A Day To Remember: «Fue maravilloso para nosotros mirar hacia atrás, y mirar con amor nuestra carrera completa»

A Day To Remember: «Fue maravilloso para nosotros mirar hacia atrás, y mirar con amor nuestra carrera completa»

A días de celebrar la tan ansiada décima versión de Lollapalooza, es que conversamos largo y tendido con Neil Westfall, guitarrista de una de las bandas más icónicas del post-hardcore estadounidense, y con eso nos referimos a A Day To Remember, banda que podremos disfrutar el próximo sábado 18 de marzo en el escenario Banco de Chile.

Pese a la larga trayectoria de la banda, los procesos creativos no son un espacio complejo para la agrupación nativa de Florida, puesto que recientemente nos deleitaron con el lanzamiento de “Re-entry”, track que contó con la colaboración del mítico Mark Hoppus, por lo que Neil nos comenta: “Fue surreal e increíble, porque el fue una gran influencia para nosotros como músico y también como fans de Blink-182. Fue maravilloso para nosotros mirar para atrás, y mirar con amor nuestra carrera completa. Nosotros escribimos esta canción pensando ‘Hey, esto se siente como si debiese estar Mark Hoppus en esta canción. El único modo en que esta canción pueda mejorar es si Mark Hopus cantara aquí’. Entonces, hablamos con la gente del sello, con nuestros representantes, y fue primero un juego de que ‘bueno, puede suceder, como puede que no, porque es un tipo muy ocupado. Entonces, nos comunicamos con él y dijo inmediatamente que sí, y honestamente fue un sueño hecho realidad para muchos de nosotros, una bendición”.

Con todo el peso y la significancia propia que implicó esta crisis socio-sanitaria, es que Neil reflexiona respecto del impacto personal, pero también colectivo respecto de su último disco de estudio “You’re Welcome”, y sobre esto nos comenta que “Si pudiera cambiar solo una cosa de todo esto, evidentemente hubiese sido cancelar la situación pandémica, y luego de eso, el lanzamiento y tocar en vivo, esa es la única cosa que hubiese deseado haber hecho más con este disco. Este es el primer disco que no se nos permitió girar, hacer shows en el momento inmediato en que lo lanzamos. Entonces, todos estábamos en cuarentena de forma separada, y ahora queremos celebrar este tour juntos, ya no más separados. Es una cosa rara lanzar discos de esta manera, consumir música de esta manera, especialmente cuando todos aman las notas musicales, porque tu quieres ver todas las cosas en vivo, tu quieres ver tus canciones favoritas en vivo, las diferentes versiones que se pueden interpretar en vivo, entonces necesitamos retomar ese proceso, la reconexión con la gente.

En cuanto al proceso creativo, la perspectiva es mucho más optimista en el sentido de reconfigurar el modo en que se gestó el proceso creativo del séptimo disco de estudio de la banda, y en este marco es que nos comenta de forma profunda: “este álbum tiene un acercamiento diferente porque escribimos un puñado de canciones, y nos juntamos, elegimos las mejores canciones que escribimos en un período de dos años, con un puñado de personas, y tomamos estas canciones e hicimos un álbum. Entonces, cuando nos juntamos y grabamos estas canciones acá, en nuestro estudio en Orlando, nos permitimos estar en casa, pero también producir acá nuestro álbum creando un espacio. Honestamente fue magnífico estar en nuestras casas todos los días, ver a nuestros seres queridos, estar conectados y seguir desde ahí, entonces se nos permitió hacer un disco que normalmente no podríamos hacer en un contexto y un estudio regular, porque pasamos tiempo haciendo cosas que realmente queríamos y tener un control completo sobre nuestros tiempos, un tipo de libertad”.

Ante esta reflexiva compositiva, es que Neil hace un análisis genuino e humilde respecto de los diversos procesos creativos de la banda, y es por esto que nos comenta dos alas equidistantes de las experiencias de ADTR, que en efecto, también impactan en la reconfiguración de la banda en términos contextos y abstracción creativa, y sobre esto afirma: “Creo que el álbum más complejo de grabar fue Common Courtesy, trabajamos en ese álbum casi un año, y la razón fue porque fue no teníamos la certeza de que podríamos lanzar ese disco porque la perdida que sufrimos en y por Victory Records, y trabajamos en eso y no teníamos ninguna certeza ni del día, ni cómo este disco vería la luz, fue como que nos robaran un poco de lo que podríamos haber lanzado, pese a que las canciones estaban realmente buenas y el sonido era genial».

Por otro lado, considero que el más fácil de grabar fue probablemente For Those Who Have Heart, ese fue uno de mis álbumes favoritos de grabar, porque fue uno de los que nos permitió grabar desde nuestras casas en Massachusetts en una habitación de hotel y grabamos el álbum en un mes y  fue genial como todas las canciones entraron ahí, incluso antes de que nosotros las pensáramos para que estuviesen ahí. Fue un proceso mucho más fácil, de mayor improvisación y fue básicamente porque permitimos crear esas canciones con los sonidos con los que ya estábamos viviendo, porque todos los otros procesos de escritura fueron en un estudio”.

Con toda la humildad y sencillez que esboza Neil Westfall nos comenta que en este comienzo de gira internacional que la premisa base de ejecución será “Todo es posible”, casi como una perífrasis a nuestro conocido y popular “se vienen cositas”. No obstante, Westfall nos comenta que en la actualidad se encuentran trabajando con todo el corazón y el ímpetu para que este regreso a los escenarios y Latinoamérica sea uno de las mejores presentaciones “Estamos ensayando en el estudio, estamos practicando. Estamos afinando todos los detalles, la mejor vista, el mejor sonido que A Day To Remember pueda tener y perdemos la cabeza pensando en nuestro tour y nuestros shows en Lollapalooza

 

Karin Ramirez Raunigg

De música, libros y otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.