Conciertos que hicieron historia: AC/DC en Rock in Rio (1985)

Conciertos que hicieron historia: AC/DC en Rock in Rio (1985)

Con el lanzamiento de Flick of the Switch (1983), AC/DC apostó a alejarse del foco principal que lo tenía en la cúspide; irónico resulta que aquel tour promocional finalizara en uno de los mayores shows de su carrera: el mismísimo Rock in Rio, por partida doble el 15 y 19 de enero de 1985. Ideado como el Woodstock sudamericano, territorio casi inexplorado, esa primera edición tiene estatus de mítica; tomándose la denominada Cidade do Rock, con 250.000 asistentes por cada una de las diez jornadas. La parrilla concentró lo mejor del momento dentro de la industria musical; nombres rutilantes del calibre de Queen, Iron Maiden, Whitesnake, Scorpions, Ozzy Osbourne, Yes o Rod Stewart —todos posándose más de una vez sobre el entarimado, con la excepción de la Doncella de Hierro.

En el caso de los australianos, precedidos por los multi platinos Highway to Hell (1979) y Back in Black (1980), les correspondió ser la atracción principal ambas noches; set calcado uno del otro, aunque en la primera tocaron dos canciones extra —The Jack y Jailbreak. Angus abriendo los fuegos con un dilatado inicio por cuenta propia, Gibson SG colgada al hombro en la penumbra, que decantó en la llameante Guns for Hire; la única de la reciente producción que hizo acto de presencia. De allí se volcaron a sus jóvenes clásicos inoxidables, sin haber pasado mucho tiempo desde sus respectivas concepciones, para embolsarse una presentación de antología. No es casualidad que sea de ese modo: se trataba de una banda que ya venía acostumbrada a los grandes escenarios; teniendo como botón de muestra el afamado Monsters of Rock de Donington, que cinco meses antes capitanearon por segunda vez.

Poco menos de dos horas que contuvo todo lo necesario: el striptease del guitarrista en Bad Boy Boogie, la enorme campana en Hells Bells, o los cañones disparándose en For Those About to Rock; siendo la novedad Simon Wright tras la batería, llevando casi dos años reemplazando a Phil Rudd. El plus de estos conciertos cariocas radicando en el hecho que, de esa discreta época de AC/DC, son los únicos registros íntegros en multi cámara —descontando al ya mencionado Monsters of Rock, que posee una paupérrima calidad de imagen; situación que se mantendría hasta que iniciaran los 90’s. Ese paso se trató además de un temprano asomo en el Cono Sur, siempre postergado por Angus y compañía, al que recién retornaron en 1996 y 2009 —aquella última ocasión quedando de testimonio el CD/DVD Live at River Plate, filmado en Buenos Aires.