproducción, sabíamos que tendríamos cierta atención, sobre todo con la vuelta de Kai Hansen y Michael Kiske. Pero cuando llegó la pandemia y tuvimos que posponer tanto el lanzamiento como la gira, estuvimos un poco inseguros, ya que no sabíamos qué iba a pasar. En ese entonces pude recibir muchos mensajes positivos a través de redes sociales y me ayudó demasiado para mantenerme en pie. Luego, cuando salió el álbum, toda la ronda de prensa que tuvimos fue reconfortante, ya que nosotros estábamos enfrentando una cuarentena prolongada, ellos también, y tener esta conexión digital como la que estamos teniendo en este minuto donde podemos vernos y conversar fue genial, ya que se sumaba a la buena recepción del disco. Fue alucinante para mí, porque, como te decía, sabíamos que tendríamos atención y que habría expectación, pero en el fondo nunca se sabe. Puedes grabar un disco, pero no sabes qué puede pasar o cómo cambiará la sociedad en dos años, por ejemplo. Podrían dejar de gustar de tu música; no se sabe. Así que estoy muy agradecido de ver lo bien que resultó todo. Incluso ahora que estamos de gira los fans siguen conectando con nosotros, enviándonos mensajes y sus canciones favoritas. Hasta compran vinilos. Han subido videos con el disco nuevo en vinilo y me parece una locura. Me encanta”

-Formas parte de Helloween desde el año 2002 y has estado involucrado en el proceso de composición de cada álbum desde entonces. ¿Cómo ha sido para ti el compartir labores compositivas con los miembros fundadores Kai Hansen y Michael Kiske ahora que están de vuelta en la banda?

“Es genial. Me paso que, cuando entré a Helloween, no consideraba que siguiera siendo una banda de verdad, porque cuando se va la energía de dos integrantes, tienes que reconstruir eso de alguna forma. Tienes que grabar discos e ir de gira para lograr un nuevo fiato, y eso es lo que hicimos durante 10 años, casi. Tomó todo ese tiempo el llegar a tener una confianza absoluta y estar consciente de lo que cada uno hacía. Y al mismo tiempo, el estar rodeado de tanto talento ya era un impacto gigante para mí, incluso sin Michael y Kai. Por ejemplo, creo que Andi es uno de los compositores más grandes. Puede derrochar canciones como loco. Es muy, muy bueno, y con una voz única. Cuando llevamos a cabo Pumpkins United tuve una conexión inmediata con Michael Kiske, y no sólo en el aspecto musical, sino que fue más a nivel personal. Él se interesa mucho por diferentes aspectos espirituales y a mí me pasa lo mismo, así que tuvimos una conexión instantánea.

Conozco a Kai hace mucho tiempo. La primera banda con la que tuve un contrato discográfico grabó en los estudios de Kai, por ahí en 1998, que fue cuando nos conocimos. Debo decir que, para mí, Kai representa una energía sin límites. No sé cómo logra hacer todo esto. No recuerdo si este año o el próximo cumple 60, pero es impresionante que siempre esté animando todo.
Ahora nos pasa que, por un lado, ya teníamos una banda de cinco integrantes que era muy energética y que contaba con excelentes compositores, y por el otro, se suma la energía de dos integrantes más, lo que da forma a una banda de siete personas que es como un reactor atómico que está generando energía en todo momento, y es genial, ya que expande lo que ya era anteriormente. Nos influenciamos los unos a los otros y es muy bueno el ver que cada uno tiene algo que traer a la banda”.

-¿Tienen una buena química tanto arriba como abajo del escenario?

«Absolutamente. Creo que el humor es un muy buen pegamento en todo tipo de relaciones, y eso lo tenemos de todas maneras. No es necesario tomarse todo tan en serio. Cuando entré a la banda, pasé mucho tiempo con Michael Weikath y es mi mejor amigo en la banda. Pudimos compartir en extenso incluso antes de grabar una nota siquiera en «Rabbit Don’t Come Easy» (2003), así que gracias a él conozco todas las historias y anécdotas antiguas. Cada detalle; cada discusión que tuvieron, porque es como un elefante que recuerda todo. Es diferente el escuchar las versiones de Michael y Kai ahora que todos somos adultos, ya que ellos eran muy jóvenes para «Keeper I». Siempre he pensado que cuando uno es joven y está lleno de testosterona, ocurre algo parecido a tener la mentalidad de un cazador de dragones. Te vas del pueblo para asesinar al dragón y volver con un trofeo, para luego sentar cabeza y constituir una familia. Pero creo que el pensar así va muy de la mano de tener choques de ego. Ahora ya todos maduraron; todos somos adultos, y es algo que se puede sentir. Podemos pasar buenos momentos más allá de la música, y eso conectado al humor y al no tomar todo de forma tan seria ayuda demasiado”.

-Bueno, Sascha. Muchas gracias por tu tiempo. Fue un placer. ¿Hay algún mensaje que quieras entregarle a los fans chilenos de Helloween?

“Muchas gracias a ti. Y sí: ¡Let’s get loco in Chile!»

Recuerda: Helloween + Hammerfall: “United Forces Latin America Tour 2022”
4 de octubre – Movistar Arena. Venta de entradas: https://www.puntoticket.com/helloween-hammerfall

Por Javier Bravo 

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.