New Order en Chile: Pasado y presente unidos jamás serán vencidos

New Order en Chile: Pasado y presente unidos jamás serán vencidos

Un interesante show -que en definitiva superó expectativas- y a Teatro Caupolicán lleno, fue el que pudimos presenciar este recién pasado domingo para abrochar una buena semana musical: se trataba de New Order, leyendas del new wave y pop británico durante décadas y que, en éstos últimos años de su carrera han tenido un destacado levante y regreso, mucho de ello debido a su notable disco del año pasado “Music Complete”, que los ha traído nuevamente de gira y a los podios de honor de la crítica musical.

El factor nostalgia siempre está en lo de New Order, pero la verdad es que no viven de ello: la banda realizó un show extraordinario en cuanto a sonido, un gigantesco apoyo audiovisual y con figuras clave: como el histórico Bernard Summer, a quien se le ve en excelente forma, bailando y animando al público pese a sus años; como así también Gillian Gilbert, la tecladista y programadora que ha regresado a la banda en gloria y majestad y que hay que decirlo: su trabajo ayer estuvo bastante sólido.

Con un sonido impecable y estas imágenes posmodernas en pantalla que nos abrumaban la vista, New Order daba despliegue a un show potenciado en gran parte con “Music Complete”, su nuevo disco, dedicando 7 canciones, como si nos trataran de decir lo orgullosos que están de su nueva placa. Es así como sonaban estas nuevas gemas que de todas maneras obedecen a su sonido clásico como ‘Singularity’, ‘Tutti Frutti’, ‘Plastic’ o ‘Superheated’, que se guardaron para el final como regalo extra.

Hubo espacio para clásicos, si, y los temas más reconocidos fueron los más vibrados, donde esa cancha del Caupolicán era convertida en una verdadera pista de baile: ‘Bizarre Love Triangle’ por ejemplo o ‘True Faith’ y su espectacular power dance y unas líneas de bajo hipnotizantes que nos daban uno de los mejores regalos. La imponente ‘Temptation’ coreada por todo el recinto y que en definitiva su propio canto sirvió de pedido para que la banda volviera a escena tras su primer retiro; la gloriosa ‘Blue Monday’ convertía el teatro en un carnaval de baile y soltura emocional, en su versión más larga como se esperaba, un tema que le cambió la cara al pop y que se ha convertido en un éxito rotundo de la agrupación, celebrada por completo por un candente y apasionado público.

image3

New Order cuenta con esa particularidad de ser una banda pop que salió de las cenizas de Joy Division, por lo cual esa parte oscura y depresiva de la legendaria agrupación que conformaran junto al icónico Ian Curtis está latente, sin embargo, nunca fueron aprovechadores de ese legado, fusionando muy bien esos estilos y creando su propio sonido. El tributo tenía que llegar y ahí, con Curtis y sus movimientos espásmicos por la pantalla grande nos regalaron dos joyas como ‘Decades’ y ‘Love Will Tear Us Apart’, para luego mostrarnos con un electrónico mensaje “Forever Joy Divison” estilizado retro en la pantalla. Emocionante y ovacionado momento.

New Order no vino más que a mostrarnos lo profesionales que son y el buen momento que están teniendo actualmente. Un show de emociones encontradas que nos ofreció alegrías varias, emotivos recuerdos y sobretodo, buena música. Grato regreso, en un show muy al borde de la perfección.


Fotos: Lotus

Setlist:
Singularity
Ceremony
Academic
Crystal
Restless
Your Silent Face
Tutti Frutti
People on the High Line
Bizarre Love Triangle
Waiting for the Sirens’ Call
Plastic
The Perfect Kiss
True Faith
Blue Monday
Temptation
Decades

Love Will Tear Us Apart
Superheated