Blackgaze: el subgénero que ha marcado a fuego el presente y futuro del metal- 10 discos esenciales

Blackgaze: el subgénero que ha marcado a fuego el presente y futuro del metal- 10 discos esenciales

El metal es un estilo que en su esencia como máxima ha venido de lugares muy artísticos. El desarrollo del estilo como fenómeno más intrínseco tanto en el underground como incluso llegando a la cultura popular no es ajeno para nadie, y pese a que ha pasado por diversas ramificaciones genealógicas desde la salida de una banda “madre” como Black Sabbath en los lejanos setentas, ha sabido mutar y llegar a lugares impensados y recónditos. Y es lo que está pasando ahora. Pasadas y vibradas décadas 80’s-90’s como la generación dorada del metal extremo, de las escenas de Florida o la Bay Area americana-núcleo del thrash y death- sin desconocer Europa y Sudamérica como otros grandes nichos fundamentales, desde los 2000’s hay que reconocer que hubo cierto decaimiento en el estilo de la parte más reconocida, con bandas que resistieron el paso del tiempo (Paradise Lost, Testament, Slayer, Carcass, Megadeth) y muy en menor medida otras como Metallica, Sepultura, Machine Head, Obituary o Exodus, porque una cosa es resistirlo permaneciendo discográficamente, pero otra es brillar con lanzamientos tan creativos como sus obras cumbres que quedaron en aquellas décadas de gloria para muchos.

Pues bien, dicho esto y con la subjetividad concedida y aceptada de cada quién, la llegada de la década de los 2000/2010’s supuso nuevas miradas, nuevas generaciones, el imperativo del recambio en el horizonte y junto con ello la necesidad de bautizar ciertas bandas que se estaban atreviendo a renovar la propuesta, con nuevas etiquetas. El post metal, blackgaze o la fusión del shoegaze con el post rock y el black metal nos ha dejado nuevas maravillas y exponentes que no necesitan apelar a líricas violentas, gore, machistas y sexistas para brillar. Hoy, en diez discos celebramos la nueva camada de este subgénero increíble e interesante que puede seguir evolucionando mucho más en adelante.

Deafheaven -Sunbather (2013)

Es el disco padre de todo esta movida. Lo que hizo Deafheaven en este disco es clavar una obra clave en el estilo. Sin embargo, su sonido y melodías, que abrazaron el black con una nueva propuesta, sin dejar las melodías y sinfonías oscuras, sedujo a los críticos y oyentes del mainstream, es por eso que Deafheaven logró entrar de forma masiva. Sin pensarlo, la banda se abrió de par en par las puertas a un nuevo reconocimiento- algo, extraño, pero reconocimiento al fin y al cabo. Datos duros: fue la primera vez que un álbum de metal ocupa el puesto número 1 en las listas “comerciales”. De hecho, de los álbumes con 15 o más críticas (excluyendo EP y reediciones), según Metacritic Sunbather es ahora el séptimo álbum con la puntuación más alta en su base de datos, que incluye lanzamientos que datan de 1999. Lírica depresiva, brutal y la voz infernal que abraza el pop, Sunbather es un maravilloso disco para adentrarse en este mundo.

Alcest -Écailles de Lune (2010)

Si bien Deafheaven hizo el álbum definitivo, las pautas habían sido marcadas de forma más clara por los franceses de Alcest. Doom, black y canciones largas y épicas marcan un sublime disco aletargado y potencial del estilo. Écailles De Lune es un álbum corto, pero lleno de invención, belleza y magia. Alcest ha seguido lanzando música fascinante desde su lanzamiento, pero incluso si uno prefiere su trabajo posterior, es difícil argumentar contra Écailles De Lune como la representación perfecta del sonido que permanece en el núcleo del enfoque de la banda. La conexión emocional con el oyente es mucho mayor que antes, como si las lecciones del ensayo y error de su debut se hubieran estudiado y aplicado rigurosamente a su seguimiento, y una visión perfectamente concebida se ejecutara casi sin fallas, en cierto modo. eso es emocionante y satisfactorio. Así como Neige (líder y hombre importantísimo en el post metal/blackgaze) busca encontrar una manera de transportarse de regreso a la Tierra de las Hadas que dice haber experimentado durante su infancia, las maravillas inocentes de este álbum aseguran que la música en su interior nunca envejecerá.

Amoseurs-Amoseurs (2009)

Otro proyecto del gran Neige que marca el porqué es un personaje tan importante en este sonido. Una verdadera obra de arte profunda y dolorosa, que evoca emociones mixtas, pues de eso se hace valer el blackgaze, que profundiza en los desgarros emocionales y las vivencias de sus personajes. Desde las ásperas y sombrías melodías impulsadas por el black metal hasta las pistas más ligeras y hermosas orientadas al pop, hay muchas sorpresas deliciosas esparcidas por todo el álbum. Existe una mezcla bastante única de sonidos e influencias, ya sea shoegaze, post-punk, black metal o incluso rock depresivo. “Amesoeurs” están tratando de crear un álbum único que evoca una vibra deprimente pero algo esperanzadora y feliz mientras muestra sus inspiraciones ajenas como The Cure. El tema que abre es, con mucho, la melodía más épica de este álbum, donde el bajo es la fuerza impulsora seguido de un gancho de guitarra pegadizo que se acumula en la locura musical absoluta y la liberación emocional.  Sin embargo, en “Amesoeurs”, el sonido reconocible de Neige es bastante mínimo en medio de los diferentes ideales musicales de los otros miembros de la banda.

Somn – The All-Devouring (2019)

Oriundos de San Petersburgo, Rusia. El hielo de la ciudad sin duda es solamente el clima apropiado para un disco de proporciones gélidas. Un viaje. “Oh, la noche es despiadada y larga. Ven, toma mi mano y cántame esa canción. Pronto te dejaré atrás, pronto dejaré atrás todo lo que sé. Pronto el sueño me llevará.” dice su descripción en Bandcamp. Con una batería asombrosa e implacables murallones de guitarra vibrantes combinados con una interpretación vocal desquiciada de impacto visceral, la frecuencia cardíaca en reposo de este álbum tiende a ser un ‘caos absoluto’. Los momentos más suaves, aunque nada especiales o innovadores, son totalmente necesarios y actúan como un bálsamo misericordioso. Somn ha creado un debut prometedor y siempre atractivo, y es emocionante pensar en lo que la banda puede lograr si pueden ampliar sus horizontes musicalmente sin dejar de ser tan puros de propósito emocionalmente. Mientras tanto, lo que tenemos aquí es bastante potente en sí mismo.

Oathbreaker-Rheia (2016)

Dentro del selecto grupo de álbumes acá citados esta puede ser la banda más sorprendente. Este disco es el pináculo de una carrera implacable, con la banda solidificando una propuesta absolutamente extrema y visceral, llamando al fuego con la soberbia interpretación femenina de Caro Tanghe. La banda belga se ha hecho merecedora de justos reconocimientos, siendo invitadas a festivales más masivos, aunque la oscuridad y vómito sónico se mantiene muy intactos. Este álbum es un ciclo de ida y vuelta entre dinámicas suaves y duras diseñado para marear incluso a un metalero más experimentado en la primera escucha. Estas dinámicas, así como su edad relativamente joven, a menudo hacen que Oathbreaker se agrupe con muchas de las bandas de blackgaze que parecen estar componiendo el lado “hipster” del mundo del black metal, porque lo claro es que hay una visión muy diferente de aquella música, basada en gran parte en la falta de texturas “cálidas” comunes al shoegaze, de hecho, nada en este álbum parece muy acogedor o reconfortante ni siquiera en lo más mínimo, en el mejor de los casos, un grito de agonía es reemplazado por un canto bastante deprimente, es decir, esta banda, a diferencia de lo expuesto antes, tiene un desapego por la letanía, en pos de una entrega desde las vísceras.

Les Discrets – Septembre et ses dernières pensées (2010)

Nuevamente desde Francia con miserabilidad emocional: Septembre Et Ses Dernières Pensées es un hermoso viaje, ya que contiene un universo propio que te lleva de viaje. Alucinante, porque mientras te pierdes en sus sofisticadas vías de sonido agridulce, melancólico y al mismo tiempo calmante, que refleja una lucha suave e introvertida que termina en una relación de consanguinidad. Se hacen fuertes desplegando con sinceridad todos esos frágiles paisajes sonoros que te pueden abrumar. Pasajes de teclado de ensueño que flotan por todo el lugar, acordes armónicos y momentos acústicos con este sentimiento dual omnipresente, guitarras más pesadas con un aura brumosa al acecho y finales silbantes, ideas para solos que no exageran, trabajo de batería creativo y suaves líneas de bajo y una interpretación vocal. Uno de los mejores lanzamientos de 2010. La asfixia nunca se sintió tan amable antes.

Trautonist- Trautonist (2016) 

Los alemanes de Trautonist son la contraparte europea de Deafheaven (al menos con “Sunbather”) llenos de percusiones demoledoras, blast beats del averno y una mirada más atmosférica cercana al shoegaze duro, te envuelven en guitarras y te llevan por caminos diferentes en cada tema. Exportadores directos del post rock, lo que hacen los germanos en el homónimo es absolutamente deslumbrante.

Ghostbath- SelfLoather (2021) 

Este es un disco fresco, salido este año y puede ser uno de los presentados acá que mejor maneja los códigos del clásico black, el de Emperor por ejemplo, pero que tiene unas salidas de luminosidad total. La desgarradora voz de su vocalista es verdaderamente impactante. Escapes prog, y encuentros cercanos al abismo melodramático, sin dejar en ningún momento de ser extremos. Hay voces de ultratumba y un trabajo disonante, pero cuidadoso al mismo tiempo. Hay más discos excelentes en su recorrido, como “Moonlover” (2016).

Bosse de Nage- All Fours (2015)

Estados Unidos nuevamente sacando la cara entre tanta magnificencia europea. La voz puede ser difícil de vender para algunos, especialmente si te estás acercando a esto como más un fan del black metal que un fanático incondicional. Sienten curiosidad por muchas razones, pero lo que más a menudo se destaca de ellos es lo desesperada y emotiva que es la entrega. Su letra parece decir cosas brutales, pero son solo un montón de historias absurdas que probablemente tienen un montón de referencias literarias, mientras que Deafheaven tenía letras muy de adentro, depresivas y emocionales con una entrega pretenciosa, Bosse-de-Nage tiene letras pretenciosas con una entrega quejumbrosa y emocional y una subrayada brutalidad en la salida al mundo. Quizá la banda más agresiva del estilo.

Hypomanie-A city in Mono (2011)

Este disco de los holandeses puede gustar mucho a los cercanos al sonido de noise pop y shoegaze más tradicional. No hay duda de que Slowdive es una gran influencia en su líder, Selwin y, a veces, suena extremadamente similar, lo que no es nada malo. Pocas bandas se han acercado alguna vez a capturar ese “sentimiento”. Sí, está un poco aletargado el disco en el medio (característica innata del estilo), pero la magnificencia que encierra este álbum es pura genialidad. Poner en off las voces es lo mejor que Selwin ha hecho hasta la fecha, al transferir todo el enfoque a la música en sí, porque realmente permite que el trabajo de guitarra brille. Y funciona como una progresión lógica desde su primer EP.

Sin embargo, estos discos y bandas solo son una pincelada en el creciente aumento y exposición de la propuesta. La invitación es a escuchar tanto otros discos selectos de las bandas mencionadas, como otros nombres que destacan en la escena que está fecunda y en expansión cada vez más.

Por Patricio Avendaño R. 

Te compartimos playlist: