Disco Inmortal: Check Your Head – Beastie Boys (1992)

Disco Inmortal: Check Your Head – Beastie Boys (1992)

Capitol Records, 1992

Una gran cualidad de los Beastie Boys fue la ingenuidad, el hacer las cosas con un grado de ‘salto al vacío’, sin saber qué iba a resultar. Esto les otorgó  un sello de originalidad y la capacidad de reinventarse siempre, sin entregar dos veces el mismo trabajo. En Licensed To Ill dieron vuelta el hip hop al mezclarlo con rock; en Paul’s Boutique crearon las primeras grabaciones hechas casi enteramente de samples, al tiempo que daban cátedra de cultura pop. Y para su tercer álbum, la interrogante sobre cómo seguir estaba en el aire y el resultado podía tomar cualquier dirección. Ad-Rock, MCA y Mike D dejaron Nueva York por Los Ángeles (lo cual fue fundamental según las notas de la recopilación The Sounds Of Science), además, reclutaron a Money Mark, que se encargó de los teclados, trajeron a Mario Caldato para la producción, y dejaron que todo fluyera como tuviera que ser. Esa es la raíz de Check Your Head,  álbum inspirado en el libro Check the Technique de Brian Coleman.

Check Your Head es un regreso parcial a las raíces punk del grupo. Por primera vez, en casi una década, volvían a tomar los instrumentos y a sintonizar con las posibilidades del CD como formato, donde perfectamente les cabían 20 canciones en casi una hora de duración. El sello del disco es la variedad de géneros, porque se expandió notablemente y se paseó por distintos estilos, todos del gusto de estos 3 geniales jóvenes. Hay funk (‘Gratitude’, ‘Funky Boss’, ‘POW’), jazz (‘Lighten Up’), percusiones latinas (‘Groove Holmes’), hardcore (‘Time For Livin’), nuevas directrices para el rap (‘Stand Together’) y hip hop de la vieja escuela (‘Finger Lickin’ Good’, ‘So What’cha Want’). Pero la ingenuidad de la que hablaba al inicio, da un giro hacia la exploración; para la época, ya se habían aburrido de ser el borracho indeseable que todos querían echar a patadas de la fiesta, y MCA fue el primero en demostrar que ya no le estaba haciendo gracia lo que cantaban y lo que actuaban. En Los Ángeles se venía un nuevo capítulo.

En toda la mezcolanza de géneros que hay en Check Your Head, se siente como si el trío estuviera en una perpetua búsqueda por encontrar algo que le vuele la cabeza al que escucha, y vaya que sí lo logran. El cambio de una gran mansión a una casa estudio pequeña, donde tenían los instrumentos a disposición a cada minuto del día, y la necesidad de sacar temas dieron como resultado veinte canciones (varios instrumentales) que unieron la música desde el funk de los ‘70 hasta el sonido duro de un bajo acústico, pasando por casi todo lo que hay en medio…pero sin olvidar el rap!. Manteniendo la actitud de que todo importa un carajo ‘queríamos experimentar y hacer distintas cosas. Tocamos instrumentos y los sampleamos, nunca lo habíamos hecho, y mediante la experimentación nos permitimos hacer otras cosas. Adam estaba en un momento en que quería explorarlo todo, estaba en modo transformación dice Mike D en el documental Beastie Boys Story, de Spike Jonze, donde junto a Ad y en formato stand up, repasan la historia del trío.

Check Your Head sirvió para continuar una racha que se extendería casi hasta el final de la carrera de los tres inquietos e indolentes jóvenes de Brooklyn y, además, demostraría otra vez que el talento, iniciativa, curiosidad  y creatividad de los Beastie Boys parecía no tener fin, propagando un sonido que, a su vez definió, en un gran porcentaje, el sonido de la década, creando legado a base de romper esquemas.